Tiempo en movimiento  4 horas 9 minutos

Tiempo  6 horas 13 minutos

Coordenadas 3095

Fecha de subida 23 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
331 m
15 m
0
4,4
8,8
17,65 km

Vista 13 veces, descargada 1 veces

cerca de Valbucar, Asturias (España)

Recorrido circular por la Ruta de los Molinos del río Profundu (PR-AS 137), con retorno por Breceña y Coro siguiendo en sentido inverso parte del Camín de Covadonga.

Valbucar (30 metros) - Villaverde (40 metros) - Molín D'Arriba (185 metros) - Buslaz (350 metros) - Breceña (330 metros) - Villaverde (40 metros) - Valbucar (30 metros)

Valbucar es un barrio de la parroquia de Amandi, situado al final del pueblo y en la carretera AS-255 en dirección al concejo de Cabranes. Pasadas las últimas viviendas existe a la derecha de la carretera, un amplio espacio para dejar el vehículo.

A la otra orilla de la carretera encontramos un panel de la ruta a seguir, en él se señalan los 18 molinos (mas bien sus ruinas) que podemos ver en este recorrido etnográfico, que no nos va a dejar indiferentes. Tomamos el camino que discurre por la izquierda de la finca de La Vega, su entrada amurallada y su viejo paredón que rodeamos, denotan las reminiscencias feudales del recinto.

Una vez en los límites de la finca, nos encontramos con la señal del Molín de Griselda; es lo que podemos ver. Se encuentra cubierto por la maleza al otro lado del río y sabemos que está en la propiedad de la finca La Vega. Lo conocimos por fotos antiguas que recuperamos posteriormente.

El camino discurre por la izquierda del río y es prácticamente, un cauce de piedra húmedo y paralelo a él, que en las épocas de lluvia queda unido. A poco mas de 1 km, salimos a una carretera asfaltada que nos conduce a la zona rural de Villaverde, allí dejamos a nuestra derecha el desvío hacia Lugás con el PR-AS 51, que parte de Villaviciosa hacia Peña Cabrera y con el que compartimos un tramo. Por ese desvío y cruzando el puente está el Molín de Villaverde, es el 2º del recorrido.

En estas vegas de la parroquia de Lugás, se realizaron sondeos sin éxito, por empresas petrolíferas en busca del "oro negro", en el año 2.010.

Alcanzamos la explotación de arándanos El Cierrón, aquí abandonamos la carretera para seguir por la derecha el sendero, que cruza por debajo de los invernaderos. Desde ahora ya no hay mas desvíos: sendero, bosque, pequeñas vegas como el Prau de la Doncella, molinos y río, es una constante en el recorrido hasta el final. El Profundu, Trabanco (este es el único que tuvo vivienda), El Pitu, José Xico, Perea, Perniles, D'Arriba, Pascual, Lalón, La Ullina, La Peña, Esprón, Rea, Peruya, Rosicu y D'Arriba son los otros 16 censados que vamos a ir viendo, o intuyendo por la falta de mantenimiento (no hablamos de restauración), la vegetación y la humedad del bosque va deteriorando a pasos agigantados, este recuerdo de la forma de vida de nuestros antepasados.

Las características del río Profundu, conocido además como Espinadal y también de La Ría, es un regalo de la naturaleza que hasta el siglo pasado, los vecinos de las parroquias de Amandi, Fuentes, Lugás, Coro y Breceña, utilizaron para crear hasta 22 molinos, que llegaron a existir en el cauce del río durante unos 6 kms. El de José Xico fue el último en dejar de funcionar, siendo curioso que su uso final fue el de abastecer de electricidad al pueblo de Cayao.
Los molinos eran de explotación particular y en otros como servicio colectivo, en el primer caso eran 4 los molinos en propiedad y se pagaba mediante una "maquila", que consistía en dejar una parte del grano en pago por los servicios. En los molinos de uso compartido, había que programar día y horas, en los que se iba a utilizar para la molienda, en estos casos existía una persona que además se ocupaba del mantenimiento, sus servicios eran compensados con grano por los vecinos al finalizar el año.

Mención especial merece el Molín de la Peña, es el número 13 del recorrido. Aparte de ser el mejor conservado, está situado junto a un bellísimo escenario, con una cascada y un entorno de bosque y agua, mágico es el entorno e idílicas son las imágenes que allí se consiguen, es sin duda el punto fuerte de la ruta.

A partir del Molín D'Arriba (el último del recorrido), abandonamos el rio Profundu, para ascender hasta el pueblo de Buslaz por la riega de La Bauga. Un panel informativo señaliza junto a las primeras casas el final de la ruta, nosotros continuamos ascendiendo ya por asfalto, hasta encontrarnos con la AS-332 y seguimos por ella durante unos 3 kms en dirección a Villaviciosa, cruzando los pueblos de Breceña y Coro. Al llegar al desvío hacia Cayao, entramos por él y nada mas cogerlo salimos del asfalto, por un camino a la derecha que desciende hacia Villaverde, donde enlazamos con la Ruta de los Molinos. Todo el recorrido en descenso desde Buslaz hasta Villaverde, coincide en sentido inverso con el Camín de Covadonga, que está señalizado con marcas de trisqueles, por lo que es fácil orientarse. Desde Villaverde hasta el final nos queda poco mas de un km, para llegar a nuestro punto de partida en Valbucar, siguiendo el curso del río.

Es una pena que los molinos estén tan, tan abandonados. Si no se toman medidas pronto, la maleza y la agresividad del medio en que se encuentran, los dejarán reducidos a montones de piedras. Una pena que desde el municipio y/o desde el Gobierno del Principado no se tomen medidas para evitarlo.
En el comienzo de la ruta
Entrando en Villaverde
Seguir de frente
Por El Cierrón
Seguir de frente
En Buslaz
Por la AS-332
En Breceña
Después de la Iglesia de Breceña
Hacia Cayao
Hacia Villaverde
Hacia Villaverde
Hacia Villaverde

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta