Coordenadas 199

Fecha de subida 9 de mayo de 2018

-
-
45 m
4 m
0
1,0
2,0
4,06 km

Vista 300 veces, descargada 0 veces

cerca de Iria, Galicia (España)

“En Iria, en casa de la abuela, en la casa en la que vine al mundo, me siento muy feliz recorriendo de nuevo mis viejos paisajes familiares, Pedreda, Pazos, el río Sar, el Monte Meda, los literarios pinares de Bastabales, la casa de La Retén con sus recuerdos de Rosalía, Herbón con sus pimientos y sus lampreas, hacía ya tiempo que no caminaba por este rincón para mí entrañable del que llegué a pensar que no volvería a verlo nunca.”
Camilo José Cela. Memorias, entendimientos y voluntades.
Edificio de interés

Casa natal

“En la vía, en el paso a nivel de Iria Flavia, construyó mi bisabuelo su casa, como buen ferroviario, y en esta casa nacimos mi abuela Nina y yo. La casa de Iria es una casa cuadrada, de dos plantas con dos galerías, una al norte y otra al sur, y con la fachada principal –que ahora, con la desviación de la carretera, queda a la parte de atrás- cubierta por completa de guisantes de olor, de rosas francesillas y de madreselva. Alrededor de la casa hay un jardín donde en tiempos – tiempos que yo recuerdo, ¡ay!, perfecta y dolorosamente- crecían las palmeras airosas, y el inmenso y extraño naranjo, y el aromático limonero y, a su lado, el pino real y el árbol del holle, el árbol de las navidades inglesas y de los más clásicos christmas-cards, con sus pinchantes hojas de un verde brillador y sus minúsculos frutos de un rojo reluciente.” “A las nueve y veinte de la noche del día 11 de mayo de 1916, jueves, vine a este valle de lágrimas en la casa del paso a nivel de Iria Flavia, ayuntamiento de Padrón, diócesis de Santiago de Compostela, provincia de La Coruña, banda de estribor de la ría de Arosa, allá donde se encuentran los ríos Sar y Ulla; fui el primer hijo de los varios que tuvieron mis padres” “Yo nací nieto de ferroviarios, como ya dije, y con la cama de mi madre retemblando por el paso del tren." “En Iria, en casa de mi abuela, paso la tos ferina. Es el tiempo de las vacas gordas en la familia y tanto la abuela como mis tías pintaron de oro y azul aquellas semanas, felices a pesar de los golpes de tos que me dejaban rendido y medio muerto. Años más tarde –pocos años más tarde- y subido a un manzano, como oí decir que hacía Rosalía, escribo mis primeros versos: Oda al mar y Madre, madre. Los originales los guardó mi madre hasta la guerra civil, en que se perdieron. Al pie del manzano hay un criado, por si me caigo.” ”Merendábamos en un pradito que había detrás de la casa y que hoy se comió la desviación de la carretera.” Camilo José Cela. La rosa.
Waypoint

Vía ferrocarril

“Era un ferrocarril familiar en el que las pescadoras y las lecheras pedían rebaja en la taquilla, con unos trenes amables y renqueantes tirados por viejas máquinas que parecían sacadas de las películas del Far West. Las locomotoras –más humanas, mucho más humanas que las que vinieron después-, tenían sus nombres propios grabados, en una placa reluciente, sobre la panza: Princesa de Asturias, Príncipe de Gales, María Cristina, Ría de Arosa, Minero Primero, Vázquez Mella. Cada tren tenía su maquinista y su fogonero, siempre los mismos, y la gente, en vez de hablar de mixtos y de correos, llamaba a los trenes por el apellido de su conductor: «Xa ven Pereira», «Hoxe pasa a tempo Lourido», «Fernández Leva moito retraso», etc. Algunos escritores se metieron con el tren, porque paraba delante de la casa para que nos bajásemos alguno, o en un túnel para que el fogonero llenase el botijo de agua fresca. Allá ellos.” Camilo José Cela. La rosa.
Museo

Fundación Pública Galega Camilo José Cela

“Aquí se encierra todo cuanto, desde hoy, dono a la cultura para su mejor beneficio y más adecuado y provechoso logro. Lo que aquí se ha de guardar lo entrego a la cultura, decía, ese latido que se expresa en todas las lenguas del mundo, presentes y aun pretéritas, vivas e incluso muertas, grandes y también pequeñas, de origen cierto y noble de cuna desconocida y borrada, pero también lo deposito –y ni por capricho ni por casualidad- en el confín del Occidente que me vio nacer para mi fortuna y mi orgullo. Vaya hacia esta verde y luminosa y entrañable latitud mi mejor y más rendido reconocimiento.” Camilo José Cela. Discurso de inauguración de la Fundación Camilo José Cela (Iria Flavia, 11/6/1991).
Arquitectura religiosa

Santa María de Adina

“Me bautizaron cuando me recuperé un poco, en la Colegiata de Santa María la Mayor de Adina, donde en tiempos idos fue obispo San Pedro de Mezonzo, el inventor de la Salve”. “En torno a la iglesia donde fui bautizado, está el cementerio de Adina, que cantó Rosalía de Castro. En él yacen hoy mis abuelos y mis dos hermanos muertos; cuando nací, aquella tierra no guardaba más que huesos de bisabuelos, huesos sobre los que no toca llorar.” Camilo José Cela. La rosa. “Sobre el cementero de Adina, que cantó Rosalía en verso estremecido y cadencioso, vuela la paloma. Entre la madreselva florecida y la hermética y ofendida camelia, crece el olivo funerario, el olivo que se salió de su geografía, el olivo que no da olivas, de tan aristocrático como se siente, pero que presta sombra y regala recuerdos y esperanzas.” Camilo José cela. Del Miño al Bidasoa" “Santa María la Mayor de Iria Flavia, enlosada de epitafios, espantada en sus hieráticos santos románticos y rodeada de un cementerio –el tierno cementerio de Adina, de Rosalía- donde los muertos se cubren con dulce tierra, la madreselva olorosa y enamorada se cuelga por los muros y el olivo es el árbol funerario, alza su arquitectura al borde mismo del camino real”. Camilo José Cela. “Iria Flavia”. [Sí, suplemento de Arriba, Madrid, 25-7-1943].
Waypoint

Tumba de Camilo José Cela

“Ahí enfrente, en el cementerio de Adina que cantó Rosalía de Castro y del que la irresponsabilidad histórica se llevó por delante sus cenizas, quedarán mis huesos cuando les llegue su preciso tiempo; ahora que todavía soy dueño de ellos, ruego y solemnemente proclamo poniendo a Dios por testigo, que no sean tocados ni trasladados jamás a lugar diferente alguno. Y por aquí y por ahí y volando sobre esta feraz y mansa y civil vega de Iria Flavia, entre mis dos ríos, el verde y hondo Ulla y el rumoroso y a las veces enloquecido Sar, quedará flotando mi alma de gallego errante que, antes de que fuere ya tarde, probó a meter un poco de orden en el recuerdo y en la voluntad, en los papeles y hasta en la muerte”. Camilo José Cela. Discurso de inauguración de la Fundación Camilo José Cela (Iria Flavia, 11/6/1991).
Waypoint

Pedreda

“Pedreda es una aldea que queda enfrente de casa, al lado de un bosquecillo de robles entre los que crecen las violetas y las fresas silvestres, el húmedo musgo, el fresco helecho, el tierno culantrillo y la mora agraz y de color morado”. “En el bosquecillo de Pedreda me tumbo en el suelo, con la cabeza apoyada en el regazo de la niñera y miro cómo las mariposas de grandes y pintadas alas revolotean a mi alrededor.” Camilo José Cela. La rosa.
Waypoint

Arretén

“Hacia La Retén viven las camelias y las gardenias y las magnolias, cuyas hojas se pueden fumar, con sus flores delicadas, bellas y tristes”. Camilo José Cela. La rosa.
Museo

Casa Museo Rosalía de Castro

“Rosalía de Castro murió en el barrio de la Matanza, frente a la estación de ferrocarril. Su casa, sin encanto alguno, luce en la fachada una lápida que perpetúa el acontecimiento. El paisaje poético de Rosalía –Bastavales, Santa María de Adina, Padrón, Lestrove- fue el mismo que me vio nacer.” Camilo José Cela. La rosa. “En la casa padronesa en que vivió Rosalía de Castro en La Matanza, frente a la estación del ferrocarril, se ha instalado un pequeño museo en su homenaje; hay pocas cosas todavía –y ninguna importante- pero, al menos, hay un sitio para irlas guardando a medida que vayan apareciendo, si aparecen.” Camilo José Cela. “La casa de Rosalía de Castro”. [Mundo, 9-1971].
árbol

Xardín botánico

“… Padrón, villa cuyo jardín es tan hermoso que el gobierno lo declaró monumento nacional.” Camilo José Cela. La rosa.
Waypoint

Praza de Macías o Namorado

“En la plaza de Macías el enamorado hay una pastelería –Casa Latorre- en la que yo algunas veces, invitado por mi tío Jorge, comía un par de cañas, o tres, de hojaldre relleno de suave y aromática crema. La bajaba con un vaso de sifón que indefectiblemente me daba hipo.” Camilo José Cela. La rosa.
Waypoint

Praza de Camilo José Cela

“La casa de las señoritas de Molino estaba –y sigue estando- en el Espolón, esquina a lo que hoy se llama plazuela de Camilo José Cela. Antes, mi plazuela no tenía nombre, era un rinconcito que no se llamaba de ninguna manera. Cuando Moncho Pazos, el alcalde, me dijo que querían poner mi nombre a alguna calle o plaza de la villa, yo, tras agradecérselo, porque siempre gusta ser profeta en la propia tierra, le puse un única condición: la de que no me prestaba a suceder a nadie. -Mira, alcalde, esto de andar cambiando los nombres de las calles, a mí me parece una estupidez sin sentido común. Si en Padrón queda algún sitio que no tiene nombre y me lo queréis dar, yo encantado. Pero vestir a un santo tras desnudar a otro, es cosa que no me gusta. Si algún día me apedrean la lápida, por lo menos que la apedreen sin razón, ¿no te parece?. El sitio aún sin bautizar que quedaba en la capital del ayuntamiento en que nací, era la placita que ahora lleva mi nombre y que está entre el Espolón y la plaza de Macías el Enamorado. Mi lápida la descubrieron, sin mi presencia el 17 de agosto de 1947; yo no pude asistir porque en el encierro de Cebreros, un toro me dio semejante paliza que me dejó baldado más de una semana.” Camilo José Cela. La rosa.
Waypoint

Espolón. Monumento a Camilo José Cela

“Padrón por las fiestas de la patrona, está muy animado y al cobijo de los viejos árboles del Espolón, el paseo que corre a las verdes y mansas orillas del Sar, se levantan las barracas del tiro al blanco y de la mujer barbuda, los puestecillos que enseñan la blanca almendra bañada y la refulgente joya de bisutería, la fuente de limpia loza y la bandeja que muestra, llena de orgullo, el malva y verde y salmonado pañuelo de crespón de los domingos. En un extremo del paseo, en la esquina donde empieza el ferial del puerco rentador y de la vaca ubérrima, humea, pegajosa y densa la profunda y casi demoníaca sartén de los churros.” Camilo José cela. La rosa.
Waypoint

Espolón. Monumento a Rosalía de Castro

“Espíritu hipersensible, sismógrafo de los más mínimos y elementales movimientos de las almas, Rosalía pobló, con su voz delicada y poderosa, las más bellas constelaciones del sistema estelar de nuestra poesía.” Camilo José Cela. “Sobre el alma gallega y sus facetas” Conferencia leída en el Teatro Nacional de Caracas (26-7-1953).
Arquitectura religiosa

Río Sar. Igrexa de Santiago

“Con el rumbo en la estrella Polar y a las espaldas el cariñoso y cauteloso paisaje de las Rías Bajas, el vagabundo, que va en son de peregrinaje a Compostela, a pedir al apóstol que acabe de curar el mal que comenzara a sanar Santa Marta de Ribartene, se detiene en el vetusto Padrón, a rezar por su alma y por sus dolientes carnes anta la piedra santa –el Pedrón- donde, hace ya muchos años, unos extraños navegantes amarraron la barca que traía el cuerpo muerto de Nuestro Señor Sant Yago, el de la concha de vieira.” Camilo José Cela. Del Miño al Bidasoa.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta