-
-
1.026 m
569 m
0
3,7
7,5
14,97 km

Vista 4497 veces, descargada 101 veces

cerca de Pusa, Valencia (España)

Ruta efectuada el 08/12/2013.
CÓMO LLEGAR: Autovía A-31 hacia Madrid, salida en Petrer / Centro Comercial, antes de cruzar por debajo de la autovía, girar a la derecha, hay cartel indicativo a Xorret de Catí, por la CV-837 carretera de montaña siguiendo los carteles direccionales hasta RABOSA.
ITINERARIO: CASA RABOSA / REFUGIO DEL C.E.E. / RAMBLA DEL VIDRIO / CRUCE DE CAMINOS / RINCÓN BELLO / CRUCE DE CAMINOS / RASOS DE CATÍ / CALAFATE / CASA RABOSA.
RECORRIDO: CIRCULAR.
AGUA EN RUTA: SI. (Rincón Bello)
DISTANCIA: 13,1 KM.
TIEMPO: 04:15 HORAS.
ALTURA MÁXIMA: 1.002 M. (Rasos de Catí)
ALTURA MÍNIMA: 570 M. (Rambla del Vidrio)
DESNIVEL POSITIVO: 663 M.
DESNIVEL NEGATIVO: 670 M.
DIFICULTAD: MODERADA.
LA RUTA: Hoy se han unido a nosotros Antonio y Maribel que hacía tiempo que no venían con el equipo B. Vamos a recorrer una zona interesante de Petrer donde está ubicada la Casa Rabosa. De aquí parten o llegan las nueve variantes del sendero PR-CV 6. En nuestra ruta utilizaremos algunas de ellas y otras sin balizar. Haremos un ramal de ida y vuelta a Rincón Bello, para culminar con la exigente subida a Rasos de Catí.
Como todo el fin de semana, hoy hace un día fresco pero precioso. A estas horas hay muy poca gente. Iniciamos por el camino que pasa al lado de la singular ermita de Rabosa y nos baja a la rambla. La primera panorámica de la gran mole de la Sierra del Cid, es majestuosa.
Enseguida otra imagen espectacular del Cantal del Moro como emergiendo entre la vegetación con las primeras luces del día. El camino nos pasea por las laderas de la rambla con arcillas multicolores donde resaltan los verdes pajizos y los ocres marrones.
Tan ensimismados vamos que no miramos el GPS y nos saltamos un cruce. Tenemos que volver atrás unos cien metros para por la derecha dejar el camino y tomar una estrecha senda que nos eleva en las inmediaciones de una casa derruida.
La nueva senda nos va conduciendo a media ladera por la solana, entre esporádicos pinos y abundante vegetación de matorral, acercándonos a la Serra del Castellarets.
El tibio sol hace muy agradable este tramo de sendero que recorre los contornos de las faldas de la sierra, otorgándonos vistas maravillosas a la cara norte de la Silla del Cid y sus alrededores.
En un recodo iniciamos un suave descenso que nos deja en el antiguo refugio del Centro Excursionista Eldense. Compuesto por varias cuevas con algunos habitáculos, cuyas puertas metálicas han sido arrancadas. Con la cercanía de las áreas recreativas de Rabosa y Rincón Bello ha quedado en total desuso.
Continuamos bajando hasta el lecho de la Rambla del Vidrio, por la que circulamos en un agradable paseo entre la vegetación, donde predominan las sabinas. Arriba, en la otra vertiente vemos una cuidada casa blanca entre bancales.
Salimos de la rambla y remontamos de nuevo nuestra ladera. Vemos un pequeño agujero en cuyo interior rezuma un poco de agua y pasamos por una serie de cuevas y oquedades preparadas como refugios de primera necesidad. Seguimos en ascenso hasta pasar al otro lado.
Ahora viene un corto pero vertiginoso descenso que nos lleva al fondo de la rambla, donde por medio de dos pilares cruza una tubería de goma; subimos a un rellano y cruce de caminos. Tenemos que continuar recto durante un kilómetro aproximadamente para llegar al área recreativa y luego volveremos de nuevo aquí, para por la derecha entonces, tomar la cuesta de Catí.
Área recreativa de Rincón Bello. Situada entre la Sierra del Cid y Los Rasos de Catí, es un hermoso paraje natural constituido por la garganta que se forma entre las dos paredes rocosas en la Rambla del Vidrio. Está dotada de mesas con bancos, zona de acampada y pabellón de servicios con aseos y duchas. La falta de agua hace que actualmente esté poco cuidado. Las vistas son preciosas y tomamos unas frutas contemplando el paisaje.
Luego, deshacemos el recorrido hasta el cruce de caminos, y por la derecha atacamos la empinada cuesta. Procuramos no mirar mucho hacia arriba e ir marcándonos pequeñas cotas o referencias. Hay tramos que superan el 16%. Alcanzamos cortos rellanos seguidos de trozos más erguidos.
En cada rellano tomamos un respiro admirando las vistas hacia abajo, con la alegría de ver el trecho superado desde la pequeña hoya que forma el Rincón Bello. La enorme masa de pinar que envuelve las laderas de la Sierra del Cid es grandiosa.
Mirando hacia arriba, la referencia del gran peñasco está cada vez más cercana. Tenemos una visión completa de la Serra del Castellarets, y al sur de la Silla del Cid vemos con algo de bruma el espolón del Ventós.
En las cercanías de una antigua casa de campo derruida dejamos el camino de tierra por una estrecha senda montañera, que por detrás de la casa enfila en oblicuo hacia el peñasco. Siendo el mismo desnivel, por senda siempre es mucho más agradable y relajado el ir ascendiendo.
Pasamos por debajo del gran peñasco que nos servía de referencia y apuntamos hacia dos farallones más elevados que tenemos delante. Poco a poco los vamos alcanzando y superando hasta llegar a una especie de collado donde la senda se estabiliza.
Pasamos por un gran pino abatido cerca de los contrafuertes, donde una vez rebasados comenzamos a transitar por la rocosa cresta de la sierra entre bastante vegetación y pequeños pinos. La cresta termina en un impresionante vacío frente al otro gran espolón.
Rasos de Catí (1.002 m.) Las vistas son extraordinarias. Por detrás del gran espolón tenemos una vista integral de la Sierra del Maigmó y más al sur la Silla del Cid, El Cid y el Ventós. Nos relajamos del esfuerzo ante estas maravillas de la naturaleza.
Antes de comenzar bajar, en las inmediaciones del gran espolón, vemos en el aire algunos parapentes sobre la zona del Palomaret. No hace mucho Alex, Carolina y Gema estuvieron durante una mañana haciendo varios despegues y sobrevolando el paraje.
Por la izquierda, unas cortas rampas nos sitúan en el collado entre los dos espolones donde hay un depósito de agua. Con camino ancho continuamos bajando por la izquierda, para más adelante, también por la izquierda, tomar la variante 4 del PR-CV 6 que va a Rabosa.
En esta ladera nos dirige por la zona más elevada con amplias vistas de nuevo a la Serra del Castellarets, y asomándose por detrás la Sierra del Caballo. Después tenemos una llamativa vista al Cantal del Moro y en su base admiramos la sugestiva y multicolor pared de la rambla.
Comienza una brusca bajada por la desconchada senda en la umbría, a la que tenemos que prestar la máxima atención para evitar resbalones y caídas. Con varias rampas y revueltas nos deposita en un ancho camino cerca del ficticio puente de madera.
Entramos a Casa Rabosa por la parte contraria de esta mañana. Ahora todo es bullicio de gente y familias que han venido a cocinarse sus paellas o comer en el restaurante. La verdad es que el día invita a ello. Ha sido una excursión magnífica.

Ver más external

4 comentarios

  • cartor 10-jun-2015

    ese desnivel positivo acomulado es real?

  • Foto de vaigapeu

    vaigapeu 10-jun-2015

    Hola cartor:
    Los datos del GPS son erróneos, pero si lees en el texto, al principio, hay una ficha técnica que detalla los datos correctos.
    Es lo que pasa con estos trastos cuando les das algún golpe o se mojan.
    Saludos.

  • Foto de disfrutanatura12@.com

    [email protected] 31-mar-2017

    No hay que preocuparse mucho. A veces los GPS suelen tener pequeñas diferencias con el recorrido que estás haciendo, lo que hace que, a veces, cueste localizar la senda si te está marcando unos metros más allá de la senda real. Si se disfruta de un buen recorrido, lo de menos es el track. Simplemente hay que buscar un poco más, pero al final se localiza. Una buena idea es, como el cuento de Hansel y Gretel, marcar varios puntos como "piedras virtuales".

  • Foto de vaigapeu

    vaigapeu 31-mar-2017

    Tienes razón [email protected], esta ruta es de hace mucho tiempo, después todas incluyen Waypoints.
    Saludos.

Si quieres, puedes o esta ruta