Coordenadas 7815

Fecha de subida 12 de febrero de 2018

Fecha de realización febrero 2018

-
-
252 m
-41 m
0
20
39
78,69 km

Vista 859 veces, descargada 39 veces

cerca de El Pozo del Cabo, Andalucía (España)

Hacía tiempo que tenía in mente recorrer de cabo a rabo, de una punta a la otra el litoral del Parque Natural del Cabo de Gata, sin lugar un espacio especial, de privilegio, que hace tiempo conozco y que siempre me sorprende y me cautiva, algo que espero y deseo fervientemente siga ocurriendo, ya que mientras la energía me acompañe espero volver a recorrerlo, de una forma u otra.

Pues bien, después de una larga y concienzuda planificación tres amigos (El Gómez, Aurelio y yo) nos disponemos a sumergirnos en él utilizando el trazado de la que vamos a denominar a partir de ahora la Senda Azul, un sendero que por el litoral transcurre y que va desde un extremo a otro del parque. El trazado está desigualmente señalizado, ya que aunque generalmente es muy visible y es fácil de seguir, tiene tramos, gracias a Dios, más complicados, ya que la erosión lo ha desdibujado y hasta lo ha hecho peligroso, especialmente para senderistas inexpertos, algo que se hace claramente presente en el tramo que transcurre por las calas que hay desde la Cala de Mónzul hasta el Morrón de los Genoveses.

Siguiendo las señales blancas-azules de la Senda Azul, llevando el track en el GPS y además usando el sentido común, no tendremos ningún problema de caminar tal y como lo hicimos nosotros desde La Almadraba de Monteleva hasta la Playa de Algarrobico, lo que supone más de 75 kms, un acumulado subiendo de 2.709 m subiendo, 2711 metros bajando, unas 22 horas de caminata a una velocidad mediade 3,6 kms/h.

Hemos querido realizar esta aventura en el mes de Febrero, una época que los buenos conocedores del parque nos aconsejan por ser "la primavera del Cabo de Gata", y la realidad ha superado con creces lo previsto: nunca había contemplado el parque con tal cantidad y calidad de colores y belleza natural, sobre todo en lo que se refiere a vegetales y platas.

Por supuesto, también garantizamos espléndidos paisajes, mar de azules en toda la gama de tonalidades que podamos ser capaces de imaginar, cielos limpios, enmarañados de nubes, espesos nubarrones, salidas y puestas de sol alucinantes, brisa suave en el rostro, viento furioso en el rostro que amenaza con echarte a tierra, olas imperceptibles, grandes y majestuosas olas, trepidantes y espumosas, revoloteo de gaviotas, chapuzones de cormoranes. barcos inmensos en el horizonte, barcas que dejan estelas como si pasaras el dedo por un espejo, canto de pájaros, verdes y marrones de todas las intensidades, basaltos, disyunciones columnares, grandes piedras, pequeños guijarros de todos los colores, lava congelada, espacios burbuja en las rocas, esparto, palmeras, palmitos, florecillas multicolor que se aferran a la vida adheridas a la roca, arena gorda, arena suave, en definitiva todo un mundo, un paisaje, que te hace sentir de una forma especial, un ser privilegiado que transcurre por sensibles espacios que debemos esforzarnos en cuidar y proteger.

Ver más external

Almadraba de Monteleva

3 comentarios

Si quieres, puedes o esta ruta