Tiempo  8 horas 36 minutos

Coordenadas 797

Fecha de subida 27 de abril de 2015

Fecha de realización abril 2015

-
-
610 m
180 m
0
4,3
8,6
17,13 km

Vista 981 veces, descargada 9 veces

cerca de Los Garres, Murcia (España)

Ruta espectacular en la que, saliendo de la Cresta del Gallo hacia su parte de atrás, se baja por el Barranco Cueva de Vera hasta entroncar con la Rambla de los Serranos, que se asciende hasta su mismo nacimiento, cerca del Relojero, y desde allí, para la vuelta, se baja por la senda del Cañejar de nuevo hasta la Rambla de los Serranos y por la Senda Escondida se sube de regreso a la espalda de la Cresta del Gallo. La ruta es circular (se me olvidó desconectar y se grabaron unos pocos metros más bajando ya en coche de la Cresta del Gallo).

Cuando digo "integral" me refiero a estos 6,5 primeros kilómetros de la rambla, su parte más salvaje, antes de conectar con caminos transitados y campos de cultivo.

No la califico como "muy difícil" porque no llega a requerir el uso de material especializado, salvo muy buen calzado, pero advierto de que me costó lo suyo: hay pasos difíciles de superar, muchos obstáculos de todo tipo (trepadas, vegetación frondosa, ausencia total de senda). En realidad, es una ruta que no recomiendo si no es por el puro afán de aventura, salvo el tramo de la Rambla de los Serranos que discurre entre los kilómetros 4 y 6,6 de este track, que son realmente preciosos, fáciles de recorrer y lo que más vale la pena de todo el trayecto, y que pueden hacerse buscándose otras variantes más sencillas.

Desde la Cresta del Gallo, tomamos la pista que desciende buscando su espalda y pocos metros después de la fuerte curva desde donde se divisan estupendamente las Murallas de King Kong, encontramos muy juntas a la derecha dos sendas: la primera, la Senda Escondida, que será por donde regresemos, y unos metros más adelante, igualmente a la derecha, una senda que baja hacia el Barranco Cueva de Vera, por la que nos desviamos. En el momento en que este sendero se cruza con el barranco, abandono el primero para seguir el curso de la caída del agua, sin sendero. Creía que iba a ser más fácil y llevadero descender este barranco, pero diversos destrepes y la abundante vegetación me han hecho emplear bastante tiempo en ello. Unos huertos de limoneros nos avisan al final de que hemos llegado a su término, y por allí conectamos con el camino de tierra que viene desde la carretera del Garruchal y con la propia Rambla de los Serranos.

A los pocos metros, a la derecha, dejamos el camino para adentrarnos en los mejores kilómetros de la Rambla (del km 4 al km 6,6). El sendero es fácil y el entorno, una maravilla. Las formaciones rocosas en cada recodo son muy llamativas, a veces espectaculares. Por el camino me cruzo con palomas torcaces, perdices, culebras... La vegetación está en todo su auge ahora en primavera. Como ha llovido un poco en las últimas semanas, y hoy mismo ha tronado y hasta he tenido que sacar la capa de montaña, cada remanso en la rambla es una página de barro lleno de pisadas de animales, algunas sorprendentes. Este tramo es muy bonito y merece mucho la pena.

Ni que decirse tiene que no debe hacerse ruta por rambla si ha llovido recientemente o hay prevista lluvia fuerte para el día. Hoy, a pesar de llover poco, se han hecho charcas en muchos puntos; la tierra del cauce es muy poco porosa y enseguida hace barro y acumula agua con cuatro gotas.

A partir del km 6,6, de donde parte a la izquierda el sendero que lleva al pie de las Murallas de King Kong, la rambla se va haciendo cada vez más difícil de transitar, e incluso fácil de perderse debido a otras ramblas adyacentes menores; hasta que en el km 8,5 nos encontramos con una gran pared infranqueable (mira que me lo temía). Y una vez más, estilo Rambo, hay que salir por la izquierda superando una loma escarpada de fortísimo desnivel. Poco después recupero la rambla, paso por las proximidades de la Casa de la Oración y asciendo hasta cruzarme con la pista forestal que va del Relojero a las paredes de King Kong, y prosigo el último tramo de ascensión hasta el extremo más alto de la rambla, donde conecto con la senda del Cerrillar que a la derecha me conduce hasta el Relojero. Este último tramo de rambla también es especialmente complicado por su estrechez, la fuerte inclinación y la cantidad de vegetación y árboles caídos que impiden el paso.

La vuelta desde el Relojero hasta la Cresta del Gallo es toda por senda, un lujazo de sendas, sobre todo en comparación con el trayecto recorrido hasta ese momento: de la misma pista del Relojero parte una senda que nos lleva a los Barrancos, luego por la del Cañejar se baja de nuevo a la Rambla de los Serranos, se avanza por esta unos 500 m y se toma a la izquierda la Senda Escondida, que nos asciende hasta la parte de atrás de la Cresta del Gallo, muy cerca de donde tomamos al principio la senda del Barranco Cueva de Vera. En este último desvío en que de la Rambla de los Serranos tomamos, a la izquierda en dirección bajada, la senda escondida, y que está bien señalizado con un hito de piedras, me sorprendió al regreso, ya de noche y con el frontal encendido, que estuviera también señalizado con una marca reflectante en la rama de un árbol, invisible de día pero imposible de no verla, y desde muy lejos, de noche.¡Gracias al alma caritativa que tuvo la idea y allí la puso! No estoy acostumbrado a caminar de noche, y me sorprendió este detallazo.

La ida hasta el Relojero (todas las ramblas, sin sendero, y en subida la de los Serranos) me ha llevado 6,5 horas. Casi ná.
El regreso hasta la Cresta del Gallo, todo por senda, menos de 2 horas. Y de noche cerrá. Con unos sapos grandes como puños por medio del camino.

¡Ánimo, amigos!

Distancia recorrida: 17,1 km
Altura Mínima: 179 m
Altura Máxima: 610 m
Ganancia Altitud: 1046 m

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta