Tiempo  3 horas 28 minutos

Coordenadas 1477

Fecha de subida 24 de marzo de 2017

Fecha de realización marzo 2017

-
-
1.244 m
741 m
0
2,3
4,6
9,18 km

Vista 793 veces, descargada 36 veces

cerca de Bernedo, País Vasco (España)

19 de Marzo de 2017

Esta es una ruta sencilla de las muchas que existen por la vecina Sierra de Cantabria. De las múltiples opciones de subir a San Tirso, no es de las más largas, siendo además bastante cómoda y fácil de seguir al estar muy bien indicada.

Nuestro punto de partida va a ser el monasterio de Nuestra Señora de Okon, situado junto a Bernedo. Lugar de esparcimiento y ocio, con mesas, asadores,..y un bar con capacidad para unos 140 comensales que se puede alquilar a módico precio, para uso de mesas. (Suele estar abierto en primavera y época estival, hasta más o menos Todos los Santos).

Pues dicho esto, allí dejamos el vehículo estacionado, y nos preparamos Mon, Leo y yo, para afrontar la excursión de este domingo. Sin llegar ni a entrar en calor, el camino comienza cuesta arriba; encontramos rápidamente los primeros indicadores que nos marcan el camino a seguir para llegar a San Tirso, así como la dirección para realizar la ruta de los caleros y las carboneras. Al comienzo es un camino ancho, que asciende atravesando un precioso hayedo, tapizado por el boj.

Ganamos altura con rapidez; llegamos a las primeras "zetas", donde el terreno se vuelve más pedregoso. El ancho camino inicial, aquí va estrechándose por momentos, hasta convertirse en una senda que nos pone en fila de a uno. En seguida enlazamos con la senda que viene de la cara Sur de la montaña.

Seguimos ascendiendo protegidos por el boj, acercándonos a la cresta.
Es aquí donde empezamos a sentir los primeros rayos de sol, tan poco frecuentes, en esta cara Norte. Siguiendo el camino que no admite pérdida alguna, llegamos al Bonete de San Tirso, una gran masa rocosa, que precede la cordada cimera que se extiende hacia el Oeste.

Una pequeña zona que se abre a la cara Sur, nos separa de las calizas que albergan la pequeña ermita de San Tirso, protegida bajo la roca.
Tras la visita de rigor, decidimos no alcanzar la cima, para no asumir riesgos con el pequeño Leo.

Por el contrario decidimos tomar una pequeña senda que nos lleva hasta la Fuente del Aguila, (casi peor elección). Esta senda está un poco cerrada por el boj, pero se puede llegar, aunque con precaución.
Un paso estrecho a modo de grieta nos separa de la pequeña fuente manantial; los últimos metros exigen mucha precaución, puesto que aunque no hay corte vertical, la ladera tiene fuerte pendiente y la roca puede resbalar. Ni que decir tiene que en época invernal o con día de humedad, es una locura el acceder a este sitio.

Retomamos los pasos hasta la pequeña ermita y descendemos hasta las rocas que nos protegen del viento norte. Ahí, sin aire y con buen sol y mejores vistas, es el punto indicado para reponer fuerzas.

Tras el almuerzo y descanso, comenzamos el descenso por el mismo camino de subida. Simplemente, desandar el camino. Llegamos a un cruce, en el que tomamos la decisión de seguir la "ruta de los caleros y las carboneras", perfectamente señalada.

No conocíamos este curioso paseo, que nos lleva por zona de monte bajo y estrechas sendas entre robles. Recorremos el camino descubriendo los hornos naturales en los que se producía la cal por fusión, así como alguna representación de carboneras, de las muchas que existieron en esta zona. (Este es un paseo circular que comienza en el monasterio, aunque nosotros lo cogemos a medio camino).

Siempre siguiendo un camino perfectamente indicado en todo momento, completamos un recorrido parcialmente circular, que nos devuelve al punto de partida.

Merecida cerveza en el bar del monasterio, antes de emprender el viaje de vuelta a Logroño.

Ruta preciosa y facilona, muy bien indicada, y sin posibilidad de pérdida. Como complicado puede citarse el paso a la Fuente del Aguila, o el ascenso al buzón montañero, que nosotros no realizamos. Tampoco considero necesario el ascender estos últimos 20 mts, (al menos con niños), porque las vistas ya son de escándalo desde abajo de la roca, y no asumes de ésta forma riesgo alguno.
En cuanto a la Fuente del Aguila, lo más bonito, es el paso estrecho entre las rocas, no teniendo el manantial en sí, nada especial. Obviar estos últimos10 mts, es evitar riesgos innecesarios.

Tiempo real en movimiento 2 h 25'
Arquitectura religiosa

MONASTERIO DE OKON

Waypoint

SAN TIRSO

fuente

FUENTE DEL AGUILA

Waypoint

PASO

Waypoint

BONETE DE SAN TIRSO

Intersección

CRUCE SENDA DE LOS CALEROS Y LAS CARBONERAS

Waypoint

HORNO DE CAL O CALERO

Waypoint

CARBONERA

Waypoint

SENDA ROBLEDAL

Waypoint

SUBIDA HAYEDO

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta