Coordenadas 1698

Fecha de subida 10 de agosto de 2018

Fecha de realización agosto 2018

-
-
1.481 m
1.022 m
0
1,9
3,9
7,77 km

Vista 240 veces, descargada 11 veces

cerca de Santa Cruz del Valle Urbión, Castilla y León (España)

5 de Agosto de 2018

IBP Index :
https://www.ibpindex.com/ibpindex/ibp_analisis_completo.php?REF=37429986554729&LAN=es

Las Cascadas de Altuzarra, es un conjunto de tres saltos de agua ubicado en el barranco del arroyo del mismo nombre, en la Demanda burgalesa, bajo los colosos Trigaza y San Millán.

Hasta allí nos desplazamos desde la vecina comunidad riojana. Pasado el municipio de Santa Cruz del Valle Urbión, aproximadamente unos tres kms, llegamos al área recreativa de Zarcia, junto a las frías y cristalinas aguas del río Urbión. Este será nuestro punto de partida.

En seguida nos ponemos en marcha los seis integrantes de la excursión y cogemos la pista hacia la montaña. Sin apenas darnos cuenta, llegamos a un cruce de caminos, muy bien indicado, (una constante en todo el recorrido), donde decidimos tomar el camino de la izquierda (cascadas de Altuzarra). También existe la posibilidad de tomar el ramal de la derecha, (majada de la Gárrula - San Millán) y realizar el recorrido en sentido contrario, ya que es una ruta circular, pero después de haberlo conocido, creo que es un acierto remontar el barranco como hemos hecho nosotros.

Avanzamos por este camino y en seguida, nos desviamos a la derecha separándonos del río Urbión, por una senda zigzagueante que rápidamente toma altura. Esta senda es una maravilla, estrecha, muy empinada y con multitud de escalones naturales esculpidos en la roca. Llegamos de esta manera a la Majada de las Cabras.

Comenzamos un breve descenso, atravesando un pequeño canchal, que nos deposita en la zona inferior del barranco, ahora ya en pleno arroyo Altuzarra. Aquí encontramos los carteles indicadores de los tres saltos de agua, con sus altitudes y su correspondientes distancias.

Comenzamos la remontada del barranco por un paisaje de cuento, tapizado por las hayas, helechos, musgos...un auténtico paraíso verde. Encontramos muy pronto la primera cascada, el "salto chico", de 12 mts de altura. Espectacular rincón con toda la caída colonizada por el musgo.

Con esfuerzo, vamos superando el salto por el margen izquierdo, y seguimos el curso del arroyo, cruzándolo en varias ocasiones. En esta época lógicamente resulta sencillo, pero cuando sus aguas bajen con fuerza será mucho más difícil, pero también más espectacular, sin lugar a dudas.

Llegamos al segundo salto de agua, una maravilla de cascada conocida como el "salto largo", donde el agua se precipita 28 mts al vacío. Tras las fotos de rigor, y de nuevo por el margen izquierdo, seguimos el ascenso; en este tramo hay algún paso, que sin ser muy expuesto, puede ser delicado si se va con niños.

Y finalmente alcanzamos la tercera de las cascadas: el "doble salto". Esta maravilla natural tiene una altura total de 34 mts, dividida en dos tramos, pudiéndose acceder a su zona intermedia. Me recuerda a un pequeño circo glaciar, que te atrapa entre sus rocosas paredes.

Acometemos la subida por la margen derecha esta vez, siguiendo las indicaciones de un cartel que reza "Coronación de cascadas". Una vez arriba de este tercer salto, las vistas son una maravilla, abriéndose al valle. Que mejor sitio que éste, para reponer fuerzas y descansar un rato.

Renovado cuerpo y mente, emprendemos el camino, curso arriba hasta encontrar el desvío al
Mirador Domingo Sevilla, que desestimamos en esta ocasión, (buena excusa para volver). Buscamos la salida por la parte contraria, hacia la Majada de Gárrula. Nos separan aproximadamente 800 mts de este punto, al que vamos a llegar a través del pinar y siempre con la pendiente en contra nuestra.

Llegamos a esta zona solana, y aquí cambia la cosa. Una senda preciosa, estrecha, muy cómoda nos lleva hacia abajo, atravesando pinares y hayedos, hacia el barranco de Abanza. Alcanzamos el arroyo, cruzamos dos pasarelas de madera, que no están en su mejor estado, y llegamos al Cerro de Escobar. La senda se torna en un camino más ancho, y progresivamente perdemos altitud hasta llegar al cruce por donde pasamos a primera hora. El último tramo, junto a las aguas del río Urbión, coincide con el de salida, hasta llegar al área recreativa.

Una maravilla de excursión, sencilla pero intensa, con pendientes importantes en muchos tramos, pero que por lo espectacular del recorrido se hacen más llevaderas.
Tampoco es una excursión excesivamente larga, por lo que es posible realizarla con niños, con el aliciente de los saltos de agua.

Una cosa importante, es elegir bien la época del año. Creo que primavera será la época ideal, por el caudal del arroyo, pero también es muy posible que haya que mojarse los pies. Por supuesto que en los momentos de máxima venida de aguas, será imposible cruzar el arroyo, prácticamente desde el "salto chico", incluso algo más abajo.
En todo caso una muy recomendable excursión !!

Tiempo real en movimiento 1 h 56'

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta