Tiempo  7 horas 47 minutos

Coordenadas 1220

Fecha de subida 7 de enero de 2018

Fecha de realización enero 2018

-
-
2.014 m
1.433 m
0
3,3
6,5
13,1 km

Vista 233 veces, descargada 14 veces

cerca de Camarena de la Sierra, Aragón (España)

Los días 2, 3 y 4 de enero nos hemos desplazado al refugio de Rabada y Navarro, en Teruel, muy cerca de las pistas de esquí de Javalambre, para hacer varias rutas de senderismo.
El segundo día hemos hecho la subida al pico Javalambre, pasando por el barranco de la Bellena. El paso por este barranco es muy complicado, el acceso, el paso y la salida por una trepada vertical, además solamente se puede hacer sin lluvia o cuando no haya nieve, por la peligrosidad de la trepada. Hemos aprovechado que este año no hemos encontrado nieve para hacerlo.
La ruta la hemos hecho saliendo del refugio, donde habíamos descansado muy bien, cogimos una senda en dirección sur pasando primero por el arroyo Blanquilla, donde está la fuente Blanquilla, siguiendo la senda nos metemos en una zona de bosque, con grandes árboles alrededor.
La senda tiene señales que vamos siguiendo, pasamos primero por el barranco de Navarra y posteriormente cruzamos el barranco de la Tejeda, en la parte que no es complicada.
Después de pasar este barranco cogimos un desvío por un camino a la izquierda, que en fuerte subida nos llevó a pasar junto al famoso pino del Cerro Ventosa, un árbol con dos garras y de unas dimensiones extraordinarias, que es visible desde la lejanía.
En este punto teníamos dos opciones para acceder al barranco de la Bellena, seguir la senda hasta la fuente Matahombres, que es más largo, pero mejor camino o atajar, sin perder nivel, hasta llegar al comienzo del barranco.
Nosotros elegimos la segunda opción, pero, aunque es un atajo, el paso por la ladera es complicado y lento, por lo que tardamos más tiempo que si hubiéramos ido por la fuente Matahombres.
La llegada al barranco de la Bellena es espectacular, nos encontramos con unos árboles de unas dimensiones enormes, pero no solamente un árbol, sino muchos, formando una zona boscosa de gran belleza, donde las personas se empequeñecen.
El barranco está poco transitado, es un lugar de difícil acceso y la salida es complicada. Casi no hay senda por dentro, además hay que salir y entrar al cauce en varias ocasiones buscando el mejor paso posible, parecido a un rompepiernas y al final nos encontramos con una pared vertical, que parece imposible de escalar.
Menos mal que Miguel nos indicó el lugar por donde es posible hacer la trepada para salir del barranco. Hay que poner las manos y los pies en las piedras justas para poder escalar. Al final pasamos a la parte de arriba, donde hay unas vistas extraordinarias de todo el barranco, dándole un aspecto pétreo y grisáceo.
Luego el barranco se convierte en un canalillo muy fácil de seguir hasta llegar arriba de la loma del Javalambre. Seguimos por la loma hasta coger un camino de tierra que nos sube hasta la cumbre, donde está instalado el vértice geodésico. Como hay dos monolitos, nos hicimos las fotos en los dos, por si acaso.
Las vistas desde aquí son extraordinarias, aunque este año le falta el aliciente de la nieve y solamente vemos nieve artificial en las pistas.
Iniciamos el descenso pasando junto a las pistas de esquí, donde tocamos algo de nieve. Vamos bajando siguiendo las indicaciones del GR-7, que nos llevará hasta el mismo refugio, donde nos esperaba una buena ducha y un merecido descanso.
Una ruta de gran belleza y emociones, pero es dura y no aconsejable para principiantes.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta