Tiempo  9 horas 36 minutos

Coordenadas 2235

Fecha de subida 25 de abril de 2018

Fecha de realización abril 2018

-
-
676 m
388 m
0
6,9
14
27,63 km

Vista 340 veces, descargada 14 veces

cerca de San Felices de los Gallegos, Castilla y León (España)

RUTA POR EL ABADENGO: SAN FELICES DE LOS GALLEGOS, PUERTO SEGURO, SAN FELICES.

EL ABADENGO

El Abadengo está situado en el oeste de la comarca de Vitigudino, al oeste de la provincia de Salamanca. Ocupa una superficie de 742,57 km².
Su geografía está delimitada por el curso de los ríos Duero, Águeda, Huebra y Yeltes.
Aunque la comarca hunde sus raíces en la historia medieval, estas tierras estaban bajo la jurisdicción del abad o abadón (al que debe su nombre) de la poderosa Orden de los Templarios, a la que fue cedido por los reyes del Reino de León. Con la disolución del abadengo en 1311 las villas pasaron a manos de la Corona, aunque en lo religioso siguieron dependiendo del obispado de Ciudad Rodrigo. Este sistema continuó hasta el siglo XIX con la eliminación de los señoríos y las posteriores desamortizaciones de Mendizábal, que modificaron las jurisdicciones y la propiedad de la tierra.
Tierras de frontera, sufrieron en primera persona los desastres de todas las contiendas hispano-portuguesas, pasando a depender de un bando u otro, dependiendo del vencedor y siendo común su saqueo.
Los avatares históricos y las luchas fronterizas entre el Reino de León y el de Portugal hicieron que estas tierras sufriesen saqueos e invasiones por parte de los ejércitos portugueses, pese a que históricamente formaban parte de León desde su primera repoblación en el siglo XI. Un hecho significativo fue la pérdida de la región del Riba-Coa por parte de León en el Tratado de Alcañices de 1297, que convirtió todo el extremo occidental del Abadengo en territorio fronterizo, ya que hasta entonces la frontera luso-leonesa se situaba en el río Côa, siendo la única excepción San Felices de los Gallegos, que pasó al reino de Portugal en dicho tratado, retornando de nuevo a la soberanía leonesa en 1327. Como recuerdo de aquellas luchas permanecen inhiestas las torres de los castillos de San Felices de los Gallegos y Sobradillo

SAN FELICES DE LOS GALLEGOS

San Felices de los Gallegos, población protegida bajo su prestigiosa condición de Conjunto Histórico-Artístico, fue fundada allá por el 688 por dependientes del obispo de Oporto, Don Félix, a quien le debe el topónimo. Y de los Gallegos, en recuerdo de las gentes que repoblaron estas tierras, venidas de Gallaecia, así conocidos los territorios al norte del Duero.

EL PUENTE DE LOS FRANCESES

Durante la Guerra de la Independencia española, el río Águeda únicamente era atravesado por cuatro puentes: el primero el de Navasfrías, el segundo el de El Villar, el tercero el de Ciudad Rodrigo y el cuarto el de Barba del Puerco; ubicado este último entre las localidades de San Felices de los Gallegos y Barba del Puerco; llamada ésta desde 1909 Puerto Seguro. La mayor parte de los escritos fechados en la época de la Guerra de la Independencia, lo llaman Puente de Barba del Puerco, y los menos, Puente de San Felices. Pero desde después de la finalización de la Guerra de la Independencia, los lugareños se refieren a él, como Puente de los Franceses, ya que durante gran parte de esta guerra fueron precisamente las tropas napoleónicas quienes ostentaron su dominio.
En gran parte del curso de la guerra, este Puente de Barba del Puerco fue la llave para pasar de una orilla a otra en el curso bajo del Águeda, donde debido al encajonamiento del río era casi imposible de vadear, lo que hizo que hubiese en ese punto numerosos escarceos entre los ejércitos beligerantes.

LA CENTRAL ELECTRICA

En este lugar existe una minicentral hidroeléctrica de tipo fluyente construida en 1905, siendo la más antigua de la provincia de Salamanca, la cual se encuentra automatizada, aunque durante los últimos tiempos no ha estado en funcionamiento. Es propiedad de Iberdrola.
Cabe destacar un punto importante de su historia: el día 26 de diciembre de 1909 se publica en la octava página del periódico ABC (Madrid) un telegrama del Gobernador al Ministro que decía lo siguiente:
“[…] En San Felices de Gallegos el río destruyó varios molinos harineros y la central con sus máquinas, de la Sociedad Hidroeléctrica del Águeda, rebasando las aguas en dos metros las alturas del puente del Estado, llamado de los franceses, causándole grandes daños, que lo hacen intransitable, incomunicando a la vez el municipio de Barba del Puerco, que ha sufrido también grandes pérdidas, quedando aislado de Portugal. […]”

CANAL:

Destaca en esta Central su Canal que presenta una longitud de 6 kilómetros, desde el punto de toma de agua situado en una pesquera del río Águeda. A lo largo de su recorrido por la ladera se interna en galerías excavadas a modo de túneles, para salvar grandes desniveles del terreno, los cuales no presentan acceso para peatones. El canal está constituido por piedras hábilmente encajadas unas con otras, y posteriormente selladas con mortero de cemento, el cual en algunos casos está totalmente descascarillado, dando lugar a fugas. No obstante las fugas más importantes han sido reparadas, y actualmente se están llevando a cabo trabajos de mantenimiento. Resulta curioso que estando instalado a lo largo de la ladera, su trazado evite recoger el caudal de los arroyos naturales, existiendo pequeñas obras de fábrica construidas para tal fin. Sus dimensiones no son perfectamente constantes a lo largo de su recorrido, oscilando entre 1,30 y 1,50 metros de anchura por 1,50 de profundidad.
El canal presenta una laguna de regulaje 10 metros antes de su entrada en la tubería forzada.
Al final del canal existe una rejilla filtradora que evita la entrada de hojas y otros elementos que el agua del canal ha ido recogiendo a lo largo de su viaje. También aparece situada una compuerta metálica, de sección similar a la del canal, que cumple la función de desaguar ladera abajo en caso de ser necesario parar la producción por motivos de mantenimiento. Resulta impactante ver como no existe señalización cerca del cauce que avise del posible vertido de aguas en la zona superior de la ladera.

PUERTO SEGURO

Antes que nada conviene decir que el nombre de PUERTO SEGURO es relativamente reciente ya que su nombre original era BARBA DE PUERCO, tal y como figura en los mapas de principios de siglo y anteriores. Este cambio se produjo en el año 1916.
Son inciertos los orígenes de Puerto Seguro. Es posible que los primeros habitantes fueran los vetones, pueblo prerromano de la antigua Lusitania que habitó, entre otras, en la provincia de Salamanca.
Romanos, visigodos, árabes,... pasaron por aquí. De los romanos queda únicamente la calzada de Las Arribes que une Puerto Seguro con San Felices. Sobre el Águeda existió un puente romano que desapareció, construyéndose posteriormente en los siglos XII - XIII otro románico del que queda en la actualidad el ojo de la parte de San Felices y los pilares. Los arcos de los otros dos ojos fueron destruidos en distintas guerras, siendo reconstruidos con posterioridad. Este puente fue de vital importancia estratégica por ser el único paso entre la desembocadura del Águeda en el Duero y Ciudad Rodrigo. Por él pasaban caminos o calzadas romanas en dirección este-oeste de las que aún quedan restos.
Como huellas visigóticas son posibles unos enterramientos excavados en rocas que se pueden encontrar en la dehesa y en algún lugar del centro del pueblo.

En el siglo XII, en tiempos de la Reconquista, se produce una repoblación de la zona por parte del rey cristiano Fernando II de León con gentes del norte de la península, principalmente gallegos.

La historia de Puerto Seguro ha estado siempre vinculada a la de San Felices de los Gallegos y de Ahigal de los Aceiteros. En el siglo XV estos tres pueblos pasan a formar parte de la Casa de Alba. En 1488 se les impone a los tres el pago del Noveno (de cada nueve partes producidas, una había de entregarse al señor feudal). Muchos años dura esta situación. En 1563 los tres pueblos unidos presentan un pleito contra la Casa de Alba pidiendo la supresión del Noveno. Un nuevo pleito se presenta en el juzgado de Primera Instancia de Vitigudino el 15 de Marzo de 1845 y es ganado, pero la casa de Alba presenta recurso. No es hasta el 11 de Mayo de 1852 cuando de forma definitiva se concede a los tres pueblos la exención del pago del Noveno. Desde entonces esa fecha del 11 de Mayo es considerada como la fiesta del día del Noveno. En un principio los alcaldes de los tres pueblos se reunían para celebrar dicha fiesta a la que asistían las gentes de los pueblos. Esta tradición se ha mantenido hasta ahora, y queda el recuerdo de las gentes de Puerto Seguro con sus burros y albardas engalanadas atravesando el puente del Águeda, arribes abajo y arriba, para ir y venir del Noveno.

RUTA:

Salimos de San Felices de los gallegos, hacia Puerto Seguro, primero por una pista de tierra y después ya por un estrecho sendero que en descenso nos conduce al puente de los Franceses, que nos permite cruzar el rio Agueda. Después de cruzar el puente nos disponemos a ascender por un sendero que zigzagueando se dirige a Puerto Seguro. Antes de llegar a este pueblo nos metemos campo a través siguiendo el rio Agueda por tierras de labor hoy abandonadas con almendros y fresnos sobre todo, hasta el Castro vetón de la Buraquita, con esplendidas vistas al valle del Agueda.
Desde este castro divisamos el Canal que suministra el agua a la minicentral mencionada anteriormente y como no llevaba agua decidimos ir por el, siendo un paseo muy agradable hasta la pesquera que regula la entrada de agua en dicho canal.
Desde la pesquera nos dirigimos ya a Puerto Seguro por caminos ya abandonados, unas veces llenos de maleza y vegetación y otras difíciles de encontrar, pero nos aventuramos a seguir adelante entre la vegetación sabiendo que la dirección que llevábamos era la correcta y confiados en conseguir nuestro objetivo, como así ha sido, llegar a Puerto Seguro. Nos habían informado que por esta zona había varios restos de edificios, los cuales antiguamente constituían los Baños de la Lancha, pero no los encontramos.
Ya en puerto Seguro, tomamos un pequeño refrigerio en el bar del pueblo y visitamos la iglesia que amablemente una señora del pueblo nos abre y enseña, destacando en ella muchas obras de mampostería que el antiguo párroco había realizado.
Ya sólo nos resta retomar el camino que a través del Puente de los Franceses nos devuelve otra vez a San Felices de los Gallegos, punto de inicio de la ruta de hoy.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta