Coordenadas 3201

Fecha de subida 15 de abril de 2018

Fecha de realización abril 2018

-
-
20 m
-4 m
0
6,8
14
27,23 km

Vista 112 veces, descargada 3 veces

cerca de Venta Quinquiller, Valencia (España)

Ruta por el Parque Natural de la Albufera, con el objetivo principal de visitar el Ullal de Reserva del Samaruc, microreserva de fauna y reserva de flora, donde viven especies en peligro de extinción, siendo el principal el Samaruc, un pececillo autóctono de 5 cm de longitud, además de otras especies protegidas. También hemos visitado otros Ullals como el de la Senillera, el de la Mula y el Gros.
Para visitar la reserva hay que llamar previamente al Ayuntamiento de Algemesí y concertar día de visita, solamente se hacen 6 visitas guiadas al año, los meses de abril, mayo, junio julio, septiembre y octubre. La visita guiada de la reserva la teníamos concertada al as 10 de la mañana, por lo que antes fuimos a visitar la Pared del Molinet y la Torre de Trullas, para llegar a tiempo a la hora concertada. Después de la visita a la reserva fuimos a visitar el resto de Ullals de la zona, cercanos a la reserva.
Esta ruta, aunque pone que es de cerca de 28 km, la hemos realizado mixta, es decir unos tramos en coche y otros caminando. Hemos hecho en el coche 5 paradas, para a continuación hacer la visita a los puntos interesantes caminando, por lo que en total caminando hemos hecho aproximadamente 7 km, el resto han sido en coche.
El punto de inicio de la ruta está la carretera V-42, entre Almussafes y Algemesí, en el punto Km 9,5, hay una rotonda y el restaurante El Ciervo, dejamos la carretera y cogemos un camino rural en dirección este. En la misma rotonda comienza el inicio de la ruta en el track (39° 13' 46.4" -0° 25' 19.8").
La primera parada la hemos hecho para visitar la Pared del Molinet, que está a 100 metros del camino. Del antiguo Molinet solamente que da un trozo de pared, que se mantiene en pie, son los restos de un molino que se movía aprovechando la fuerza del agua de la Séquia Comuna.
La segunda parada la hacemos al llegar junto al Ullal de la Reserva del Samaruc. Salimos caminando junto a la valla del recinto en dirección norte para coger el camino de la Torre de Trullás, que está a 2,5 km. Cuando llegamos, vemos que la Torre ha desaparecido, solamente quedan unos restos, indicando el lugar donde estuvo construida. Se trata de una torre mora que fue destruida totalmente y hace unos años que se recogieron los restos originales para recordar el lugar. Luego hemos hecho el camino de vuelta hasta la reserva y hemos almorzado para ser puntuales a la hora de la apertura de la valla.
La visita ha sido guiada por Rafael Onofre, un biólogo muy experto en toda la fauna y flora de la zona, además de ser un enamorado de la naturaleza, que vive con mucha pasión este proyecto de la reserva. A lo largo de todo el recorrido nos ha dado una lección magistral de todas las especies existentes, resaltando el Samaruc como especie autóctona, única en el mundo, amenazado de extinción. También hemos visto el Nenufar, una planta acuática, enraizada en el fondo, cuyas hojas flotan en el agua y con unas flores blancas que se abren durante el día. Además de otras especies, como el trébol de 4 hojas, un helecho que habita en lugares húmedos, muy abundante antiguamente y que ahora es muy difícil conseguir que crezca. Ha sido una gozada la visita enriquecida con toda serie de explicaciones. En la despedida Rafael nos ha indicado que del Nenufar solamente queda las especies que hemos visto en esta reserva y en el Ullal de la Mula.
La tercera parada la hemos hecho para visitar el Ullal de la Senillera. Está situado junto a un hangar donde hay avionetas y helicópteros, en los que se puede alquilar un paseo de 15 minutos. El lugar está bien arreglado, se puede dar la vuelta por un pasillo de madera y tiene un nacimiento de agua junto al mismo, con unos bancos para descansar.
La cuarta parada la hemos hecho para visitar el Ullal de la Mula. También está situado junto a un hangar, donde hemos visto que estaban volando pequeños aviones de aeromodelismo. A la otra parte del camino, dentro de la Séquia de desagüe, llamada de L’Escorredor, han construido una fuente muy original. El Ullal es el más pequeño, pero como nos había avisado Rafael, es el único lugar donde habita el Nenufar de forma natural, además hemos podido comprobar que ocupa casi todo el lago y en el momento de la visita estaba con todas las flores blancas abierta, en fin, una pasada de descubrir toda la riqueza que tenemos en nuestra tierra.
La quinta parada le hemos hecho para visitar el Ullal Gros. Hemos dejado el coche junto al camino y hemos caminado junto a la Séquia del Ullal 100 metros hasta llegar al lago. Es el Ullal que menos interés tiene en cuanto a variedad de especies, pues simplemente hemos visto una balsa de bastante tamaño, rodeada de las plantas acuáticas del entorno, siempre comparado con los que habíamos visto anteriormente.
Cuando hemos vuelto a los coches en la quinta parada hemos terminado las visitas. Desde este punto hemos cogido los coches y hemos seguido el camino para terminar en la salida a N-332, en la rotonda que está en la entrada de Sollana, porque nos interesaba salir por este sitio. También se puede volver por el camino hasta llegar a punto por donde habíamos entrado al principio de la mañana, en la V-42.
Nos ha encantado la ruta, hemos descubierto algunos rincones de la comunidad muy interesantes que desconocíamos, con una buena temperatura, con una buena compañía y con un buen aroma de azahar durante toda la mañana.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta