Tiempo  3 horas 25 minutos

Coordenadas 1056

Fecha de subida 5 de enero de 2014

Fecha de realización enero 2014

-
-
1.013 m
837 m
0
3,0
6,0
11,9 km

Vista 7729 veces, descargada 232 veces

cerca de Anento, Aragón (España)

Para llegar desde Zaragoza cojo la autovía mudéjar, hasta la salida de Lechón - Anento, una vez en Lechón enlazo con la carretera, que en 6 kilómetros me lleva hasta la población de Anento.

El coche lo dejo en el aparcamiento que hay junto a la carretera, y donde se encuentra el campo de fútbol, desde aqui, me adentro en las calles de este pequeño, pero coqueto municipio zaragozano, paso junto a la bonita Iglesia de San Blas, y desde allí comienzo a subir por un largo tramo de escaleras que me lleva hasta el Castillo construido entre los S.XII - XV, y donde hay un área recreativa.

Visitado el castillo, camino por el pinar, a los pocos metros me encuentro con un sendero marcado donde me indica el Aguallueve de Anento, lo cojo y comienzo a descender por medio del bosque, en un tramo que se encuentra acondicionado con escalones.

Finalizado el descenso, enlazo con el camino directo que va al Aguallueve desde Anento, a los pocos metros paso por una pequeña área recreativa, con una bonita fuente y un par de grandes mesas.

Sin apenas detenerme prosigo, hasta llegar a un cruce de caminos, primero elijo el de la derecha, que me lleva hasta el Aguallueve de Anento, después de bajar un corto tramo de escaleras.

Debido a las últimas lluvias, el Aguallueve tiene bastante agua, es como una cascada de agua, pero debido a que gran parte de él, está formado por musgo, hace que parezca que está lloviendo, alrededor de él se forman varias grutas, y en una de ellas aprovecho para hacer un pequeña visita.

El agua que cae, se conserva en una balsa, la cual rodeo, después regreso hasta el cruce de caminos, y continúo recto hacia el Torreón de San Cristobal.

El camino tiene una corta subida, el último tramo está acondicionado con escalones, tras superarlo llego a lo alto de la loma, donde prosigo campo a través por una pequeña senda, hasta el Torreón Celtíbero de San Cristobal, del que apenas quedán cuatro piedras en pie, y que fue construido sobre el año 200 a.C.

Desde el torreón, se puede descender por un camino directo hasta Anento, yo decido continuar por la senda de los miradores, hasta el Aguallueve de Arguilay.

La senda se encuentra bastante difuminada, aunque se encuentra marcada con flechas azules, y alguna marca roja, en algunos momento es fácil perderla, pero no tiene ningún misterio ya que siempre voy bordeando la montaña.

El nombre le viene que ni pintado porque en todo momento tengo excepcionales vistas de Anento, la Sierra de Algairén y la Sierra de Vicor.

En uno de los numerosos rodeos, ya puedo ver el área recreativa de la Balsa de Arguilay, que se encuentra en el fondo de un circo. El día es bastante bueno, aunque pega bastante viento, cuando me encuentro encima del área recreativa, llego al campo Romanos, donde enlazo con Senda'l Campo, donde comienzo a descender de forma progresiva en los primeros metros, por medio de un extenso pinar, hasta alcanzar los últimos metros, donde la pendiente se vuelve más prununciada.

Al final de esta llego hasta un cruce de caminos, yo cojo el de la derecha, para acercame hasta el Aguallueve de Arguilay, que no es tan espectacular como el de Anento, pero es muy chulo.

Con estas vistas aprovecho para hacer un breve parada, más tarde regreso hasta el cruce de caminos, y sigo recto hacia el área recreativa del Arguilay, desde allí enlazo con una pista de tierra, que va entre chopos y pinos durante un kilómetro, y enlazo con otra pista procedente de la Rambla del Puerto desde la población de Baguena.

Resguardado del viento, continuo la marcha por el camino conocido como la Rambla de Arguilay, dejo a un lado una pequeña balsa de riego, y llego hasta una bifurcación bien señalizada, donde me uno al camino rural de la Rambla de Anento, que une esta población con Baguena.

Desde aquí, según reza un cartel, me quedan dos kilómetros hasta Anento, así que prosigo por el camino, que me lleva entre campos de cultivo, y chopos, primero hasta la Balsa Cerrada, y unos metros más tarde al Peirón, donde ya puedo ver cerca la población de Anento, en la que destaca su Iglesia de San Blas, las cuevas naturales y el Castillo.

Una vez en Anento, me detengo un instante en la Plaza del Pilón, donde se encuentra el bonito edificio construido en piedra, que alberga la oficina de turismo, y una pequeña escultura que recuerda al Aguallueve, desde aquí regreso a la calle principal, y camino hasta el aparcamiento donde doy por finalizada la ruta.



Ver más external

foto

Mirador de la Balsa la Rambla l'Arguilay

Cascada

Aguallueve de 'l'Arguilay

Cascada

Aguallueve de Anento

parquing

Anento (Aparcamiento

Picnic

Area Recreativa Aguallueve de 'l'Arguilay'

Castillo

Castillo

Intersección

Desvío

Intersección

Unión de Caminos

Intersección

Camino de retorno hacia Anento

Intersección

Unión con sendero del Aguallueve de Anento

Intersección

Descenso

Intersección

Desvío hacia el Aguanieve de Anento o Torreón

foto

Mirador de la Loma'l Mocico

foto

Mirador de la Paridera la Vuelta

foto

Mirador de La Gallarda

Información

Plaza (Oficina de Turismo)

Ruinas arqueológicas

Torreón de San Cristobal

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta