-
-
856 m
795 m
0
2,7
5,5
10,93 km

Vista 77 veces, descargada 3 veces

cerca de Corcos, Castilla y León (España)

Realizado por el Ayto. de Corcos.
Puede iniciarse desde la plaza de San Miguel tomando la calle Montenegrón y seguir por el camino de las canteras. Se abandonan a la salida del pueblo las naves agrícolas y el viejo depósito de agua. Debido a la pendiente del camino, hasta alcanzar el monte, éste se halla descarnado por la escorrentía, y todo él, incluida la zona del páramo, con profundas roderas de tractores que realizan las tareas agrícolas en amplias parcelas arrancadas a un bosque descuajado que esconde su pasado en pequeñas islas residuales de encinas y quejigos, majanos y eriales con ruinas de viejos corrales. La contemplación de los valles parameros constituyen un descanso para la vista. Atravesando el muro de las antiguas canteras y un espacio de escombreras, se alcanza el Rasillo.
El toponímico nos revela la morfología del paisaje. La roturación no ha logrado levantar la capa de roca pontiense que aflora por doquier. Parcelas de labrantio, praderas, eriales, alternan con nostálgicos corrales derruidos de “ganado ovejuno”, como rezan viejas propiedades esctrituradas. Se adelanta el camino entre el bosque mediterráneo, hasta alcanzar el camino que llega hasta Cigales adentrándose en el valle de la Mesa en que se forma el arroyo de Valcaliente. Es un paisaje idílico, en que, aunque mutilado,l pervive el bosque natural y el encanto del arrullo de pájaros y aguas salvajes. La ruta alcanza el camino de la Barranca, para descender hacia el valle de Santa Coloma. El camino de la Barranca recorre un tramo del páramo en el que los majanos parecen ser túmulos del bosque natural descuajado y roturado.
Desciende al valle de Santa Coloma, paralelo a los manantiales y arroyo, en el pasado torrencial, tal vez origen del asentamiento. De su importancia nos hablan su toponimia y sus vestigios: santa Coloma, san Pelayo, ruinas pétreas de huertos y colmenares, y, sobre la cresta de la izquierda, el Camino de Calvario, más tarde, de las Cruces, arrancadas por los arados, mutiladas y tiradas en las linderas, hoy, recogidos sus restos, pueden contemplarse en torno a la iglesia donde va a concluir esta bellísima ruta.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta