Tiempo  2 horas 10 minutos

Coordenadas 1296

Fecha de subida 9 de mayo de 2019

Fecha de realización abril 2019

-
-
1.243 m
1.064 m
0
1,6
3,3
6,5 km

Vista 75 veces, descargada 3 veces

cerca de Santa Fe del Montseny, Catalunya (España)

24 de Abril de 2019

En pleno corazón del valle de Santa Fé del Montseny, encontramos tres árboles peculiares, que no son propios de esta zona mediterránea. Se trata de tres ejemplares de secuoya, originarias de las sierras de California, y que fueron plantadas a principios del siglo XX, (no se sabe si eran semillas, o árboles ya formados, por lo que la edad estimada, varía entre los 80 y 200 años). Inicialmente, parece ser que había cuatro, pero una de ellas, pereció por efecto de un rayo. A día de hoy, las tres que existen, superan los 40 metros de altura, y la mayor de ella cuenta con un perímetro de 6,62 mts.

Atraídos por esta curiosidad, nos desplazamos en vehículo hasta Can Casades, lugar en el que se ubican las secuoyas gigantes. Junto a ellas, un edificio modernista que sirve de centro de información del parque; asumido hoy por la Diputación catalana, en su día parece ser que fue una residencia privada de alguna familia noble. Completan el conjunto, la ermita de Santa Fé del Montseny, y el hotel que data también de principios de siglo XX.

Y desde los inmensos árboles, comenzamos nuestra pequeña excursión, por este curioso lugar, un recorrido que va a ser circular, recorriendo los lugares más significativos de esta zona del parque natural. Nada más comenzar, descendemos suavemente, para acercarnos hasta la ermita y el hotel. Posteriormente, siguiendo los carteles indicativos, llegamos a la riera de Santa Fé, que abastece el pantano del mismo nombre.

Avanzamos junto al cauce, perdiendo altitud progresivamente, hasta alcanzar la antigua presa. Este primer embalse, tenía como finalidad la producción energética, para abastecer al hotel. Al parecer, insuficiente, lo que obligó a la construcción del pantano más grande, al que llegamos un poco más adelante. En la cola de este, encontramos el edificio de "La Fabriqueta", en el cual se generaba la electricidad, a partir del salto de agua del embalse original, el pequeño, que hemos dejado atrás.

Vamos rodeando el pantano por el margen izquierdo, siempre tapizado por una vegetación constante, mayoritariamente hayedo; robles, alcornoques, y retamas, son las otras especies que en mayor grado colonizan la zona. Al abrigo de este entramado vegetal, encontramos un suelo rocoso, formado por grandes moles graníticas, típicas de esta zona de Cataluña, con variedades grisáceas y rosadas.

Dejando tras nosotros la presa, comenzamos un suave y prolongado ascenso por el bosque hasta el l'Empedrat de Morou, donde alcanzaremos la cota máxima de la ruta. Una constante de este camino, es la incomodidad al pisar, por las abundantes piedras. Llegados arriba, una gran mole granítica, sirve de mirador hacia el valle y el alto de Turó del Home.

Desde este punto, solo nos queda ir perdiendo altura. El camino desciende suave, hasta llevarnos a la "Casa Partida", y a la Escuela de la Naturaleza de Can Lleonard, ya a poca distancia de nuestro punto de partida. Bajamos hasta la riera, y cruzamos los puentecillos por los que pasamos un rato antes, para llegar al punto de partida donde daremos cuenta del almuerzo.

Ruta suave, entretenida y muy llevadera, sin dificultad técnica alguna.

Tiempo real en movimiento 1 h 14'

La ruta aquí descrita, así como los tracks para gps, son orientativos. Queda bajo la responsabilidad de quién la realice, tomar las medidas de seguridad apropiadas para el itinerario, que dependerán de las condiciones climatológicas, así como la preparación tanto técnica como física de la persona que la lleve a cabo. Quede bien claro que todo lo indicado (track y comentarios) es meramente a nivel informativo y sin ningún otro tipo de ánimo, eximiéndose el autor de responsabilidad alguna, ante cualquier percance que pudiera sufrir quién por voluntad propia o inducida realice la ruta.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta