Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  2 horas 24 minutos

Coordenadas 508

Fecha de subida 11 de octubre de 2015

Fecha de realización octubre 2015

-
-
772 m
582 m
0
1,4
2,8
5,65 km

Vista 1265 veces, descargada 60 veces

cerca de Restábal, Andalucía (España)

La localidad de Restábal se encuentra situada en la margen derecha del Valle de Lecrín, a una altura de 547 m., confinando al norte con Melegís, al este y al sur con Pinos del Valle y al oeste con Saleres.

Comenzaremos nuestra ruta en la rotonda conocida en el pueblo como la de los huevos, realizada por Víctor Borrego, vecino de El Valle y profesor de Escultura de la Facultad de Bellas Artes. Lleva por título ‘Ab malo usque ad ova’, escrito en latín y que significa ‘De la manzana a los huevos’. El autor se basó en la forma de un huevo para levantar el monumento, y, sobre este primer huevo, nacieron otros tres a partir de los cuales se fueron desarrollando las diversas figuras. En general, representa la idea del origen y del pasado, de hecho, recupera el agua de la acequia de la zona a través de un canal entubado que sale a la superficie en el monumento.

Ascenderemos por la calle Calvario que hace honor a su nombre por su pronunciado ascenso; seguiremos esta calle hormigonada hasta llegar a la Casa de la Mora. Tras parar unos minutos para admirar la era que se encuentra en muy buen estado junto a esta casa, nos desviaremos de la pista que traemos a la derecha para a unos pocos metros volver a desviarnos a la izquierda por otra pista que en descenso nos conducirá al Barranco de las Arenas; tras el cual comenzaremos un breve ascenso y nos desviaremos por el primer carril que parte a nuestra izquierda y que en continuo ascenso nos conducirá hasta el Cerro de la Jaula.

En este punto tenemos que estar atentos ya que a la derecha parte un pequeño sendero con mucha vegetación que pasa casi desapercibido y que tras pasar por otra era nos conduce al Castillo de Restábal.

El Castillo de Restábal o “Cueva de los Moros”, como lo llaman los lugareños, se encuentra situado por encima del hoy abandonado barrio alto de Restábal, en un monte o cerro que se conoce como la “Loma del Castillo”, a una altitud de unos 700 m. entre dos barrancos: el del oeste llamado de la fuente de los siete años y el del este conocido como del castillo.

Desde este emplazamiento se tiene un control completo del Valle de Lecrín, se divisan las salidas de los principales ríos que se unen al Ízbor (el río Torrente, el de las Albuñulas y el Dúrcal), se comunica con el castillo de Lojuela y el de Mondújar, además controla Restábal, Saleres, Melegís y el camino antiguo de Motril que pasaba por el centro de la localidad.

Este castillo, que tuvo que ser muy importante, tenía una extensión aproximada de 2.000 metros cuadrados. Hasta nosotros han llegado restos intermitentes de muro (los más destacables en las zonas sur, este y oeste), que se adaptan a los bordes de la meseta que presenta el cerro. Sería un recinto cerrado perimetralmente, salvo quizás su cara norte, que es la más escarpada.

Tiene al menos dos torres en distintos lienzos de muralla. El acceso principal debería estar en la zona sur. La parte oeste de la meseta es la que tiene mayores restos conservados, se ven algunos paños de muro de mampostería, pero sobre todo, destaca una torre rectangular que está almenada por un cuerpo de hormigón.

En la zona este hay también muros de mampostería, pero se hacen menos importantes conforme nos adentramos al noreste. El modo de colocar los materiales debió ser el típico en estas construcciones, sobre un base de mampostería se colocaría una estructura de tapial.

La torre principal del recinto se encuentra totalmente hundida, enterrada en sus propios escombros y cubierta de vegetación, el muro sureste de mampostería, situado entre la torre y el aljibe, ha sido dañado recientemente y socavado en parte por la acción de máquinas excavadoras que intentaron abrir un camino.

Pero desde luego el resto más destacable de este conjunto es su impresionante aljibe, es la estructura que mejor se conserva, el acceso a su interior se hace por una rotura en su fachada este. Es quizás el aljibe más original de todos los de Valle de Lecrín. Se compone de cuatro naves, separadas por arcos transversales de medio punto y fábrica de ladrillo, en número de dos por nave, que soportan bóvedas de cañón (las dos bóvedas orientadas al sur han desaparecido y el interior se encuentra lleno de vegetación). Su altura es difícil de precisar, puesto que el terreno hoy en día no tiene el mismo nivel que entonces, en las condiciones actuales puede medirse 3’20 m., la longitud de las naves oscila entre 6’65 y 7’10 m., mientras que la anchura varía entre 1’95 y 2’35 m.

Los arcos separadores están construidos en ladrillo, el perímetro del aljibe está hecho de hormigón y todas las naves iban cubiertas de un enlucido rojo que se conserva muy bien en algunas zonas.

En todo el entorno del castillo se da gran profusión de restos cerámicos de época nazarí (siglos XIII-XV).

Este castillo es de similar factura que el de Mondújar el Lanjarón o el de Moclín; todos ellos responden al programa constructivo llevado a cabo por los nazaríes en tiempos de Muhammad V. La misión de esta fortaleza debió de ser muy importante como lugar de control del paso que desde el Valle de Lecrín llegaba a la Costa, pasando por Restábal y Los Guájares.

Una vez finalizada nuestra visita al castillo continuamos camino pasando por una casa con viñedos y lagar de nueva construcción. Un poco más adelante decidimos recortar camino para evitar una revuelta de la pista y nos desviamos a la derecha; pero aconsejamos seguir la pista ya que por donde recortamos tuvimos que salvar un pequeño barranco con un desnivel algo arriesgado.

Una vez en la pista que abandonamos la seguimos para acceder al camino que tomamos en la subida; los seguimos y nos desviaremos a la izquierda para llegar al Cerro del Calvario donde se encuentran las ruinas de un antiguo poblado, la Ermita Virgen del Cerro y una especie de horno. En este punto se aprecian unas hermosas vistas de Restábal y del pantano de Béznar. Pasaremos por un arco de estilo Nazarí que apreciamos en la subida para llegar a Restábal entre naranjos, almendros, olivos y nogales.

  • Foto de Casa de la Mora
  • Foto de Casa de la Mora
  • Foto de Casa de la Mora
  • Foto de Casa de la Mora
  • Foto de Casa de la Mora
  • Foto de Casa de la Mora
  • Foto de Barranco de los Arenales
  • Foto de Barranco de los Arenales
  • Foto de Cerro de la Jaula
  • Foto de Era
  • Foto de Era
  • Foto de Era
  • Foto de Era
  • Foto de Era
  • Foto de Era
Era
  • Foto de Ruinas del Castillo de Restábal
  • Foto de Ruinas del Castillo de Restábal
  • Foto de Ruinas del Castillo de Restábal
  • Foto de Ruinas del Castillo de Restábal
  • Foto de Ruinas del Castillo de Restábal
  • Foto de Ruinas del Castillo de Restábal
  • Foto de Casa
  • Foto de Casa
  • Foto de Casa
  • Foto de Casa
  • Foto de Casa
  • Foto de Casa
Casa
  • Foto de Ermita Virgen del Cerro
  • Foto de Ermita Virgen del Cerro
  • Foto de Ermita Virgen del Cerro
  • Foto de Ermita Virgen del Cerro
  • Foto de Ermita Virgen del Cerro
  • Foto de Ermita Virgen del Cerro

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta