-
-
932 m
634 m
0
3,5
7,1
14,15 km

Vista 2922 veces, descargada 85 veces

cerca de San Esteban de la Sierra, Castilla y León (España)

Ruta realizada por el grupo de senderismo SERMAR el 26/10/2013 (Guía Oscar).
La ruta es un itinerario circular con salida desde la Bodega Cooperativa de San Esteban de la Sierra, localidad enclavada en la comarca natural de la Sierra de Francia.
Durante el recorrido nos vamos a encontrar con una serie de lagares, conocidos también con el nombre de pilas o lagaretas. Se trata de cavidades excavadas directamente en la roca de granito realizadas por el ser humano en un pasado no muy lejano. Tales estructuras, dispersas por los campos, tuvieron una finalidad claramente económica, primer proceso en la elaboración del vino. En el término municipal de San Esteban hay inventariadas más de 100 estructuras de esta índole de las que se han señalizado varias por su cercanía a la vía de paso de este recorrido.
Junto a la Bodega nos encontramos con una cruz de piedra y un panel indicativo de la ruta. Tomamos aquí el camino denominado del “Guijarral” y caminamos entre paredones o bancales donde se cultivan vides y olivos.
Prácticamente los 8 primeros kilómetros son en ascensión, más o menos tendida, pero que no supone dificultad alguna.
En unos 800 mts llegamos al alto del Guijarral, desde donde tenemos una hermosa vista sobre San Esteban de la Sierra y los bancales. Aquí hay un panel con imágenes de los trabajos que conllevaba la producción del vino. La vendimia, el acarreo y el pisado de la uva en los lagares.
Continuamos ascendiendo y enseguida llegamos al primero de los lagares. Estamos en el pago de Bajenoso donde están señalizados dos lagares. Para poder observar el primero de ellos nos salimos del camino por nuestra izquierda. Una vez lo hemos contemplado volvemos al camino y seguimos adelante y en 200 mts nos volvemos a desviar a nuestra izquierda para contemplar el segundo de los lagares. Sin volver al camino detrás del lagar hay un mirador (punto panorámico) al que merece la pena acercarse.
Volvemos al camino y continuamos. Por nuestra derecha surge una bifurcación, nosotros seguimos de frente siguiendo el indicador. Un km y llegamos a un pequeño bosque de robles. En una curva pronunciada nos encontramos unos huertos y poco más adelante una fuente de agua.
Otros 500 mts y nos desviamos a la derecha para observar el siguiente lagar. Es el lagar de Valmedroso. Ahora no retrocedemos seguimos el camino de frente para en medio km más llegar a Peña Caballera donde nos encontramos una lanchón de granito en aparente equilibrio inestable. Desde este lugar se obtienen maravillosas perspectivas
Retornamos por donde hemos venido hasta volver a desembocar en el camino principal y continuamos por nuestra derecha. Atravesamos por un bosque de robles, fresnos, cerezos silvestres, castaños y pinos, para llegar en 500 mts al lagar de Las Huertitas I.
Seguimos de nuevo por la pista principal y en otros 500 mts llegamos a Randino. En este lugar estuvo uno de los cuatro lugares que al decir popular conforman el municipio de San Esteban. Nos encontramos en el pago de Las Huertitas, donde señorea el bosque que cada vez gana más terreno ante el generalizado abandono de los campos de labor. Tiempo atrás viñedos, frutales, suertes de fresas, de cereal y huertos ocuparon parte del espacio que hoy cubre el monte. Recorremos brevemente este lugar y tornamos de nuevo al camino principal.
Seguimos avanzando en dirección Este. Un kilómentro y nos encontramos una bifurcación, tomamos dirección Sur, es decir, a nuestra derecha. 700 mts. y habremos salido del bosque. A nuestra izquierda un viñedo. Y a nuestra derecha los restos de un corral para el ganado. Aquí hacemos una pequeña parada para reponer fuerzas.
Hay un camino que sale en dirección Oeste. Nosotros seguimos en dirección SSE. A los 100 mts nos encontramos otra bifurcación. Tomamos el camino de la izquierda, dirección Este, y volvemos a introducirnos en el bosque.
Caminamos durante 800 mts y llegamos al paraje y lagar del Muñiquero. El lagar está en una zona cercada para el ganado y es el lagar de mayores dimensiones de la localidad. Se halla en muy buen estado de conservación y aporta como novedad dos anclajes laterales diferentes a los ya observados. En un extremo del pilón, una excavación en forma de plato nos muestra el lugar de recogida del último mosto.
Estamos a más de 900 mts de altitud, las perspectivas desde aquí son de ensueño. Se abarca desde las cumbres de Béjar, al elevado Macizo Central de Gredos, la alta cuenca del río Alagón y la conocida como Sierra Menor.
Hemos llegado a la máxima altitud de nuestra ruta. Llevamos caminados 8 kms y aquí comenzamos el descenso. Seguimos el camino y enseguida nos encontramos dos bifurcaciones. En ambas tenemos que tomar la de la derecha. Caminamos otros 500 mts y llegamos a Los Pajares. Este lugar era un primitivo caserío y lugar de trashumancia local. Mantiene los restos de casetas dispersas con sus respectivos corrales, arruinados ante el abandono de las últimas décadas. En los alrededores se han localizado once lagares rupestres, alguno de muy bella factura y estupenda conservación.
Más adelante del núcleo principal de los Pajares, nos encontramos el esqueleto de lo que fuera una caseta de cierta entidad con la era delante del caserío y los corrales.
Continuamos el descenso y a la izquierda del camino tenemos la conocida Era del Tío Pablo, de características similares a la anterior y en muy buen estado de conservación.
Traspasada una caseta restaurada y junto a una curva pronunciada, el camino de la izquierda nos lleva hasta el último lagar señalizado del recorrido. Limpiado recientemente por sus propietarios nos permite ver una lagareta con otro modelo de anclaje de prensa que hasta hace poco ocultaban tierra, piedras y matorral.
Desde aquí, seguimos descendiendo. Otro km y llegamos al mirador de la Cruz del Monte, un mirador donde hay dos mesas de piedra con sus bancos desde donde recrearse con el paisaje de las Sierras de Francia y Béjar, la ubicación de pequeños pueblos, lugares naturales y antrópicos de gran interés. En este lugar paramos para reponer fuerzas y descansar un rato.
Volvemos a iniciar el camino. 500 mts y llegamos a la carretera asfaltada. Caminamos por la carretera en dirección Oeste durante 200 mts y enseguida tomamos la pista que sale a nuestra derecha. Podríamos seguir por la carretera hasta San Esteban (1,5 kms) pero pensamos que es mejor abandonar el asfalto y caminar por un camino de tierra.
Por lo tanto, ascendemos durante 1 km hasta alcanzar el camino “del Guijarral” que es por donde empezamos la ruta. Lo alcanzamos en el pago de Bajenoso, donde nos encontramos los dos primeros lagares. Ya solo resta descender por nuestra izquierda poco más de un kilómetro hasta alcanzar la Bodega Cooperativa de San Esteban donde iniciamos y ahora finalizamos esta marcha.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta