Tiempo  5 horas 37 minutos

Coordenadas 1287

Fecha de subida 27 de julio de 2019

Fecha de realización julio 2019

-
-
1.198 m
649 m
0
3,6
7,2
14,4 km

Vista 272 veces, descargada 12 veces

cerca de Matute, La Rioja (España)

Hoy me acerco hasta la población de Matute, situada en el extremo NE de la sierra de la Demanda, en la que aparco en la plaza Esteban de Villegas, donde se sitúa el ayuntamiento y la iglesia de San Román, desde la que inicio el recorrido circular, en sentido horario, caminando por la calle mayor, por la que salgo de la localidad, tomando de referencia unas marcas multicolor, que me llevan hasta el inicio de la senda del Salto del Agua.

En este punto, bajo por un sendero hasta la altura de una acequia, que sigo durante unos metros, hasta cruzar una cancela, donde ahora sí, continúo remontando el cauce del arroyo de Rigüelo o de Matute, que cruzo en varias ocasiones por sendas pasarelas, adentrándome en un bonito bosque de ribera, por el que alcanzo el Salto de Matute, que baja con poca agua.

En vez de regresar sobre mis pasos unos metros, observo una escala sobre la roca, que capta mi atención. Intuyo que si está colocada ahí, la senda tendrá continuación, así que subo por la escala, que me deja en la parte superior del salto de Matute y comienzo a remontar el arroyo, por una sucesión de bloques de roca, en los que me toca trepar usando las manos y mediante la técnica de oposición.

Una vez superado este corto tramo, compruebo que la senda tiene continuación, así que prosigo por ella, vadeando de vez en cuando el arroyo, que lleva poca agua y es estrecho, lo que facilita el avance.

Cuando llevo recorridos dos kilómetros y medio, la senda marcada con un hito, indica la salida del barranco, en este lugar, abandono la compañía del arroyo, para seguir por la senda que en sus primeros metros es clara y voy ganando rápidamente desnivel, pero en sus metros finales se enmaraña, lo que me obliga a abrirme paso con los bastones para no acabar con las piernas arañadas.

Superado este pequeño tramo (son unos 25 metros), alcanzo un resalte, mirando en rededor, veo más arriba un promontorio, en el que mirando el track que llevo, intuyo pasa el sendero que debo coger.

Aunque lo más rápido sería tirar todo para arriba, prefiero hacer un pequeño flanqueo, por una zona limpia de vegetación, tomando de referencia un collado, en el que a mano derecha hay una solitaria haya, a la que llego realizando pequeñas lazadas y en la que me protejo del sol, mientras echo un trago de agua.

Después, subo unos metros más, hasta enlazar con el sendero, por el que a media ladera, rápidamente me introduzco en un bonito hayedo, que me lleva por la parte superior del cañón que conforma el arroyo de Rigüelo, hasta desembocar en una riera, que cruzo por las piedras, formando un paraje de lo más espectacular.

Ya en la margen izquierda de la riera, sigo por el sendero que me devuelve a la parte superior del arroyo de Rigüelo, al que tímidamente me voy acercando, bajando por un amplio sendero que debido a la desembocadura de algunos barrancos en el arroyo, se encuentra a tramos algo embarrado, alcanzando de nuevo el cauce del arroyo de Rigüelo, en el que me detengo para refrescarme.

Después, lo vadeo por las piedras hasta estar en la margen izquierda, por la que sigo por un bonito camino, alternando zonas a cielo abierto donde observo la figura del cerro Peñalba, con otras de bosque, donde vuelvo a cruzar el arroyo y unos metros más adelante, una zona vallada en la que intuyo encerraran al ganado.

Siguiendo el camino, este desemboca en la pista de Fradigas, por la que comienzo a subir ligeramente con la vista puesta en el cerro Peñalba, que se hace dueño y señor de la zona, observando como poco a poco, el barranco que conforma el arroyo de Rigüelo, va quedando abajo, hasta que la pista alcanza el punto más elevado, donde la abandono, para tomar a mano izquierda un sendero marcado con una baliza del GR.93, por el que llego a la majada Londeras, que separa las cimas de la peña Tobia (dccha) y el cerro Peñalba (izda), que es al primero que voy a ascender.

Dicho y hecho, desde el collado, cojo una trocha que de forma directa me lleva hacia un resalte rocoso, que es la máxima dificultad de esta montaña, la roca es buena y apenas exige un paso de Iº, que solvento sin problemas. Después, continúo subiendo guiándome por algunos hitos, dejo bajo una repisa la mochila y acometo los últimos metros haciendo una última trepada, hasta alcanzar la cima del cerro Peñalba, desde el que disfruto de una amplia panorámica.

Después, regreso sobre mis pasos, recojo la mochila y bajo hasta la parte superior del resalte, donde compruebo que bajando por un lateral, es mucho más sencillo. Una vez superado, camino hasta la majada, donde continúo todo recto hacia la base de la peña Tobía, que rodeo unos metros por la pista, para comenzar a remontar la montaña, pasando por una cerca que delimita el terreno, hasta llegar a la base de un resalte, que flanqueo unos metros hacia la izquierda.

Al llegar al borde del precipicio, observo como otro sendero subía de forma más directa, ahora realizo una sencilla trepada, pero con mucho patio, lo que me obliga a tomar las precauciones debidas. Nada más superarlo, avanzo ya con comodidad hasta llegar a la base del peñón rocoso que conforma la parte final de la peña Tobia, que rodeo por la derecha hasta llegar a un pequeño collado, donde apoyando las manos, corono la cima de la Peña Tobia, desde la que puedo ver la sierra de Cantabria y el León Dormido.

Como el sol calienta a estas horas de lo lindo, desciendo rápidamente hasta la parte superior del resalte, que destrepo con cuidado, luego, desciendo por el sendero que me deja en la majada Londeras, donde esta vez, cojo el sendero que a medida ladera del Cerro Peñalba, voy avanzando tomando de referencia las marcas blancas y rojas del GR.93, hasta que este realiza un giro a la derecha, donde comienzo a perder desnivel de forma rápida, adentrándome en un barranco que apenas lleva un hilo de agua, pero en el que hay una fuente abrevadero, en la que repongo agua y me refresco.

Antes de continuar, echo una mirada atrás, para despedirme del cerro Peñalba, después, continuo bajando, atravieso un cercado donde está el ganado, para acto seguido enlazar con la carretera que une los Corrales de San Cristóbal con Tobía, por la que camino paralelo al cauce del río Tobía, en el que me refresco, a la altura de un área recreativa.

Luego, regreso a la carretera, por la que accedo a la población de Tobía, en la que repongo agua en la fuente situada junto al frontón, la atravieso de punta a punta, hasta coger a mano izquierda el camino que siguiendo el GR.93 va hacia Anguiano, por el que por terreno llano avanzo por amplio camino de tierra, que abandono al llegar a la altura de un área recreativa.

Ahora ya, tan solo debo seguir este camino desde el que diviso Matute, observando también los mallos que conforman la Peña Tobia, mientras poco a poco voy bajando hasta el cauce del río Tobía, que vadeo por las piedras, para acto seguido remontar el camino que me deja a las afueras de Matute, por cuyas calles camino hasta fuente de la iglesia, en la que me remojo y doy por concluida esta bonita circular.
Puerta

Cancela (ganado)

Collado de montaña

Collado (atras Peñalba/de frente Peña Tobia/izda bajada hacia Tobia)

Río

Cruzar Rio

Intersección

Enlace carretera Tobia

Intersección

Enlace pista Frádigas

Intersección

Enlace sendero

Riesgo

Escala

fuente

Fuente (abravadero)

árbol

Haya

Intersección

Izda - Hacia Anguiano

Intersección

Izda- Ruta del Agua

Intersección

Merendero - Dcha

cima

Peña Tobía

cima

Peñalba

fuente

Plaza Mayor de Matute

Intersección

Salida del río de Matute

Cascada

Salto de Matute

fuente

Tobía (fuente)

Riesgo

Trepada Iº

Riesgo

Trepada Iº (fácil pero con mucho patio)

Río

Vadeo regata (drcha)

Picnic

Área recreativa Tobia

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta