Tiempo en movimiento  4 horas 17 minutos

Tiempo  5 horas 23 minutos

Coordenadas 3212

Fecha de subida 4 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
446 m
230 m
0
4,6
9,2
18,42 km

Vista 127 veces, descargada 11 veces

cerca de Quesa, Valencia (España)

Esta es una de las grandes rutas, tal vez la mejor y más divertida, por el macizo del Caroig. La iniciamos pensando en hacer un recorrido corto según la propuesta de Juane Alemany (17528019), con algunas modificaciones menores, y acabamos haciendo una ruta larga (el doble), en un maravilloso día de sol, acabando el trabajo con un estupendo baño en los charcos de Quesa, y rematando la recuperación con una excelente comida en el Asador Refugio de Navarrés (donde tuvieron, además, la amabilidad de atendernos a pesar de que llegamos bastante tarde).
Cuando llega el calor, y muchos senderistas empiezan a pensar que es mejor pensar en cerrar la temporada, es el momento más adecuado para hacer un cierto tipo de rutas, con pocos ejemplos superiores al de hoy o a los de hace pocas semanas: las que incluyen el paso por el curso de limpios ríos que ofrecen el mejor lugar para un fantástico baño. Tal vez los mejores ejemplos, aunque hay muchos excelentes, sean los trayectos por la comarca del Matarraña o por el macizo del Caroig, que muestran en ambos casos una geomorfología general bastante similar. Son zonas donde la limpieza de las aguas asombra y atrae por igual; entre medias vemos ocasionales terrazas de roca viva, por las que el agua se desliza formando cascadas o superficiales charcas, para detenerse en ocasionales lugares formando pozas de buena profundidad, donde es frecuente ver buena cantidad de peces y donde también sabemos que ha seguido habiendo nutrias y cangrejos autóctonos, como prueba de limpieza y ausencia de contaminación. Parar un rato para darse un buen baño en esos lugares es, ciertamente, uno de los grandes placeres de hacer estos recorridos.
La ruta de hoy comienza en un amplio aparcamiento, cerca de los Charcos de Quesa, donde en fines de semana y en el verano se cobra una tasa municipal por aparcar (2 euros, por coche) y entrar (1 euro por persona). Hoy no hay nadie para cobrar, y tampoco hay otros visitantes a la hora que empezamos nuestra ruta.
Comenzamos a andar en dirección norte, por la pista no asfaltada por la que accedimos a la zona de aparcamiento, junto a la cual hay unas edificaciones que en el mapa se referencian como Casa de Escarcha. Pocos metros mas allá encontramos, a la derecha, el cruce de la pista sobre el río Grande, que aquí lleva poca agua y forma una cascada que cae hacia una gran poza: el Charco de la Horteta; a estas horas de la mañana la poza está en zona de sombra, y la vista es menos notable que a primera hora de la tarde. Cerca de la cascada hay una fuente (la Fuente de Escarcha).
Pocos metros más adelante la pista gira hacia la izquierda, mientras en el ángulo que forma se encuentra el origen de un bonito sendero (el PR-CV-204), que sigue la ribera izquierda del río Grande en dirección a un lugar con una sorprendente denominación: la Huerta de las Almas, ubicada en la solana de los Altos de Corbera. Seguimos avanzando por la ribera y encontraremos una desviación hacia la derecha, por la que cruzamos al otro lado del río, por el que iniciamos un ligero ascenso que nos lleva hacia una pista señalizada como acceso a la vía ferrata de los Fresnos; tras progresar un rato por ella nos desviaremos de nuevo a la derecha, antes de llegar a El Atochar, para iniciar la vuelta por el Camino de Las Cinglas, en la parte alta de la ladera este del barranco del río Grande; aquí la senda discurre sobre un suelo de roca, que en muchos lugares hace una marcada prominencia por el efecto de la erosión, creando cuevas y abrigos de notable tamaño, con una vegetación espesa y un entorno alejado de bosque de considerable extensión. Es en esta zona donde encontramos excelentes vistas de la elevación que da nombre al macizo, y que desde pocos sitios se ve tan bien como desde aquí: el Caroig.
Completamos la vuelta a media altura en la ladera este, para llegar a la altura de la Casa de Escarcha, donde iniciamos una ligera subida, para girar después hacia la izquierda (en dirección sur), y comenzar a descender por la ladera, pasando primero por las cercanías de la Cueva de Carbó y llegar después al lecho del río, que en esta zona es ancho y lleno de cantos rodados, con pozas bastante superficiales. En esta zona tendremos la posibilidad de cruzar el cauce para volver por la zona de los Charcos de Quesa, pero nosotros decidimos seguir ascendiendo por el curso del río Grande para dirigirnos hacia los Abrigos de Voro.
Continuamos por la ribera del río, en una preciosa zona de cañones, en la que el relieve de las Cejas del Río Grande (prominentes salientes formados por los estratos rocosos más resistentes a la erosión sobre las zonas de menor resistencia), las frecuentes pozas de agua y la espectacular geomorfología del cañón conforman un entorno realmente impresionante.
Acabaremos llegando tras varios cruces por el cauce del río, sin ningún problema hoy por el bajo nivel de las aguas, a la zona donde está marcado el comienzo del sendero que asciende por la ladera derecha hacia los Abrigos de Voro. Esta zona, protegida con rejas, tiene pinturas prehistóricas antropomórficas en la que se conservan medio centenar de pinturas de arte levantino, representando arqueros y mujeres con diferentes tocados, aunque también hay representaciones de cabras y ciervos; junto a otros hallazgos similares en diferentes puntos de afluentes del río Escalona, estos Abrigos constituyen una muestra de arte prehistórico de excepcional importancia.
Una vez visitados los Abrigos de Voro, iniciamos el descenso hacia el río, deshaciendo el camino de aproximación que habíamos utilizado antes hasta llegar a la zona de la Cueva Carbó. Aquí decidimos seguir por la ribera este del río, por un sendero bien señalizado que se dirige hacia la Casa de Escarcha y el lugar de aparcamiento donde habíamos dejado el coche. Aquí finaliza el trazado registrado de la ruta que presentamos.
No acaba realmente la actividad. Tras coger el coche, progresamos por la explanada que hay a orillas del río, para llegar al lugar donde está la caseta de control del aparcamiento de los Charcos de Quesa. Aquí dejamos el coche, y nos dirigimos hacia los Charcos, para bañarnos en el más grande de todos ellos, con excelente agua y abundantes peces: el Charco de la Perola. Poco más arriba hay otros 3 charcos y la cascada (hoy casi sin agua). Todos ellos forman un conjunto de impresionante belleza y muy, muy agradable para el baño; haber disfrutado de el sin que hubiese ninguna persona más en el entorno, oyendo pájaros y el ruido del agua, fue una memorable experiencia, que recomendamos vivamente a todo el que pueda disfrutar de ella con el necesario respeto a la limpieza del lugar y la conservación del medio. Un aviso, las zonas de acceso son muy resbaladizas y es necesario ir con mucho cuidado para evitar una buena caída.
En conjunto una ruta larga con un desnivel medio, de enorme belleza en todas las zonas y con unos lugares de baño de excepción, en un día moderadamente caluroso y totalmente despejado. No es una ruta para todo el mundo, aunque puede ser fraccionada y los Charcos son fácilmente accesibles (de nuevo: cuidado con los resbalones, y no olviden que las pozas son bastante profundas, así hay que saber nadar y vigilar a los niños). Para la ruta a pie es recomendable calzado de montaña, bebida suficiente y algo de comida, buena protección solar y controlar que se sigue correctamente la ruta mediante GPS, revisando el trazado ante cualquier posible duda. Hay zonas donde a veces caen piedras y lugares donde el firme es muy irregular, por lo que es necesario extremar el cuidado para evitar accidentes o caídas. Para todos aquellos capacitados para hacerla, esta es una ruta de impresionante belleza, una de esas que quedan en el recuerdo muchos años después. Que la disfruten.

5 comentarios

  • Foto de manuelruizapatero

    manuelruizapatero 04-jun-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Gran ruta y baño excepcional

  • javeadeverano 05-jun-2019

    Fantástica ruta y un lugar excepcional para el baño.

  • celesgilmar49 05-jun-2019

    Preciosa ruta, con un regalazo al final, un espléndido baño

  • César Argilés 05-jun-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Estamos hablando de una de las mejores rutas de la comunidad,larga pero fácil,paseo por bosques, cauce de rio, baño en charcos,pozas, una delicia.
    Recomiendo llevar cubierta la cabeza,ayer pegaba fuerte el sol.
    Un top five de las rutas-

  • luis.perecruz 21-jun-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Fantástica ruta y menudo baño.

Si quieres, puedes o esta ruta