-
-
284 m
-93 m
0
8,4
17
33,52 km

Vista 340 veces, descargada 5 veces

cerca de Ciudad Jardín, Murcia (España)

Tramo Los Juncos a Monte Calvario:

Por delante 34 kilómetros a recorrer, la ascensión de más de 1.170 metros acumulados y la inmensa satisfacción de, en 7,54 horas en movimiento, transitar todos los montes que circundan nuestro natural puerto, nuestra bahía de culturas, posiblemente uno de los fondeaderos naturales más bellos del mundo. Antes del alba, cuando nuestra estrella y nuestro satélite permanecían ocultos, la Trimilenaria prendidamente iluminada y dormida, tres avezados “CEXnderistas” nos disponíamos a transitar la 6ª edición de la San “Silvestresenda”, que este año adelantamos al penúltimo día del año.

Atravesamos el centro, la Muralla del Mar, el pescador barrio de Santa Lucía y nos elevamos al Monte de San Juan, desde donde, con las luces tintineantes de nuestra ciudad, distinguíamos la ensenada y la bocana de nuestro puerto...

Tramo Calvario a Castillo de San Julián:

Habíamos dejado atrás el Campo Santo de Los Remedios, con su paradójico nombre. Fue allá por 1863, cuando por imperativo higiénico, se prohibieron las sepulturas en el centro de las ciudades y, sobre todo, en el interior de las ermitas e iglesias. Así, sobre 1886, se empezó a construir, en el extrarradio de Cartagena, resguardado por el Cabezo de San Juan al este, con su Ermita del Calvario al sur, y el Cabezo del Gallufo al oeste, el Campo Santo de Nuestra Señora de los Remedios, junto a la iglesia del mismo nombre, y, a finales del siglo XIX, cuando bajo la supervisión del arquitecto Carlos Mancha, con la inestimable participación de Víctor Beltrí, Lorenzo Ros y Francisco Requena, este último erudito en la arquitectura cartagenera, dicho cementerio quedara totalmente delineado y establecido, para que, durante el XX, se realizaran algunas reformas y se construyeran una serie de mausoleos, pertenecientes, en su mayoría a familias adineradas por la minería.
Nos enfrentamos, para exhalar el primer líquido de la mañana, al Viacrucis del Calvario. Arriba la ermita, a 221 metros sobre el nivel del mar. Fue el Rey Alfonso X, quien concedió a los Padres ermitaños de la orden de San Agustín la Fuente Santa del lugar, para fundar en él un monasterio bajo la advocación de San Juan, de donde viene el nombre a todo aquel lugar. La tradición cuenta que ya a principios del siglo XVII existía una Gran Cruz, coronando el monte, y que desde entonces se comenzó a llamar Calvario. Actualmente hay tres grandes cruces de hierro junto a la actual Ermita, como recuerdo de la primera.
En el siglo XVIII, Tomás Aparicio, que era en un ermitaño que se quiso retirar a una cueva de este monte, tras solicitar el permiso al Concejo comenzó con otros fieles la construcción de esta pequeña y primitiva ermita en la cima del Monte Calvario, sufragada con las limosnas que iba recibiendo. En junta del 3 de agosto de 1777, Tomás Aparicio, en nombre propio y de los demás devotos, pidió permiso para la construcción de una pequeña sacristía, petición que le fue concedida. Allí está la nombrada.
Así, en un principio, se instituyó por fieles devotos la Cofradía de la Santísima Cruz y Santo Sepulcro del monte Calvario, en una ermita donde se veneraba una imagen de la Soledad de María, extendiéndose de esta forma el ejercicio piadoso del Vía Crucis por todo el monte, Algunos investigadores datan la primera romería en el año 1783, en el que se piensa que se creó esta primitiva hermandad. La romería se sigue haciendo cada año para celebrar la Festividad de la Encarnación del Hijo de Dios…

Tramo San Julián a Cala Cortina:

… Al sur, entre el monte de San Juan y el de San Julián, un amasijo de depósitos, tuberías e infinidad de lámparas luciendo, lanzaban al cielo varias columnas de humo, alguna no de vapor de agua; se trataba de la Refinería de Petróleos de Escombreras, instalada en la Dársena del mismo nombre, donde ya los romanos establecieron fábricas de salazones. Al parecer, el nombre de Escombreras viene de “Scombrer”, el pez empleado para elaborar la salsa “garum”. En el siglo XX se instaló la primera fase de la refinería de petróleo por parte de lo que hoy es Repsol YPF. El Valle de escombreras llegó a contar con 3.000 habitantes, pero la necesidad de expansión de la fábrica y la acuciante contaminación de la zona hizo que se abandonara el Poblado de Refinería.

Muy tranquilos y en amena charla abandonamos el monte de San Juan, para trasladarnos a los 295 metros de la cumbre del Monte de San Julián y patear su castillo. En el interior del mismo, en la esquina suroeste de la plaza de armas, se levanta la Torre Cilíndrica que fue construida por los ingleses en 1.706, para, con posterioridad, en el mandato de Carlos III, levantar el referido castillo alrededor de dicha torre y terminarlo sobre 1.888. En la Guerra Civil fue prisión de altos mandos militares. Ahora sólo quedan antenas de telefonía, aunque está declarado bien de interés cultural.
Enamorados de las vistas, doblamos al sur para bajar a las baterías del Comandante Royo y Trincabotijas Baja, en dirección a Cala Cortina…
Tramo Cala Cortina a Faro de la Curra

… Atravesamos la coqueta Cala Cortina, la que aún conservaba algo de resaca del temporal reciente, retratamos las baterías de Santa Ana, Santa Florentina y San Isidoro y, extasiándonos con nuestra bocana, visitamos a San Leandro, batería que obligó al Castillo de Olite a ponerse en la línea de fuego de La Parajola, según reza en una placa de su entrada.

Desde la playa de San Pedro avanzamos por el muelle de La Curra, construido sobre la denominada losa del puerto o laja submarina, una gigantesca piedra de 10.000 metros cúbicos que, en su día, había que soslayar con maestría, ya que llegó a ocasionar infinidad de problemas en la navegación a la entrada y salida de la bocana del puerto.

En los bloques de protección del muelle, P. Conesa, ha realizado verdaderas obras de arte pintando en los mismos algunos dibujos en tres dimensiones. Llegamos hasta su faro, el de color verde, el del este, le dimos la vuelta y recorrimos nuevamente el muelle, ahora por el norte...

Tramo Faro de la Curra a Puerto de Cartagena

… A la Dársena de Santiago, llegamos con buen ritmo, pasamos la Pescadería y pateamos el cantil de nuestro muelle, de este a oeste, y,…

Tramo Puerto de Cartagena a Castillo de Galeras

…Junto al museo de nuestro insigne marino, doblamos hacia el norte para pasar junto a las puertas del Arsenal, llegar hasta el final de la Real calle y por el puente de La Concepción girar nuevamente al sur para, junto a la Muralla del Constructor, seguir la Rambla de Benipila hasta la puerta del Astillero, la antigua Bazán, hoy Navantia. Iniciamos la subida al Monte Galeras para, por un sinuoso camino, llegar hasta el Balcón del Puerto. Orgasmo de retinas…

Tramo Castillo de Galeras a Soto de la Podadera

…Por nuestros pasos bajamos del castillo para girar al sur y llegar a la desvalijada batería de San Fulgencio. Subimos al Soto de la Podadera, pasamos junto al cuartel de Fajardo, ascendimos a la batería de igual nombre y bajamos a la batería nombrada igual que el Soto dicho. Nos posicionamos por encima del Cuartel y torre de Navidad, para admirar el faro rojo, el del oeste, recientemente embellecido, y, marcamos el oeste para dirigirnos hacia la Algameca Chica…

Tramo Soto de la Podadera, Punta del Aire, a la Algameca Chica.

…Precioso el sendero que desde la Batería de San Fulgencio te lleva hacia la Algameca Chica, el Liang Shang Po cartagenero, a la que llegamos y atravesamos el canal Benipila, para dirigirnos hacia la Escuela Técnica de Bazán, buscando la Sierra de Pelayo…

Tramo Algameca Chica, Sierra de Pelayo, Atalaya.

… La de los Cuatro Picos, llaman a la Sierra de Pelayo. Por un sendero que aprendí cuando estudiaba en la Escuela Técnica de Bazán, ascendimos hasta la base de la citada sierra. Las vistas del Mar de Mandarache son excelentes. Llegamos hasta el segundo pico y otro sendero nos movió hasta el bosque encantado, el que seguimos en dirección hacia nuestro último hándicap de la “San SilvestreSenda”…

Tramo Atalaya a Los Juncos.

… Ascendimos al “Castillo de la Muerte”, La Atalaya, por el oeste. Arriba marcó los 33 kilómetros el GPS. Qué te voy a contar de las vistas que en un día claro puedes ver desde este enigmático castillo. Pasaban de las 8 horas desde que, a las 6:00 horas AM, comenzamos a patear esta senda. Hora de marchar a la Taberna del Martillo, a practicar el culto a la rubia.

Que el Todopoderoso nos dé salud y fuerzas para afrontar la 7ª edición de esta tradicional senda, en 2018.

Si quieres, puedes o esta ruta