Tiempo en movimiento  3 horas 50 minutos

Tiempo  7 horas 17 minutos

Coordenadas 2529

Fecha de subida 23 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
77 m
50 m
0
3,6
7,1
14,2 km

Vista 144 veces, descargada 0 veces

cerca de Ponte de Cima, Faro (Portugal)

El sendero de Ludo y São Lourenço (23.06.19 / 08.00 h.)
Una de nuestras caminatas favoritas es la de Ludo, que enlaza con el itinerario de São Lourenço, a través de un estrecho camino que parece flotar en la Ría Formosa hasta llegar a la playa de Quinta do Lago. En nuestras rutas de verano por la Ría Formosa, vamos a explorar el último y más espectacular tramo de este parque natural y a conocer por qué esta Ría fue nombrada como una de las 7 Maravillas Naturales de Portugal. En esta ruta guiada exploramos los lugares protegidos de Ludo y Quinta do Lago, zonas extraordinarias para el avistamiento de aves.
1.- Punto encuentro: nos vemos el domingo, 23.05.19, a las 08’00 h., en la Av. Andalucía, 2-6. Plz. Paco Toronjo s/n, Peña Flamenca de Huelva (coordenadas: 37.263030, -6.941269). Acudimos desayunados. Por favor se ruega puntualidad. Vamos al punto de encuentro con los coches y nos organizamos para el transporte. Las personas que vayan en el vehículo de otra persona contribuyen con 12€ para compensar al conductor y amén de parking y peaje.
2..- Organización:
Día y hora: 23.06.19 / 08.00 h.
Temperatura: 17º / 25º. Despejado.
La ruta está pensada para un máximo de diez personas, por riguroso orden de comunicación, toda vez que los grupos más numerosos rompen la magia de la naturaleza, son más difíciles de manejar y de ubicar en los restaurantes.
Distancia (6’3 kms ida+6’3 kms vuelta=12’6 kms):
--Parking Praia de Faro-Ludo Hiking Trail (junto aeropuerto). 1’2 kms.
--Ludo Hiking Trail (junto aeropuerto)-São Lourenço Bird Hide. 2’6 kms.
--São Lourenço Bird Hide-Puente de Ancao: 600 metros.
--Puente de Ancao-Quinta do Lago Beach: 513 metros.
--Quinta do Lago Beach-Beach Ancão. 1’4 kms.
3.-Almuerzo: restaurante José dos Matos, en la Av. Poente 22, en la playa de Faro, teléfono: +351 289 038 254. Recomiendo el arroz de mariscos para dos personas por 35 euros, con el que comen bien cuatro personas, así como el variado de pescado frito. Una buena opción para comer en Faro es la Taberna Modesto: R. do Castelo 2, Faro. Teléfono: +351 916 577 044. A medida que se sale del centro, la ciudad pierde atractivo, pero los restaurantes también bajan sus precios y ofrecen platos del día quizá más típicos de lo que es Portugal. Uno recomendable es la Pastelaria Coelho, en la Rua Brites Almeida, no lejos de la zona peatonal e histórica.
4.-Itinerario: el trayecto hay que planificarlo en función de las mareas. El domingo, 23 de junio, la pleamar es a las 7’18 h y la bajamar a las 12’51 h. Así las cosas, la segunda parte del recorrido, la que concierne a la playa, debe hacerse en bajamar para facilitar la caminata.
--Parking: aparcamos pasando el puente de Faro, justo en la explanada que hay a la salida. El parking es gratuitoa. Luego regresamos sobre nuestros pasos en dirección al aeropuerto para buscar el sendero de Ludo. Hay un enorme puente de madera de 500 metros cruza la ría y te lleva al comienzo del sendero. Una caminata que bordea el margen derecho de la Ría Formosa desde la isla de Faro y que comienza junto al final del puente, nada más pasar la pista de aterrizaje de su aeropuerto y casi enfrente a la entrada de una nueva zona de parking.
--Marismas: el camino comienza por una bellísima zona de marismas entreveredas en la ría con importantes bancos de peces en la parte derecha.
--Mata de Ludo: en el fondo, casi estáticos, como si estuvieran pintados en un lienzo, se distinguen los mariscadores en sus labores, los pequeños barcos y los esqueletos de viejas embarcaciones a la deriva. A la derecha del camino se van abriendo algunos esteros, donde se divisan los estilizados flamencos, las garzas, las fochas y los patos malvasía. Aquí es donde se refugian y duermen muchas de las aves de la Ría Formosa, junto a la Mata de Ludo, un maravilloso ecosistema natural que conforman la marisma, los frondosos pinares y las salinas al fondo.
--Observatorio de aves: viniendo desde Ludo, el camino discurre entre la orilla del agua y el mismo borde del campo de golf de São Lourenço. Te encontrarás con un observatorio de aves de dos plantas. A la altura de este observatorio se cruzan los caminos de Ludo y de San Lorenzo, que es el que sube hacia el campo de golf. Al llegar al lago de agua dulce, hay otro observatorio de aves de madera más oscura aún más alto que el anterior. El calamón comun es el ave que simboliza este parque natural.
--Sendero de São Lourenço: casi a la mitad de la caminata por el margen de la ría, el camino de tierra confluye con el sendero de São Lourenço. Esta senda señalizada contiene dos itinerarios, uno amplio de 9 kilómetros y otro menor de 3,4 kilómetros, que comienzan en el puente de Ancão. Durante la bajamar es posible observar la vegetación típica de las marismas y animales como cangrejos boca­ e innumerables aves acuáticas que se alimentan de pequeños organismos. Tendrá también oportunidad de ver a los mariscadores trabajando en sus viveros.
--Mata de Ludo: justo a la altura del lago artificial del campo de golf, el sendero de São Lourenço continúa hacia arriba hasta unas ruinas romanas y la zona de pinares de la Mata de Ludo y, a la derecha, se prolonga hasta la urbanización Quinta do Lago y el final de la ría. Quinta do Lago ofrece una excelente panorámica sobre la laguna, las marismas y las dunas de las islas barrera. Estamos en una de las áreas protegidas más importantes de Europa.
--Puente de Ancão: aunque todo el camino desde Faro es realmente bonito, el entorno del puente de Ancão, un puente de madera de 500 metros, es una de las estampas más significativas de todo el Algarve. Un largo acueducto de madera que cruza toda la Ría Formosa y desemboca en una playa casi salvaje.
--Quinta do Lago Beach: al final del acueducto de madera tienes el legendario restaurante Gigi's, abierto de marzo a noviembre, y el beach club del lujoso hotel Quinta do Lago, perteneciente a 'Leading Hotels of the World".
--Beach Ancão: seguimos de la playa de Quinta do Lago a la de Ancao por un sendero paralelo a la línea de costa que discurre entre la marisma del final de la Ría Formosa y la playa. Encontrarás un parking y una pasarlea de 400 metros que entra en la playa. Cuando pases por la pasarela piensa que estás ante el punto y final de la Ría Formosa, lástima que no haya un cartel que lo indique. Para mí, que he estado varias jornadas recorriendo paso a paso la ría, encontrar su término me resulta bastante emotivo.
--Parking Playa Faro: el regreso final lo hacemos por la orilla de la playa. Después de finalizar el sendero por la costa, nada mejor que departir con los amigos en uno de los bares de la parte alta, típicamente portugueses.
--Visita Faro después almuerzo: Faro destaca, principalmente, por cuatro cosas: la marina, la zona comercial que rodea el norte de la ciudad antigua, la ciudad antigua y -ya en las afueras- el extremo occidental del parque natural de la Ría Formosa.
5.- Recomendaciones y seguridad: cada participante en el sendero lo hace bajo su propia responsabilidad, así que es importante contar con un seguro para deportes de aventura y garantizar en todo momento nuestra seguridad: permanecer juntos, no separarse del grupo, evitar comportamientos irresponsables. Está prohibido atravesar puentes en desuso, vadear cauces peligrosos, pasar junto a colmenas o ganado bravo suelto. Para cruzar carreteras, se establece un punto de control. Los puentes peatonales los cruzan no más de tres personas a la vez. Durante el camino, nadie sobrepasa al organizador de la ruta, que será siempre quien marque el ritmo de la marcha y el trayecto, así como las paradas para comer fruta e ir al servicio. Llevamos agua, fruta, bastones de trekking, protector solar, productos contra alergias y picaduras, calcetines de repuesto, toalla y bañador. No llevamos sombrilla porque la temperatura no será calurosa, por debajo de los 30º.
6.-Documentación:
--Ria Formosa: la laguna de Ria Formosa, ubicada en Algarve, en Portugal meridional, es un sistema de islas de barrera que comunica con el mar a través de seis ensenadas. Cinco de estas ensenadas son naturales y tienen características móviles. La sexta es una ensenada artificial que fue abierta con el propósito de permitir un acceso más fácil al puerto de Faro. Actualmente la principal ensenada del sistema es el brazo de Faro-Olhão, que estaba abierto artificialmente. El proceso comenzó en 1927 pero sólo en 1952 se acabaron las obras de ingeniería y asumieron la configuración actual. Dentro del sistema de Ria Formosa se han encontrado usos diferentes y a veces antagónicos. Parte del sistema es un parque natural, pero Ria Formosa también tiene un papel importante en la economía de la región. Más allá del uso turístico el sistema también apoya otras actividades económicas como granjas de mariscos (incluyendo la cosecha de almeja fina) y el puerto de Faro. La Ria Formosa es también un parque natural de más de 170 km² y lugar de parada de cientos de especies de aves en las migracionesn de primavera y otoño. Las ciudades más importantes cerca de Ria Formosa son Tavira, Faro y Olhão. Hay también algunas ciudades en esta zona, como Fuseta (que pertenece al municipio de Olhão), Santa Luzia, Cabanas de Tavira (estas dos últimas pertenecientes a Tavira) y Cacela Velha (que pertenece a Vila Real de Santo António).
--La playa Quinta do Lago se une con continuidad a la Playa de Ancao y Playa de Garao (Algarve) ambas en los entornos del Vale do Lobo y Quinta do Lago. Desde Faro a Quarteira, kilómetros de playa sin edificaciones…. Es una playa con algunos elementos de paisaje muy bonitos (acantilados, dunas, rías y lagos próximos). Lleva el nombre de uno de los emplazamientos turísticos de mayor calidad de la Península Ibérica. Su acceso no es fácil, se puede llegar en coche hasta un aparcamiento con plazas muy limitadas. Tras cruzar el parking hay que cruzar el Rio….. a través de un puente de madera que se tarda en atravesarlo unos 10 minutos. Los paisajes divisados desde el puente son una maravilla. A punto de dejar el puente de madera, a la derecha dejamos un chiringuito muy especial: Restaurante Gigi, el chiringuito más popular del Algarve para comer pescado y marisco -no es barato, de moda entre famosos y gente guapa. Una alternativasunos cientos de metros más por la playa es el 2 Passos. Pasas las dunas y llegas a la playa, cuesta encontrar a izquierda o derecha edificación alguna. Apenas se divisa al este u oeste los pueblos más cercanos como Vale do Lobo (oeste, con Praia de Garao, Ancao…) o las de la Praia de Faro. Kilómetros de arena para caminar durante horas y con no pocos metros de playa donde puedes disfrutar solitariamente del mar o del paisaje. Para caminar es importante conocer si hay marea baja o alta. La superfice de la playa cambia notablemente. Un consejo: para caminar o correr es mejor aprovechar las mareas bajas. La arena y el agua limpias magníficas. Ideales para el baño o para tomar el sol. Baja densidad de ocupación. Relax, turismo de alto poder adquisitivo de los hoteles cercanos.
--Salinas Algarve: las salinas que pintan de blanco el paisaje, en espacios aún hoy utilizados por una actividad milenaria, que aprovecha la inmensa costa algarvía para producir sal marina de elevada calidad, cuya pureza y valor nutritivo son reconocidos internacionalmente. En los municipios de Olhão, Tavira y Castro Marim existen tres núcleos importantes de salinas localizadas en la Reserva Natural de las Marismas de Castro Marim, en Tavira y en la Quinta do Ludo, en pleno Parque Natural de la ría Formosa. Un laberinto de canales guía el agua del mar, que se vierte en tanques pequeños y poco profundos donde reposa hasta que el calor del sol evapore el agua dejando a relucir los cristales translúcidos. Con una situación geográfica y geológica privilegiada, estos jardines de sal son el punto de encuentro entre el agua dulce del río y el agua salada del Atlántico, reuniendo así las condiciones necesarias para la creación de un producto natural, que preserva nutrientes marinos y minerales importantes en una alimentación saludable y equilibrada. Viveros marinos naturales que generan beneficios económicos, al mismo tiempo que proporcionan el equilibrio ecológico y la preservación de las especies en las zonas de pantano de los parques naturales. Por el contraste entre el blanco brillante y el azul del mar, lo pintoresco de la labor, que forman paisajes inusitados, las salinas son un panorama singular que merece una atenta visita.
--Faro: siguiendo la Avenida de la República, en el noroeste de la ciudad, hacia el sur, aparece la marina, el primero de los puntos pintorescos de la ciudad, donde se pueden contemplar los barcos deportivos. Junto a ella, esta el bulevar jardín de Manuel Bivar, que supone el comienzo de una serie de calles peatonales que conforman el centro de la ciudad y albergan tiendas locales, pero también las sucursales de las principales cadenas de moda del mundo y que suponen -fuera de los centros comerciales- la mayor concentración comercial del Algarve. La zona es agradable para ir de compras, pero también para pasear o sentarse en la terraza de alguno de los restaurantes de las calles del norte de la misma. Tanto los suelos, con los tradicionales adoquines portugueses pequeños de color blanco y negro, como los edificios -la mayor parte de ellos muy correctamente encalados y otros de fachadas con azulejos- están muy bien cuidados y conservados. El paseo por la zona peatonal de la ciudad -no excesivamente extensa- resulta muy agradable y sirve perfectamente como antesala al descubrimiento del centro amurallado de la ciudad. Faro fue reconquistada a los musulmanes en el siglo XIII, aunque las murallas y las puertas que rodean la ciudad antigua fueron reformadas y reforzadas con posterioridad, por lo que no datan de aquellos tiempos. El centro de la ciudad es un pequeño laberinto de calles empedradas que van a dar a parar a diversas plazas. La mas grande de ellas es el Largo da Sé, muy amplia y espaciosa y que sirve como entrada a la catedral de Faro, que destaca por su fachada de piedra en la plaza de casas encaladas. La catedral es del siglo XIII- reconstruida en el XVIII- y cuenta con una capilla adjunta revestida con huesos humanos de los monjes de un cercano monasterio que data del siglo XIX y se inspira en la, más antigua y más impresionante, Capela dos Ossos de la ciudad de Évora.
--Pasar por debajo del Arco de Repouso: el arco del reposo fue la entrada este de las murallas medievales. Está flanqueado por dos torres de defensa, ya que se consideraba uno de los accesos más vulnerables. Según la leyenda el rey Afonso III descansó allí después de conquistar la ciudad en 1249. Teóricamente no se derramó ni una sola gota de sangre en la batalla y, además, un caballero cristiano se enamoró de una doncella árabe. El padre de la chica fue acusado de traición y se le castigó haciéndole quedar para siempre bajo el Arco do Repouso según cuenta la tradición.
--Visitar la Catedral de Faro: la Catedral de Faro se construyó sobre unas antiguas ruinas romanas que se convirtieron en mezquita durante el periodo de ocupación árabe. La catedral de estilo gótico se hizo después que Alfonso III conquistara Faro. Ahora está perfectamente restaurada y se puede disfrutar de sus retablos dorados, algunas paredes con azulejos y, especialmente, de la subida a su torre. Desde allí se puede ver toda la ciudad y también las rías de alrededor. La entrada cuesta sólo 3€.
--Conocer el Museo Municipal de Faro. podrás conocer más sobre la historia artística de Faro dentro de un edificio espectacular. Tiene un gran claustro con un jardín central realmente bonito. En cuanto a la exposición, se pueden ver pinturas, los típicos azulejos, vasijas árabes y algunas esculturas. La entrada cuesta 2€ y los domingos es gratuito hasta las 14:30h. Merece la pena sólo por visitar el edificio.
--Darse una vuelta por el Mercado Municipal: nos encanta visitar los mercados de los sitios que visitamos para conocer como es la vida cotidiana en el sitio. En el caso de Faro, no sólo podrás ver la vidilla del mercado. También podrás comprar delicias de la zona, sobre todo en las pastelerías. Además, hay algunos locales de restauración donde tomar algo. El edificio es muy moderno y contrasta con toda la arquitectura tradicional de la ciudad.
--Hacerse una foto con las letras de Faro: en la zona del puerto hay instaladas unas letras con el nombre de la ciudad y un corazón. Al más puro estilo Amsterdam o Kuala Lumpur, puedes tener un recuerdo de tu paso por la capital del Algarve
--Caminar por Rua Boavista entre fachadas llenas de colores. La mayoría de edificios de Faro tienen mucho encanto. Aunque en el centro histórico predomina el blanco, puedes ir hasta la Rua Boavista si te van más los colorines. Cada fachada está pintada de un color diferente, creando un aspecto de lo más alegre. A nosotros nos recordó a la Rue Cremieux de París.
--Comprar algún souvenir en Rua de Santo Antonio: una de las calles comerciales de Faro es la Rua de Santo Antonio. Allí podrás dar un agradable paseo y encontrar muchas tiendas donde llevarte un recuerdo de tu visita al Algarve. ¿Los más populares? Los azulejos y las figuras de cerámica artesanas, sin duda.
--Alucinar con la capilla de los huesos en Carmo Church: la preciosa iglesia de Carmo se construyó en 1719 gracias a las partidas de oro que los portugueses consiguieron en Brasil. A parte de una coqueta fachada, dentro podrás ver tallas de madera con oro y mosaicos de cristal. Suele haber cigüeñas anidando sobre sus dos torres, fíjate si las ves. Algo muy curioso que hacer en Faro es descubrir su macabra capilla llena de huesos. Está justo detrás de la iglesia y alberga los huesos de 1200 monjes carmelitas cuyos restos fueron exhumados de un cementerio próximo en 1816. Esta capilla se hizo con la idea de concienciar de la brevedad de la vida humana y la necesidad de vivirla plenamente. La entrada tanto a la iglesia como a la capilla tiene un simbólico precio de 1€. Está abierta de lunes a viernes.
--Dar un paseo por la Rua Dr. Francisco Gomes: algo que hacer en Faro para pretegerse del calor sofocante es aprovechar el aire acondicionado de las tiendas. La principal calle comercial de Faro es muy bonita, con un empedrado que crea dibujos en el suelo. También hay varias cafeterías y restaurantes donde pararse a tomar algo. Recomendamos visitarla tanto de día como de noche, ya que mejora con la iluminación.
--Ir de compras al Forum Algarve: pese a tener alma de pueblo, a unos 10 minutos andando del centro de Faro hay un gran centro comercial. El Forum Algarve tiene tiendas de todo tipo, muchas opciones de restauración e incluso cines. El recinto es descubierto y está muy bien cuidado. Tienen un amplio horario: abren todos los días desde las 10h hasta medianoche.
--Darse un capricho y alojarse en el Palácio de Estói: aA solo 10 kilómetros de Faro está la localidad de Estói. Su principal atractivo es un palacio rococó del siglo XIX, que ahora se ha convertido en hotel de lujo. Tiene una bonita fachada de color rosa y está rodeado de jardines decorativos muy bien cuidados. Si quieres descubrir todo su atractivo no hace falta que te alojes allí, puedes visitar el complejo sin ningún problema.
--Parking: aparcamos pasando el puente de Faro, justo en la explanada que hay a la salida. El parking es gratuito. Luego regresamos sobre nuestros pasos en dirección al aeropuerto para buscar el sendero de Ludo. Hay un enorme puente de madera de 500 metros cruza la ría y te lleva al comienzo del sendero. Una caminata que bordea el margen derecho de la Ría Formosa desde la isla de Faro y que comienza junto al final del puente, nada más pasar la pista de aterrizaje de su aeropuerto y casi enfrente a la entrada de una nueva zona de parking.
-Marismas: el camino comienza por una bellísima zona de marismas entreveredas en la ría con importantes bancos de peces en la parte derecha. Ludo: en el fondo, casi estáticos, como si estuvieran pintados en un lienzo, se distinguen los mariscadores en sus labores, los pequeños barcos y los esqueletos de viejas embarcaciones a la deriva. A la derecha del camino se van abriendo algunos esteros, donde se divisan los estilizados flamencos, las garzas, las fochas y los patos malvasía. Aquí es donde se refugian y duermen muchas de las aves de la Ría Formosa, junto a la Mata de Ludo, un maravilloso ecosistema natural que conforman la marisma, los frondosos pinares y las salinas al fondo.
--Observatorio de aves: viniendo desde Ludo, el camino discurre entre la orilla del agua y el mismo borde del campo de golf de São Lourenço. Te encontrarás con un observatorio de aves de dos plantas. A la altura de este observatorio se cruzan los caminos de Ludo y de San Lorenzo, que es el que sube hacia el campo de golf. Al llegar al lago de agua dulce, hay otro observatorio de aves de madera más oscura aún más alto que el anterior. El calamón comun es el ave que simboliza este parque natural.
--Sendero de São Lourenço: casi a la mitad de la caminata por el margen de la ría, el camino de tierra confluye con el sendero de São Lourenço. Esta senda señalizada contiene dos itinerarios, uno amplio de 9 kilómetros y otro menor de 3,4 kilómetros, que comienzan en el puente de Ancão. Durante la bajamar es posible observar la vegetación típica de las marismas y animales como cangrejos boca­ e innumerables aves acuáticas que se alimentan de pequeños organismos. Tendrá también oportunidad de ver a los mariscadores trabajando en sus viveros.
--Puente de Ancão: aunque todo el camino desde Faro es realmente bonito, el entorno del puente de Ancão, un puente de madera de 500 metros, es una de las estampas más significativas de todo el Algarve. Un largo acueducto de madera que cruza toda la Ría Formosa y desemboca en una playa casi salvaje.
--Quinta do Lago Beach: al final del acueducto de madera tienes el legendario restaurante Gigi's, abierto de marzo a noviembre, y el beach club del lujoso hotel Quinta do Lago, perteneciente a 'Leading Hotels of the World".
--Beach Ancão: seguimos de la playa de Quinta do Lago a la de Ancao por un sendero paralelo a la línea de costa que discurre entre la marisma del final de la Ría Formosa y la playa. Encontrarás un parking y una pasarlea de 400 metros que entra en la playa. Cuando pases por la pasarela piensa que estás ante el punto y final de la Ría Formosa, lástima que no haya un cartel que lo indique. Para mí, que he estado varias jornadas recorriendo paso a paso la ría, encontrar su término me resulta bastante emotivo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta