Tiempo  5 horas 34 minutos

Coordenadas 987

Fecha de subida 22 de octubre de 2017

Fecha de realización octubre 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.659 m
1.140 m
0
3,8
7,5
15,08 km

Vista 1289 veces, descargada 60 veces

cerca de Rascafría, Madrid (España)


Marcha realizada el sábado 21 de octubre de 2017
Hoy nos hemos acercado hasta el valle del Lozoya para subir hasta el puerto de las Calderuelas desde el pueblo de Rascafría. Las Calderuelas es uno más de tantos otros puertos que este tramo de cuerda se la Sierra de Guadarrama tiene en los sesenta kilómetros que se alarga hasta el puerto de Somosierra. Cuerda, que por cierto, ya tenemos hecha en varias etapas, la última el año pasado, desde el puerto de Cotos hasta el puerto de Navafría.

Con las cuerdas, que rodean todo el valle, bastante cubiertas salimos desde el aparcamiento que hay en la salida del pueblo hacia el Paular, y junto a la fábrica de chocolate.

Rápidamente cruzamos dicha carretera para coger la calle, que con ligera curva a derechas y suave pendiente pasa entre el polideportivo y piscina a un lado y la cuidada escuela infantil al otro. Inmediatamente una cancela metálica que nos saca a la senda por la que atravesamos las antiguas eras del pueblo, en las que un paisano busca las primeras setas de cardo.

Al kilómetro y poco desde la anterior cancela, nos volvemos a encontrar otra, que supone el inicio de la senda que llevamos, ahora por el robledal. Robledal que esconde alguna que otro sorpresa, como el mostajo de hojas recortadas que en el margen izquierdo del camino nos hemos encontrado. Tenemos dos kilómetros de senda antes de sobrepasar la siguiente cancela, por el robledal de los Horcajuelos, que aunque empieza a amarillear y a tirar la hoja, los tonos y colores otoñales no nos dejan indiferentes ni a nosotros, ni al ojo de la cámara.

Al medio kilómetro de pasar dicha cancela, y ya por el pinar, nos desviamos hacia la derecha para buscar el Carro del Diablo. Se trata de un conjunto de rocas y bolos graníticos a los que se les atribuye dicha apariencia satánica, pero que nosotros en esta ocasión (hace mucho que no venimos por aquí) no hemos sido capaces de localizar; por lo que siguiendo un atajo volveremos a conectar, ahora con la pista que se dirige hacia el Raso de la Cierva.

Nos vamos acercando a la cota mil seiscientos y el tiempo empeora según ascendemos, con una visibilidad más baja y una lluvia muy fina que las rachas de viento nos traen desde las partes altas. Gracias a estas precipitaciones tan necesarias podemos ver una fuente del Artiñuelo pletórica de un agua, que buena falta hace tras la pertinaz sequía que llevamos en los últimos meses.

Un kilómetro y pico más adelante nos cruzamos con la pista que queríamos coger para subir hasta el puerto de las Calderuelas, pero que dejaremos para la próxima vez, en que las condiciones sean mejores, y al menos se tenga un mínimo de visibilidad en las cumbres.

De ahí, que seguimos adelante por la misma pista, para cruzar a los diez minutos el ruidoso arroyo de las Calderuelas, y otro tramo más adelante la base del macizo del mismo nombre. A los pies del citado macizo un cercado y un gran grupo de vacas con terneros que como suele ocurrir nos miran con la curiosidad propia de la ignorancia. Al lado un poste que informa de las opciones que se tienen, tanto por la derecha como por la izquierda.

Nosotros decidimos seguir por la izquierda ahora de bajada, para en algo más de kilómetro y medio llegar hasta uno de los árboles declarado como singular por la Comunidad de Madrid. Se trata de un roble “Quercus pyrenaica” de varios cientos de años que en los mapas figura como “Rebollo de la Mata del Pañuelo”, y que no desmerece en nada a otros árboles catalogados en nuestra comunidad con la misma denominación de singular. Una vez visto este abuelo del bosque, retrocedemos sobre nuestros pasos unos trescientos metros, para tomar una senda poco visible y un tanto desdibujada por la vegetación, nos conectara con la pista de bajada hasta el pueblo, en un kilómetro de descenso.

Una vez salimos a dicha pista y seguirla por la derecha, una primera zeta a izquierdas y otra mucho más amplia a derechas, nos devolverán al pueblo de Rascafría tras poco más de tres kilómetros, siempre de bajada e intentando esquivar las partes asfaltadas del pueblo.

4 comentarios

  • Foto de Marsuaga

    Marsuaga 31-oct-2017

    Es una ruta preciosa!!

  • Foto de señor_servilleta

    señor_servilleta 10-nov-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Buenas. Muchas gracias por compartir la ruta. Entorno muy bonito, especialmente los senderos a través de los robledales. Nos costó un poco encontrar el "carro del diablo", tuvimos que volver sobre nuestros pasos para encontrarlo. Un saludo.

  • Xtina FF 22-sep-2018

    Nos ha parecido una ruta muy bonita y entretenida. No es muy difícil. Hemos hecho la ruta un 21 de septiembre empezando a las 11 de la mañana. La subida de la primera parte con sol ha sido un poco durilla, pero el resto facilito y muy agradable. Recomiendo llevar bastante agua si la haces en verano. Muy contentos, gracias sextante!

  • Foto de sextante

    sextante 24-sep-2018

    Gracias por tus comentarios Cristina. Llevas razón que con estos calores hay que llevar bastante agua, y lo que nosotros la solemos añadir son unas pocas sales minerales para controlar un poco más la transpiración. Te aseguro que calor ha hecho y mucho, hasta en Gredos. La subida del sábado a la Mira por los Galayos fue un treinta por ciento más dura, por culpa del calor. Y el domingo, la subida al Torozo, aunque comparada con la del sábado es un paseíto, el sol no dejó de machacar a toda la gente, que como nosotros subía desde el puerto del Pico.

    Un saludo

Si quieres, puedes o esta ruta