-
-
229 m
192 m
0
1,9
3,7
7,47 km

Vista 796 veces, descargada 7 veces

cerca de Juslibol, Aragón (España)

Este recorrido nos invita a conocer un antiguo meandro del río Ebro y uno de los espacios naturales más emblemáticos de la ciudad de Zaragoza.

Desde el campus del Actur encaminamos nuestros pasos hacia el barrio rural de Juslibol, cuyo trazado lineal atravesamos.

Al dejar el barrio atrás pasamos a caminar por un amplio camino de tierra entre los escarpes de yeso y las huertas que ocupan la ribera del Ebro.

Conforme avanzamos llegamos a una bifurcación y elegimos el camino de la derecha.

A nuestro paso surge una barrera a partir de la cual el paso a vehículos está limitado.

La cruzamos por el paso para caminantes y continuamos por la pista, que sigue paralela al cortado de yesos.

En breve llegamos a un tramo en el que el camino se adentra en la zona de acogida del Galacho de Juslibol, donde encontramos fuentes, bancos y el Centro de Visitantes.

Existen varios recorridos que pueden realizarse para conocer este singular espacio natural caminando entre el antiguo meandro del Ebro y las lagunas artificiales, hoy en día muy naturalizadas y con vegetación en sus orillas. El paso para bicicletas está restringido al camino principal y siempre con prioridad peatonal.

El Centro de Visitantes es un buen punto para informarse y desde el que acceder al Galacho. Y es desde este punto, desde donde desandamos nuestros pasos para regresar hasta la plaza de Juslibol, final del recorrido.

Ver más external

Pedro I tomó este enclave como punto desde el que asediar Zaragoza, conquistada posteriormente por Alfonso I El Batallador. El nombre de Juslibol proviene del grito de las cruzadas “Deus lo vol”: Dios lo quiere.
Escarpe. Estas verticales paredes han sido erosionadas a lo largo de los años por el Ebro, que no encontró mucha resistencia en los yesos que lo forman.
Los galachos son antiguos meandros del río y testigos de la dinámica fluvial. El galacho de Juslibol se formó como consecuencia de la gran crecida de 1961.
A pesar de estar plenamente integradas en el paisaje, estas lagunas tienen un origen artificial. Son antiguas graveras, excavadas durante los años 70, que constituyen hoy un lugar de refugio para las aves y disfrute de paseantes.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta