Tiempo  6 horas 14 minutos

Coordenadas 2285

Fecha de subida 23 de enero de 2019

Fecha de realización enero 2019

-
-
1.240 m
752 m
0
5,4
11
21,55 km

Vista 199 veces, descargada 10 veces

cerca de El Berro, Murcia (España)

Según el libro La Ruta del Jurásico, publicado en 2006 por la Dirección General del Medio Natural de la CARM, los antecedentes mineros de Sierra Espuña, pueden resumirse en los siguientes hitos:

En 1858 se descubre en el paraje de la Almolaya de Campix (Totana), un yacimiento de carbonato y sulfuro de plomo en plena superficie, de considerable riqueza y espesor inicial de 1 metro, lo que desató la fiebre minera vivida en Murcia durante el siglo XIX. Una fiebre tan fulminante como efímera, por el rápido agotamiento del filón de la mina “San Andrés”.

Referente a la explotación de hierro, el Archivo Municipal de Totana conserva las solicitudes de explotación de varias minas en el paraje de Campix y Cabezo de la Cava, en la vertiente sur de Sierra Espuña. Datan de 1907 y corresponden a las minas Pepito, María, Los Anticipados, La Valerosa y Salvador.

La existencia de carbón en Sierra Espuña fue descubierta de manera fortuita, pudiéndose establecer tres etapas bien diferenciadas:

ETAPA 1: Se inicia en 1917 cuando cierto obrero encontró en el Barranco de la Hoz unos niveles de arcilla negra pulverulenta que pudo quemar en el hogar. Una pequeña excavación puso al descubierto una capa de carbón duro y brillante de 50cm de potencia. De ahí se deriva la mina San Vicente, en un momento que la demanda de carbón aumentaba considerablemente, por los efectos de la 1ª Guerra Mundial. La explotación de la mina San Vicente correspondió a Nueva Industria, domiciliada en Cartagena, comenzando la extracción en marzo de 1917. La producción diaria llego a ser de 10 toneladas de mineral. Esta etapa acaba tras el fin de la Gran Guerra, ante la imposibilidad de mantener los beneficios por el elevado coste del acarreo.

ETAPA 2: Se inicia en la década de 1940, en los años de la 2ª Guerra Mundial, cuando las importaciones de combustible de nuestro país se redujeron drásticamente y se hizo imprescindible la búsqueda de nuevos yacimientos. En esta situación, la Compañía Industrial y Comercial firmó un contrato de arrendamiento con la propietaria de las minas, Termoeléctrica Industrial Española, SA, con el objeto de intensificar las explotaciones de carbón en Sierra Espuña.

Se emplearon 47 obreros sin que la explotación llegara a mecanizarse. Se obtenía un producto de mediana calidad, que debía enfrentarse al gravoso problema de los transportes (en gran parte con caballería) y el precio del combustible. En 1944 se clausuró la explotación.

ETAPA 3: A finales de los años 50 se reanudan por última vez los trabajos de las Minas del As en el Barranco de la Hoz, bajo la cuerda de los Carrascales, próximas a Cerro Perona. Se emplearon obreros de El Berro y Alhama, que aún recuerdan el duro modo de vida en Las Casas de los Obreros donde habitaban, la Casa del Ingeniero y las cuadras de los numerosos burros en los que transportaban el material más de 6 kms. En esta ocasión, las minas se mantienen operativas hasta 1966, año en que se abandona definitivamente la actividad minera debido en gran medida a la llegada del fuel-oil a Alcantarilla.

Los estudios geológicos realizados por el ingeniero de minas José de Gorostizaga y López en los alrededores del Barranco de la Hoz dieron como resultado el descubrimiento de un yacimiento de fosfatos en 1921.

Los niveles de arcillas verdes ricas en fosfatos se localizan en unas calizas margosas del Cretácico Inferior con abundantes fósiles de erizos, que afloran a 200 metros al sur de las viviendas en hilera de Prado Mayor. Su puesta en explotación comenzó en 1924, a cargo de Sociedad Termoeléctrica Industrial Española. Se emplearon 22 obreros y en ellas se obtuvieron 2000 toneladas en el primer año de explotación, pero también en este caso, los elevados gastos de transporte acabaron con el cierre de la actividad minera.

Según los planos elaborados por D. Ricardo Codorniu en 1898, en esas fechas se accedía a la sierra desde Alhama por Moriana, junto al cabezo Salaoso, a través del camino de la casa del Paleto, que en Fuente del Paleto se divide en el camino de La Hoya del Carbón y El Estrecho y el camino que pasa por los Collados y el Turullón, ambas con final en la Huerta de Espuña. Otra forma de acceso era la senda que pasa por Carmona y sube por el río Espuña, por los viveros de la Bermeja y Casa de Leiva.

En todo caso, desde la Huerta de Espuña se utilizaba el Camino de Prado Mayor para acceder al Barranco de la Hoz. Al lado norte para la explotación de carbón y al lado sur para extracción de fosfatos. Es por ello que vamos a utilizar este camino como los antiguos mineros, aún sabiendo que accediendo por Collado Mangueta podríamos ahorrar unos 5-6 kms.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA MINERA:
Partimos de Área Recreativa la Perdiz, seguimos la Ruta del Dinosaurio y luego el Camino de Prado Mayor hasta las inmediaciones del Collado Blanco, descendemos a Fuente Blanca y llegamos a las inmediaciones de las casas de los obreros de las minas a cielo abierto de fosfatos.

A continuación entramos en la parte norte del Barranco de la Hoz, donde tras pasar una zona algo complicada, salimos a camino de tierra que nos va acercando a la zona minera. El camino pasa a senda y ya próximo a las Casas de los Ingenieros, hay carteles que indican la existencia de una explotación apícola. No hay que preocuparse, es suficiente con dejar en paz a las abejas.

El Barranco de la Hoz tiene sus dimensiones. Comienza próximo a los Pozos de la Nieve de Cartagena, en las inmediaciones de Collado Mangueta y llega a Prado Mayor, donde parece desaparecer, pero no, continúa dirección norte por la zona donde se extrajo carbón (minas del As) y luego por un recorrido bastante salvaje se aproxima a Pliego. Me queda por hacer la tercera fase, las otras dos no tienen desperdicio. El primer tramo aparece en cierta cartografía como Barranco del Toril.

Tras la Casa de los Ingenieros y campo a través nos elevamos hasta alcanzar la cima de Cerro Perona (1191). Tal vez lo mas complicado sea el avance desde el hito, por eso recomiendo descender y avanzar pegado a la cornisa. A partir de ahí vamos cresteando, aunque al final las cosas se complican con pasos delicados. Pero el recorrido por la cuerda, justifica las inquietudes vividas.

En el retorno destaco el tramo de senda que discurre próximo al Barranco de Leiva, donde encontraremos el antiguo pozo de nieve conocido como Pozo de las Ánimas, de la Villa o del Valle de Leiva, que figura en el Catálogo de Protección Etnográfico de Alhama de Murcia. Construido a principios del siglo XVIII, con 8 metros de profundidad y dos vanos de entrada. Sobresalía 2 metros sobre el nivel del terreno, desde donde arrancaba la cúpula, seguramente de ladrillo. Muy recomendable este tramo.

Finalizo el resumen con varias fotos de sitios emblemáticos de Sierra Espuña, todos muy próximos al Centro de Visitantes Ricardo Codorniu, que vale la pena contemplar de regreso a Alhama.
Esta parte final es la mas delicada
Señalamos el punto de entrada pues puede pasar desapercibido
A la subida no reparé en el y tuve que hacer algo de campo a través por el Barranco

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta