• Foto de Rambla de Los Vaquerizos (o barranco Montano) y Pinar del Duque
  • Foto de Rambla de Los Vaquerizos (o barranco Montano) y Pinar del Duque
  • Foto de Rambla de Los Vaquerizos (o barranco Montano) y Pinar del Duque
  • Foto de Rambla de Los Vaquerizos (o barranco Montano) y Pinar del Duque
  • Foto de Rambla de Los Vaquerizos (o barranco Montano) y Pinar del Duque
  • Foto de Rambla de Los Vaquerizos (o barranco Montano) y Pinar del Duque

Tiempo  4 horas 34 minutos

Coordenadas 768

Fecha de subida 18 de octubre de 2015

Fecha de realización octubre 2015

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.622 m
1.312 m
0
4,1
8,3
16,54 km

Vista 1191 veces, descargada 28 veces

cerca de Santiago de la Espada, Andalucía (España)

Tercera experiencia con EL QUIJAR DE LA VIEJA de Santomera. Sigo (y no quiero perder) mis terapéuticas excursiones en soledad, pero esta gente está enganchándome poco a poco.
Hemos partido de Murcia, para llegar a provincia de Granada; técnicamente hemos aparcado los coches en la provincia de Albacete para iniciar la ruta y pocos metros más allá estar de nuevo en Granada ¡Y no a demasiados kilómetros, provincia de Jaén!, o sea, pura frontera. Me encanta.
Esta era otra ocasión en la que merecía dejarse llevar, guiados por nuestros buenos guías Blas Rubio y Joaquín Sánchez. Joaquín con los que hicimos la ruta larga, y Blas con los que hicieron la corta. Sólo siento la imposibilidad de poderme desdoblar, porque me consta que las indicaciones de Blas resultaron muy jugosas, cosa que hubiera venido bien a mi analfabetismo botánico (entre otros analfabetismos montañiles). Califico de moderada por la longitud y un par de cuestecicas intensas, pero la dificultad técnica es cero. Aunque los de "la corta" me dijeron luego que Blas les hizo ponerse casi en tortuga en algún momento.
Ambos guías insistieron en que elegimos una fecha idónea, porque es un lujo haber disfrutado la fantástica gama de colores otoñales en las hojas de los arces granadinos, olmos, etc (esto de no tener ni idea de árboles está dejando de tener gracia; voy que tener que hacer algo al respecto). Poco tiempo después toda la hoja estará ya en el suelo, que tampoco sería mala cosa visitar la zona así.
Sobre el tiempo, un apunte por si te decides a hacer esta excursión algún día. Hasta el último momento no supimos si nos acompañaría la lluvia (previsiblemente suave, en el peor de los casos), pero el día nos respetó e, incluso, se podía prescindir de manga larga a media mañana. La cuestión es que, al no ser una ruta de cimear y, por tanto, grandes panorámicas (aunque en un momento de la ruta se podía ver Santiago de la Espada, que yo me lo perdí, porque había que apartarse un pelín del camino, y quizás el ritmo del grupo de "la larga" fue un pelín fuerte) seguro que se puede disfrutar -puede que incluso más- con llovizna y/o niebla.
Veréis que no hay ningún waypoint. Es lo que tiene cuando te dejas llevar y sólo registras la ruta a efectos personales de duración, altura y kilometraje. Eso sí, tú échate el GPS porque hay mucha bifurcación y te hará falta.
Por una vez, y sin que sirva de precedente (o sí, ya veremos) cito textualmente unas palabras del blog (siempre interesante) del geólogo José Fidel Rosillo, y parte del relato de Blas Rubio desde su Facebook. Por cierto, creo que ambos son coleguillas, aunque yo me los he encontrado relacionados por casualidad.

Rosillo:
"El Barranco Montano o la Rambla de los Vaquerizos, es un cauce que se encuentra en el Pinar del Duque, en el término municipal de Huéscar. Históricamente, por la proximidad a La Puebla de D. Fadrique y por desavenencias entre la casa de Alba y la ciudad de Huéscar, estos pinares han estado más ligados a los habitantes de La Puebla de D. Fadrique que a los habitantes de Huéscar. Estas tierras han sido durante muchos años el sustento de muchas familias de La Puebla, hasta tal punto que aún hay mucha gente que piensa que pertenecen al término de La Puebla y no al de Huéscar.
Me preguntaba Santiago Cortinas este verano cómo se llamaba el barranco, si Montano o Rambla de las Vaquerizas, a lo que le contesté, que yo siempre he escuchado a la gente que ha trabajado en estos pinares nombrar al lugar como Barranco Montano y no de las Vaquerizas [...]"

Blas:
"ESPECTÁCULO ÁUREO
17 de octubre de 2015

Dejamos la oscuridad en Santomera con la suerte que nos desea Fermín, que no puede venir. Rumbo al barranco de Los Vaquerizos o de Montano, frontera entre Granada y Albacete en plena serranía del Segura, a mitad de camino entre La Puebla de D. Fadrique y Santiago de la Espada. Niebla en los altos del Noroeste murciano que nos impide ver la cumbre de Revolcadores y la cima de la Sagra cuando ya tenemos la villa poblata a la vista. Reunión de participantes en la ermita de San Isidro, en pleno GR-7 e inicio de la subida al puerto del Pinar, de 1.600 metros de altitud. Aparece el sol en la ascensión y un vistazo a nuestra izquierda nos permite ver, por primera vez la cumbre la la mágica Sagra. Sinuosas hileras de chopos dorados delatan la presencia de arroyos de agua. Bancales de nogales rojizos y algún arce descfollando entre monumentales pinos laricios nos hacen adivinar un día fantástico. Quedan atrás El Pinar y La Guillimona y balamos por el Pinar del Duque en busca de la carretera que lleva a Nerpio. La presencia en las barranqueras de chopos aún dueños de la casi totalidad de sus hojas doradas nos confirman que hemos acertado con adelantar la visita tres semanas con respecto a anteriores ocasiones.
Estamos en el barrnco de los Vaquerizos. El agua, humilde y transparente en su caudal - ha sido un año excepcionalmente seco- , se ha convertido en una pequeña carretera por las que circulan barcos de oro foliares. Junto al arroyo una ligera brisa hace volar las hojas sobre nuestras cabezas. Las ruinas de la antigua Venta de Tiburcio quedan a nuestra espalda tras cruzar el arroyo Algún senderista pierde el equilibrio al cruzar y bautiza alguno de sus pies. Un arce, aún verdeante, de porte excepcional es el punto elegido para hacer dos grupos. Los más osados y andarines van a recorrer dieciséis kilómetros por el barranco hasta llegar al Pinar del Duque y poder observar desde las alturas el blanco de Santiago de la Espada y sus aldeas de La Matea, Don Domingo y la Huerta del Manco. Tras ellas, las cumbres peladas por la nieve de miles de años de Cazorla y los campos de polje de Hernán Perea, que alimentan el nacimiento de nuestro padre Segura. UN grupete más reducido decide hacer un recorrido de unos diez kilómetros y exponerse a los peligros de las zarzas y rocas y cortados del tramo último transitable del afluente Montano que muere entregándose al Zumeta, punto triple fronterizo entre Jaén, Granada y Albacete.
Y habla de acierto por el día elegido porque el bosquete de arces granadinos (acer granatensis) (el bosque de arces más al sur de Europa, creo) estaba en su cénit: ejemplares centenarios ocupaban una umbría en la que las hojas amarillos y doradas de los arces se aliaban con los rayos de sol que se filtraban entre sus hojas en una sinfonía otoñal única, a pesar de una temperatura primaveral a más de 1400 metros de altitud. Las rocas apenas podían verse por el musgo verdeante que las cubría o por el rojo presuntuoso de las hojas caídas. Retozando como niños un buen rato Deseos de inmortalizanrnos entre los arces. Senda verde como camino, iniestas erectas a los bordes del camino, pinos laricios amantes, oquedades fanstasmales en las paredes del barranco, escaramujos mostrando el esplendor rojo izquierdoso de sus frutos, endrinales, cerezos silvesteres, encinas, robles melojos, majuelos y endrinos deseosos de convertirse en pacharán, peonias como arrasadas por rayos mostrando el rojo y negro ácrata de sus venenosas semillas, setas increíbles - aunque no níscalos, falta lluvia-. Un recorrido espectacular, que a pesar de sus kilómetruos y casi seiscientos de desnivel hizo llegar alegres a su meta a los bragados senderistas. Algo nos llamaba a haber paseado un buen rato más por allí. Pero hay algo más fuerte todavía: la llamada del hambre [...]

Muchas gracias a ambos. Las fotos que aporto son amablemente prestadas por Blas Rubio y José Antonio Marín. Tenéis un porrón más en sus respectivos Facebook y en el blog del Quijar.

3 comentarios

  • Foto de delasierra

    delasierra 19-oct-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    La ruta fantástica y si es con gente como esta, aún más.
    Y de la crónica, que más se puede decir, un placer.
    Gracias Franzapa.

  • Foto de chispas

    chispas 20-oct-2015

    Qué maravilla de ruta, y bien relatada según tu costumbre ;-)

  • Foto de Franzapa

    Franzapa 20-oct-2015

    Cuántas estrellas, virgen santa. Qué salaos sois, Chispas y Pepe. Muchísimas gracias. Aunque tengo que insistir en que el grueso de la crónica es de Rosillo y Blas. Esos sí que tienen mérito. Yo adorno y zalameo por aquí y por allá.
    En cualquier caso, una ruta preciosa, eso sí, y en la fecha idónea. Aunque este lugar tiene que ser precioso siempre.
    Chispas, si fuera otra familia con peque diría que es una ruta preciosa pero que hiciera sólo la mitad o así, pero tratándose de vosotros, hasta Joaquín jr. puede llevaros a cosqueletas.
    Besicos y abracicos.

Si quieres, puedes o esta ruta