Tiempo  3 horas 28 minutos

Coordenadas 815

Fecha de subida 7 de septiembre de 2018

Fecha de realización agosto 2018

-
-
911 m
838 m
0
4,2
8,5
16,97 km

Vista 154 veces, descargada 10 veces

cerca de Zazuar, Castilla y León (España)

Recorrido circular con inicio y fin en Zazuar que tiene como objetivo visitar las tres ermitas del municipio vecino de Hontoria de Valdearados. Se trata de las ermitas de San Antonio de Padua, San Roque y de La Virgen de la Serna.

Mientras que la ida se realiza por el camino más corto y en buen estado, a la vuelta se ha optado por un camino también más o menos recto y paralelo al de ida, pero que transita por el bosque de la Pinosa, con mayor sombra pero por caminos que en ocasiones están casi o completamente desaparecidos en los que es necesario orientarse bien. Por lo que si se prefiere optar por la facilidad es recomendable volver por el camino de ida una vez visitada la última ermita, mientras que si se quiere optar por la aventura, la vuelta marcada en el recorrido es una opción entretenida y diferente y que con el track no supone mayor dificultad.

*Hay más información en cada uno de los waypoints señalizados en la ruta.

**Como ayuda durante el proceso de diseño de esta ruta se tomó como base el mapa estándar de openstreetmap, visible también en Wikiloc en el desplegable de arriba a la derecha.


Descripción:

La ruta comienza en la calle General Sanz Pastor de Zazuar desde donde se sale del centro urbano hacia el norte. Se abandona la calle hormigonada para dar paso al camino de arena y piedras. A 300 m se encuentra la primera bifurcación donde habrá que tomar el camino que sube hacia la izquierda. Se trata del camino del Portillejo y nos conduce a pie de forma más directa y rápida posible a Hontoria de Valdearados desde Zazuar.

A medida que se sube en el tramo inicial del camino se atraviesan varios desvíos que en ningún caso habrá que tomar, continuando siempre por el camino más recto posible. Tras unos dos kilómetros de caminata el camino se adentra en el extremo oeste de la zona boscosa de la Pinosa, punto en el que se abandona Zazuar y se entra en Hontoria. Este tramo de sombra no dura más de medio kilómetro puesto que en breve se sale de nuevo junto a tierras de cultivo.

En este último tramo antes de llegar a la primera ermita, existe la posibilidad de calmar la sed [PK 4,2] gracias a «Manolo y compañía» que el 13.11.1998 —hace ya casi 20 años— dejaron testimonio de su labor al pie de la fuente de la que brota agua sin garantías sanitarias pero que, al menos en mi caso, sirve para calmar la sed sin sabores raros ni sobresaltos posteriores.

Con energías renovadas toca afrontar kilómetro y medio para llegar a la primera ermita. La forma más rápida es coger el camino que surge a la izquierda poco después de la fuente y que atraviesa el rio Aranzuelo en su camino desde Doña Santos hasta el Arandilla en Quemada, y al llegar a la carretera asfaltada tomar ésta hacia la derecha durante 800 metros. Tras dejar una granja a la derecha se verá claramente la ermita también a la derecha.

Se trata de la ermita dedicada a San Antonio de Padua [PK 5,6] aunque hasta 1765 no era así, dado que existía un edificio anterior desde el año 1610 que estaba dedicado a San Sebastián (que ahora tiene una capilla en la iglesia parroquial). La fiesta de este santo de origen portugués se celebra el 13 de junio, patrón de los objetos extraviados, de quien busca pareja y de los celíacos. Cabe destacar que en la puerta hay un ventanuco desde el que se puede ver el interior, el altar y la figura del santo. Asimismo en la cara este tiene una zona porticada adosada con bancos, perfecta para resguardarse del sol o la lluvia y descansar un rato.

Después de la primera visita se prosigue durante medio kilómetro por la carretera y se toma el camino que surge a la izquierda [PK 6,1] y en unos metros de nuevo a la derecha. El camino se va acercando a Hontoria y se puede apreciar su panorámica a medida que se avanza. Antes de llegar al centro del pueblo se toma el camino ascendente hacia la izquierda [PK 6,7] para llegar al cementerio y a la segunda ermita del recorrido contigua al mismo que se encuentran junto a la carretera que va de Baños a Hontoria.

Esta segunda ermita [PK 7,1] está dedicada al santo francés San Roque de Montpellier. La presencia de este santo indica la existencia de epidemias de peste en tiempos pasados por la zona, al igual que en la mayoría de los lugares donde es adorado. Como en el caso de la primera ermita, ésta fue construida en 1757 y asentada sobre una edificación anterior habiéndose acometiendo la última reforma —de la cubierta— en 1999. El cementerio anexo es casi un siglo posterior a la ermita. Aquí también existe un ventanuco en la puerta que permite ver el interior. Si se pasa en fechas cercanas a la festividad del santo —16 de agosto— se pueden ver las sillas supletorias preparadas a través del vidrio, evidencia de que sigue siendo un santo cuya devoción no decae, de hecho las fiestas principales del pueblo se celebran por esas fechas.

La ruta continua dando una vuelta —opcional— por el vía crucis cercano a la ermita que termina en un altozano si se ha llegado hasta aquí merece la pena bajar por donde se ha subido, puesto que la bajada más corta que figura en el track es en realidad un terraplén por el que hay que bajar con sumo cuidado puesto que hay alto riesgo de resbalones y caídas. No obstante merece la pena subir solo por las vistas.

Una vez de vuelta en la ermita de San Roque, se prosigue por el camino que surge a la derecha de la carretera y transita junto a la zona de bodegas de Hontoria. Poco después, en la siguiente bifurcación, se toma el camino de la izquierda. Para seguir bajando hacia el centro del pueblo. Se deja la visita a la iglesia parroquial de San Esteban y otros edificios y lugares como la plaza mayor, el Puente Canto, el ayuntamiento o el palacio del obispo para otra vez y se prosigue más o menos de frente por la calle de la Virgen atravesando uno de los puentes sobre el río Aranzuelo y siguiendo de frente evitando los caminos que surgen a la izquierda.

No será hasta después de pasada una granja que queda a la izquierda donde habrá que girar a la derecha para enfilar el camino hacia la tercera y última ermita pasando por un puentecillo sobre el arroyo Segunde y siguiendo de frente sin perder de vista la ermita y la campa que la rodea. Precisamente en esta campa hay mesas, bancos e incluso una fuente a disposición del paseante. ¿Tal vez fuera esta la «fons aurea» o fuente dorada de la que proviene el nombre de Hontoria?

Esta última ermita [PK 9,7] es sin duda la más grande y señorial de las tres que se visitan. Está dedicada a la Virgen de la Serna, es decir, de los campos sembrados que precisamente tapizan los alrededores del templo que data del año 1755, también edificado donde antes había una ermita mucho más austera. La Virgen de la Serna es muy venerada por los hontorianos. Tras la guerra de la independencia de 1812, los hontorianos agradecieron a la virgen la protección recibida y la ayuda para vencer a los franceses precisamente en la Pinosa —bosque por el que transita este recorrido—. Además su festividad se celebra todos los años el 8 de septiembre cuando se hace una romería desde Hontoria hasta la ermita. Para variar esta ermita no cuenta con un ventanuco para ver su interior por lo que hay que recurrir a la cerradura estratégicamente colocada para ver justamente la imagen de la virgen al fondo y poco más del interior de la ermita.

Tras esta última parada y trago de agua en la fuente, una vez más de agua sin tratar, prosigue el camino siguiendo de frente y tomando el caminito que surge a la derecha [PK 10,0] unos 300 metros más allá de la ermita, camino que pronto termina y obliga al caminante a recorrer 100 metros por tierras de labranza hasta llegar nuevamente a otro camino de mejor calidad que el anterior.

Se sigue por este nuevo camino hacia la derecha hasta llegar a la carretera que une Hontoria con Peñaranda de Duero. Si se opta por volver por un camino con un terreno aceptable este es el momento de desviarse hacia la derecha y volver hacia el camino que se ha usado para la ida facialmente alcanzable consultando cualquier plano. En su lugar, para esta ruta se opta por seguir de frente nada más pasar la carretera y volver así por un camino diferente adentrándose más en el bosque de la Pinosa.

Este camino es más o menos igual de recto que el de ida, pero la calidad deja bastante que desear en algunos tramos en los que se cogen caminos que si no se han borrado completamente, poco les queda frente a otros que parecen más limpios pero que son bastante más largos. Es una pena que caminos que transitan por lugares tan bellos como estos se vayan borrando con el tiempo por falta de caminantes y de limpieza. Cabe destacar que quien quiera puede, también, lanzarse a la aventura con un buen mapa (openstreetmap tiene bastante buena cobertura en esta zona) y usar los caminos más limpios pero de mayor longitud hasta Zazuar en cada uno de los cruces por los que se va a ir pasando y en los que da la sensación de coger el peor camino de todos. Para unos puede ser un verdadero engorro mientras que para otros una emocionante travesía como es el caso del que escribe estas líneas.

Una vez justificado el recorrido que se va a realizar de vuelta se atraviesa la carretera Hontoria-Peñaranda (BU-923) y se sigue por un camino que surge más o menos de frente un pelín más a la izquierda [PK 10,6]. Se trata de un camino recto que asciende al final a la par que se va ensuciando y cerrando ligeramente. Siguiendo el track se llega a una campa de cultivo por donde habrá que descender hasta llegar al camino de mejor calidad que se ve al fondo y girar hacia la izquierda. Este tramo que viene a continuación de algo menos de un kilómetro es de buena calidad.

Tras llegar a unos corrales que se dejan a la derecha [PK 12,0] en el cruce se sigue de frente y se accede al bosque de la Pinosa por un camino que de nuevo se cierra a tramos hasta llegar a otro mejor [PK 12,6] que sin embargo se vuelve a abandonar al de pocos metros girando a la derecha y tomando un caminito estrecho dejando de lado caminos de mejor calidad en cruces sucesivos [PK 13,1 y PK 13,4]. Poco después se vuelve a llegar a un camino de mejor calidad haciendo un giro brusco hacia la izquierda junto a una caseta. Una vez más este buen camino dura poco, puesto que en 200 metros, en el siguiente cruce, hay que volver a coger el camino que sigue de frente y que es el peor de todos los que se juntan en el cruce. No obstante, este camino que se borra por momentos es el más corto para llegar de vuelta a Zazuar y pese a no tener rodadas claras que seguir, al menos está libre de árboles que esquivar.

Este camino no tiene más de 600 metros, tras los cuales y habiendo ascendido por última vez, se sale de nuevo a un camino a la par que se hace el cambio de municipio y se entra de nuevo en Zazuar. ¡Enhorabuena! ¡A partir de este punto —y ya hasta el final de la ruta— la civilización vuelve a dar señales de su existencia! En este camino que ha aparecido ante el caminante, hay que girar a la derecha y en escasos metros a la izquierda para avanzar en dirección sur. Este camino conduce directamente de vuelta hasta Zazuar entre viñedos, por lo que a partir de aquí no hay más que seguir siempre de frente hasta llegar de vuelta al punto de partida. Fin de la ruta.


Fuentes:

Durante la ruta hay suficientes fuentes (indicadas) como para poder realizar la ruta sin necesidad de agua extra en días no demasiado calurosos. No obstante siempre es recomendable llevar una botella de agua.

Tiempos:

En movimiento: 03:09

Parados: 00:19

Total: 03:28



Índice IBP:


Dificultad MIDE:



Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta