-
-
189 m
-34 m
0
1,3
2,5
5,02 km

Vista 8971 veces, descargada 240 veces

cerca de Laredo, Cantabria (España)

Saliendo de la Puebla Vieja a través de la Puerta de la Virgen Blanca (Siglo XIII), encontramos a la izquierda una estrecha calleja en cuya entrada se encuentra la señal que indica el comienzo del itinerario. Ascendiendo por este angosto camino, que discurre junto a las murallas medievales que sirvieron de cierre al casco urbano pejino, nos dirigimos hacia la Atalaya. Estos antiguos muros, colonizados por una variada vegetación rupícola se ven coronados, a tramos, por densas acumulaciones de hiedra que le confiere un aspecto abovedado. Desde el sendero por el que subimos nacen encajonadas callejuelas que dan acceso a las “Viñas”, pequeños huertos familiares que, hasta principios del siglo pasado, fueron cultivados con cepas para la producción de uvas destinadas a la elaboración de chacolí (vino blanco producido a partir de uvas verdes, lo que provoca una cierta acidez).
Bordeando el cementerio, continuamos el camino dejando a la espalda la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (siglo XIII) ascendiendo hasta llegar al cruce con el camino que, desde el Secar, sube a la Atalaya. Un punto desde el que podemos disfrutar del incomparable paisaje que allí se describe.

Tras la inevitable parada en esta pequeña explanada para recuperar el aliento y contemplar la panorámica de 360º que nos brinda, podemos seguir el recorrido atendiendo la indicación de la señal de la ruta que allí se encuentra. De esta manera, continuaremos hacia la derecha por la senda de adoquines, que discurre junto a los prados que se extienden entre los acantilados y los muros de piedra de las huertas. Estos muros, bajos y discontinuos, conectan con los de las ruinas del Castillo y Ermita de San Nicolás, histórico edificio donde hasta finales del siglo XVIII estuvo ubicado un beaterio de monjas recoletas. Esta construcción quedó definitivamente destruida en los combates de asalto contra los franceses que tuvieron lugar a principios del siglo XIX, conservándose en la actualidad tan sólo unos derruidos paredones. Estas ruinas se sitúan en una inflexión del camino que, tras girar 90º a la derecha, desciende ahora por una corta pendiente que junto a antiguas paredes de mampostería nos conduce hasta El Secar, a través del cual nos dirigiremos a Valverde.

El Secar constituye uno de los tradicionales barrios agroganaderos que se mantienen en los alrededores del núcleo urbano pejino. Prados, huertas y casas dispersas bordean un camino asfaltado que llega, casi sin desniveles, hasta el empinado sendero que sube a Valverde. Esta senda cruza extensos y ondulantes prados de los que se separa por tapias de piedra y setos naturales poblados con una interesante vegetación arbustiva. Laureles, saúcos, aladiernos, avellanos, sauces, espinos y endrinos sirven de soporte a llamativas rosas silvestres y olorosas madreselvas formando un singular cortejo vegetal que nos acompañará durante toda la ascensión.

A medida que nos acercamos al alto, la vegetación se hace más espesa y de mayor porte, creciendo robles, castaños y fresnos, cuyas cúpulas se unen dando un aspecto abovedado al camino. Casi al final del mismo nos encontramos, a la derecha, una interesante edificación. Se trata de la casa de veraneo de don Diego Cacho Sierra, acaudalado laredano del siglo XVIII, quien, además de construir esta soberbia casa de recreo y la ermita contigua, mandó empedrar el camino por el que acabamos de ascender.

Acabando la ascensión encontraremos la recompensa al esfuerzo de la subida. Desde aquí se divisa una incomparable panorámica en la que todo Laredo, la playa La Salvé, la bahía, el estuario del Asón y los montes que los circundan, adquieren una espectacular perspectiva de conjunto que solo la altura nos puede brindar.

Una vez en Valverde la ruta continúa hacia la derecha, en dirección a las Cárcobas. De nuevo aquí el camino vuelve a ser asfaltado y la comodidad de su transito nos permite disfrutar aún mas, si cabe, de las bellezas naturales de la zona. Las magníficas vistas que nos acompañan en este tramo ponen de manifiesto la alta calidad ambiental del entorno. En los prados, que desde aquí se dirigen al mar, aparecen interesantes manchas de bosque atlántico caducifolio, las cuales confieren al paisaje un cromatismo cambiante con las estaciones del año. También se desarrollan en estos prados otras formas arboladas de color y características más constantes. Se trata de los encinares cantábricos, auténticas joyas de la botánica regional, poblados por vegetación perennifolia, como la encina, el laurel o el aladierno, que aprovechan los afloramientos calizos para su crecimiento.

Tanto unos como otros bosquetes albergan, asimismo, una rica fauna de vertebrados e invertebrados. Entre los primeros podemos destacar mamíferos como zorros, tejones, erizos, comadrejas y jinetas, o aves como las palomas torcaces, mirlos, urracas, arrendajos, pitos reales, agateadores norteños y abubillas. Respecto a los invertebrados son los insectos el grupo predominante destacando la presencia de escarabajos y mariposas.

Los prados, que nos acompañan durante todo el recorrido a las Cárcobas, están separados del camino por densos matorrales de zarzas, espinos blancos, endrinos, avellanos sauces, saúcos, rosales silvestres y cornejos. Junto a ellos destaca el porte de algunos ejemplares arbóreos dispersos que aparecen junto al camino. Robles, castaños, nogales, fresnos, chopos y cerezos, sirven de posadero a cientos de jilgueros, verdecillos, pardillos, chochines, currucas, verderones y petirrojos, pequeños pajarillos cuyos trinos constituyen la banda sonora que nos acompañará durante todo el camino, tan sólo alterada por el tintineo de los campanos que mueven las vacas mientras pastan en las praderas contiguas.

Con este acompañamiento natural de vida y paisaje llegamos al núcleo principal del barrio de Las Cárcobas. Allí encontraremos, al borde del camino, una pequeña capilla dedicada a la Virgen Bien Aparecida, patrona de Cantabria cuya fiesta se celebra el 15 de Septiembre. Junto a la capilla encontramos dos boleras en las que se practica de diferente forma el deporte autóctono de los bolos. Ambas modalidades tienen una amplia tradición en Cantabria y su práctica es habitual en decenas de pueblos de nuestra región. Una de ellas, el bolo-palma, es la especialidad bolística más extendida en toda Cantabria, mientras que la otra, el pasabolo-tablón, está más arraigada en la zona oriental de la región, así como en la vecina Vizcaya y en el norte de Burgos.

Tras la parada en la ermita y las boleras, continuamos ruta ya en descenso constante hacia Laredo. Durante la bajada, podemos contemplar una nueva panorámica de la villa. Continuando el descenso llegamos al barrio de La Llana, donde podemos abandonar la carretera asfaltada, que continúa hacia la izquierda, para coger un sendero hormigonado, que viene de frente, por el que seguiremos la ruta. Bajando una corta pero empinada cuesta, llegamos a la carretera general de acceso a Laredo, que hemos de cruzar extremando la precaución ya que el paso se encuentra en una curva con escasa visibilidad. Así llegaremos a las “escalerillas”, nombre popular por el que se conoce en Laredo a una larga y tendida escalinata que, nos llevará hasta la Puerta de San Lorenzo o de Bilbao (edificación sobre arco rebajado del siglo XVI). A través de este arco llegamos a la calle San Francisco, importante rúa del Arrabal pejino que, ya en pleno casco urbano, podemos considerar el final de nuestro recorrido. Aquí, al pie de las escalerillas encontramos la cabecera de la medieval Iglesia del Espíritu Santo, cuyos canecillos bien merecen una mirada antes de abandonar definitivamente la ruta.

Ver más external

4 comentarios

  • Laredo Turismo 15-abr-2013

    Esta es una ruta fácil, llena de alicientes, entre ellos disfrutar de algunas de las mejores panorámicas de Laredo y su bahía. Asimismo, sirve para adentrarse en el ambiente más rural de una villa que conjuga tierra y mar en un espectáculo cromático y de paisajes absolutamente espectacular. La ruta discurre continuamente por la fachada más salvaje de la costa pejina. Acantilados que caen de forma vertical sobre el Cantábrico y que dan pie a calas como la del Puerto de la Soledad -en la Desembocadura del Túnel- o el Aila y La Lastra.

    La partida tiene lugar a los pies del antiguo Ayuntamiento. A través de la Rúa Mayor, remontaremos las viejas calles hasta doblar por la calle San Martín y atravesar la denominada Puerta de la Blanca. Nada más rebasar este antiguo acceso a la ciudadela medieval, tomaremos un estrecho camino que nos conducirá hacia la zona de El Secar. En este punto contemplaremos unas impresionantes vistas de la playa de la Soledad, tramo final del Túnel de la Soledad. A partir de ahí arranca un itinerario ascendente con algunos tramos de pendiente pronunciada que se superan sin mayores dificultades.

    Camino de Valverde nos toparemos con la casa de veraneo de don Diego Cacho Sierra, popularmente denominada "Casa de los Escudos". Tras superarla, nos encontraremos a los pies de un pequeño promontorio, que merece la pena ascender para disfrutar con unas vistas inigualables.
    El retorno lo haremos en dirección al barrio de Las Cárcobas. Allí nos toparemos con la coqueta capilla dedicada a la Virgen Bien Aparecida y atravesaremos el campo de pasabolo tablón, una modalidad espectacular que se juega en esta zona oriental de Cantabria así como en núcleos de Vizcaya y de Burgos.

    A partir de aquí se iniciará el descenso que nos conducirá a través de La Llana y Las Escalerillas, hasta la puerta de San Lorenzo o de Bilbao, introduciéndonos en el perímetro de la Puebla Vieja de Laredo.

  • Foto de Cyll

    Cyll 10-feb-2014

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Una ruta muy fácil de seguir y bonita por el entorno y las vistas. Probaré a hacerla en sentido inverso, para disfrutar de las vistas de la bahía bajando.

  • Foto de Sapin23

    Sapin23 13-oct-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Una ruta con encanto si estais por Laredo.
    Se puede hacer bien subiendo por el Atalaya o bien comenzando por la puerta de Bilbao.
    Nosotros la hicimos por la primera de las opciones.
    Si bien el primer tramo hasta Valverde es algo mas pesado por el terreno y las pendientes pronunciadas, el tramo restante esta bien asfaltado y es muy comodo para caminarlo.
    Desde el alto de Valverde podreis sacar fotos increibles de Laredo bien de dia o al atardecer.

  • BenK1958 13-oct-2018

    Cvvcvrb

Si quieres, puedes o esta ruta