Tiempo  8 horas 17 minutos

Coordenadas 932

Fecha de subida 26 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.764 m
1.428 m
0
4,8
9,6
19,11 km

Vista 351 veces, descargada 20 veces

cerca de Las Damas, Castilla y León (España)

Este valle perdido lo tiene todo enormes bosques que tapizan su superficie, afilados roquedos que conservan entre sus aristas viejas leyendas y muchos tesoros que intentaremos descubrir en esta entretenida ruta que propongo hoy.



Lo primero es avisar que no es una ruta apta para todo el mundo, muchas veces no iremos por sendero y en otras ocasiones nos tocará hacer pequeños "destrepes" entre las rocas, será imprescindible tener alma aventurera y saber manejar el GPS y orientarse bien, pero todo esto tiene su recompensa ya que podréis disfrutar de una jornada inolvidable.



Ruta basada en parte en la magnífica descripción del amigo Javier (Chasquera) sin la cual hubiera sido imposible realizarla.

Partiremos de un pequeño aparcamiento que hay justo antes de llegar al Camping del Valle de Enmedio en la localidad de Peguerinos. Seguimos el sendero, que va paralelo al Arroyo Valle de Enmedio, hasta que en el kilómetro 1.5 dejamos el sendero para iniciar una subida campo a través hasta llegar a lo alto de las formaciones rocosas que jalonan este pequeño roquedo en el Valle de Enmedio.



Pasaremos entre túneles naturales y disfrutamos cual niños subiendo y bajando, buscando el mejor lugar para pasar por el enmarañado terreno.



Una vez arriba vemos los trazos de un sendero el cual seguimos hasta encontrarnos con el primero de los misteriosos tesoros que esconden estas rocas.

EL OJO QUE TODO LO VE:
El ojo que todo lo ve es un poderoso símbolo esotérico que es ampliamente mal interpretado y mal utilizado hoy en día; pocos saben lo que originalmente representaba. Originalmente era un símbolo de un mayor poder espiritual o Dios, un atento vigilante de la humanidad o una parte espiritual despertado dentro. Pero en estos días tiene muchas diferentes asociaciones, hoy el ojo que todo lo ve es más probable que sea visto como un símbolo Illuminati de control y vigilancia por parte de las élites.



Justo enfrente de esta roca se encuentra otra en la que hay reflejada otra inquietante figura, en este caso es un TRÉBOL DE CUATRO HOJAS.
Por cada trébol de cuatro hojas hay unos 10.000 de tres hojas. Cada hoja representa uno de los cuatro componentes básicos de la felicidad, que son esperanza, fe, amor y suerte. Para otros los cuatro símbolos que representan son: riqueza, fama, amor y salud.


Continuamos llaneando prácticamente por este bonito sendero que en esta época se encuentra repleto de flores.



Este sendero nos conducirá hasta llegar a una pista asfaltada, aquí giraremos a la izquierda y unos metros más adelante llegaremos al collado del Hornillo (1.634m). 



Aquí nos desviaremos a la derecha para subir en una fuerte pendiente por una ladera en la que si nos paramos y observamos, podremos ver unas impresionantes vistas panorámicas de la vertiente Segoviana de la sierra.



Seguimos ascendiendo hasta las inmediaciones del Cerro de la Salamanca, donde encontraremos las ruinas de lo que fue el refugio de la Salamanca.



Aquí enlazamos con el GR-10 cuyas señales nos continúan guiando el rumbo, ahora por el despejado cordal que con sucesivas subidas y bajadas recorre los riscos de Polanco.



Se empalma así un nuevo descenso en el que se descubre la más singular vista de toda la ruta: la cruz del Valle de los Caídos desde una desconocida perspectiva. A partir de este momento, el sendero camina más o menos cerca de la prolongada valla de piedra que cierra el recinto de Cuelgamuros.



El camino emprende una esforzada subida, y a continuación, transita por la vertiente norte del cerro de La Carrasqueta, a 1.640 metros. Prosigue el camino por mitad de un bosque aclarado con abundantes y pequeñas subidas y bajadas, hasta que media hora después se alcanza un nuevo refugio.

El refugio de la Naranjera, o Casa Carrasqueta, muestra un abandono mucho más acentuado que el anterior, aunque su robusta fábrica de granito resiste a la perfección. Se trata de uno de los abundantes refugios que se construyeron en la mitad del pasado siglo XX para dar cobertura a las labores forestales de aquel tiempo acometidas por el antiguo ICONA.



Acabado aquel periodo, los dejaron perder durante décadas y hoy se derrumban, sin que las autoridades responsables les dediquen ese mínimo esfuerzo con el que todavía sería posible recuperarlos. De hacerlo, se convertirían en una preciosa red de refugios que cubriría gran parte de la Sierra de Guadarrama, dando cobijo a senderistas y montañeros.

Antes de proseguir, conviene salirse del camino y por una de las aperturas que presenta la valla de la derecha pasar al otro lado. Apenas hay que caminar cincuenta metros para descubrir la vista más interesante que puede obtenerse desde el Mirador del Valle de Cuelgamuros, la Cruz del Valle de los Caídos sobre el Risco de la Nava.



Volvemos a pasar por el refugio de la Naranjera, para coger un pequeño sendero que nos llevará por una zona preciosa con unos roquedos con formas muy peculiares, cómo por ejemplo, la Silla o dedo.

 

... o la cara o Moái.



Llegamos al cruce con la pista asfaltada que baja de la Casa de la Cueva, y la seguimos unos 400m hasta que llegamos a un cruce con un cartel indicador del siguiente punto que vamos a visitar hoy, El monumento a la Mariposa.
El inicio es una pista a la izquierda, también protegida con una barrera. Seguiremos esta pista durante unos 500 metros hasta que nada más pasar una amplia pradera, se descubre a mano izquierda y sobre unas rocas una gran placa de bronce.



Es el monumento a la Graellsia, tal vez el único dedicado a una mariposa que hay en el mundo. Aunque carente de la menor inscripción o leyenda recuerda el hallazgo de la joya más valiosa del Guadarrama: la Graellsia Isabelae.

Símbolo absoluto de la sierra, este saturnido espectacular, uno de los lepidópteros más grandes de Europa y mariposa única, fue descubierta por Mariano Graells (médico, naturalista y político español), cierta tarde de 1849 en la que dormitaba bajo uno de estos pinos, hasta que le despertaron los ladridos de su perrillo. Espabilado, el sabio comprobó que lo que alarmaba a su mascota era el lepidóptero soñado que él, generoso bautizó con el nombre de la reina de España.

Ahora tenemos que desandar este último trecho hasta llegar a la pista asfaltada, la cual cruzaremos e intentaremos coger un pequeño sendero que sale justo en ese cruce.



No en todos los mapas está representado el sendero, pero siguiéndolo nos tiene que llevar hasta las amplias praderas de los campos de juegos del Campamento de Peñas Blancas.



El campamento comenzó a funcionar en el verano de 1973, en el lugar donde hoy se hallan los campings de Valle de Enmedio y de Peguerinos. Allí siguió montándose hasta el verano de 1976, inclusive. Al empezar a funcionar el camping surgieron muchos inconvenientes y se buscó otro sitio más idóneo. Se encontró el actual emplazamiento dónde se instaló desde el verano de 1977 hasta hoy.



Dejamos las amplias praderas para intentar adivinar un sendero que viene en algún mapa, pero que en la actualidad se ve muy ligeramente (por decir algo), entre matorrales y jaras, andaremos buscando el siguiente de los misterios que encierran estas tierras.

La Cara de Peguerinos:
No se sabe quién ni cuando se hizo esta figura, hay algún estudio que por los líquenes que tiene la roca datan su construcción en los años 30-40.



También se dice que en esa época tuvieron que ser lo militares que estaban en la zona los que tuvieron que hacerla, pero no hay información 100% contrastada de nada de esto, será otro de los muchos misterios que hay sin resolver.

Seguimos sin sendero definido, tirando de GPS y de intuición, saltando varios arroyos llegamos a un senderos y a otra roca con forma de ¿Pato? que hay en las inmediaciones.



Ya estamos cerca del Camping, solamente tendremos que cruzar la pista asfaltada y a continuación tenemos el aparcamiento donde comenzamos.



Solamente nos queda, tomarnos algo en el bar del Camping y aprovechar para comentar la jornada tan estupenda que hemos pasado.



Espero que os guste.




Distancia total: 19.19 Km
Desn. de subida acumulado: 653.9 m
Desn. de bajada acumulado: 653.9 m
Altura máxima : 1764.5 m
Altura mínima : 1428 m
Altura en inicio: 1453.3 m
Altura en final: 1453.3 m
Ratio de subida: 8.17 %
Ratio de bajada : 7.29 %
Desnivel positivo por Km: 33.97 m
Desnivel negativo por Km: 34.08 m
Tiempo total : 8:17:23 h
Tiempo en movimiento: 5:39:02 h
Tiempo parado : 2:38:21 h
Velocidad media total: 2.32 Km/h
Velocidad media en movimiento: 3.4 Km/h
Tiempo Ascenso: 04:24h
Tiempo Descenso: 03:51

Fuentes:

https://www.elmundo.es/elmundo/2011/04/18/ocio/1303145428.html
https://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/19/ocio/1326975914.html

Ver más external

Puerta GR-10

4 comentarios

  • Foto de chasquera

    chasquera 28-may-2019

    Buena calcetinada como dice Miguel Ángel.Gracias Javier por la mención . Excelente descripción y fotografía.
    Un saludo.

  • Foto de Guadarramista

    Guadarramista 28-may-2019

    Gracias Javier!
    Lo primero por compartir tu ruta, que es una pasada, y lo segundo por pasarte y dejar tu valoración y comentario, que agradezco mucho.

    Sigue compartiendo tan buenas rutas.

    Nos vemos!

  • Foto de carmarr

    carmarr 31-ago-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Gracias Guadarramista Javier, así como a Chasquera Javier, por esta descripción tan acertada, detallada y precisa, que acabamos de seguir y realizar con gran satisfacción.

    Los lugares por los que se pasa, tan bien hilados, permiten hacerse una idea muy precisa del bello entorno que Peguerinos ofrece a quien se quiera acercar.

    Salud y Montaña, compañeros

  • Foto de Guadarramista

    Guadarramista 01-sep-2019

    Hola Carmarr!

    Muchas gracias por tu valoración y comentario.

    Me alegra que te haya gustado la ruta, es un lugar que no deja de sorprenderme por todo lo que nos ofrece y aún así descubrirlo casi en soledad. Lo tiene todo para disfrutarla.

    Un saludo.
    Javier.

Si quieres, puedes o esta ruta