Tiempo  5 horas 24 minutos

Coordenadas 2963

Fecha de subida 12 de noviembre de 2018

Fecha de realización noviembre 2018

-
-
798 m
611 m
0
3,8
7,7
15,33 km

Vista 319 veces, descargada 24 veces

cerca de Dúrcal, Andalucía (España)

La mayor parte de esta ruta sigue el sendero de Nico Molina, pero nos desviaremos de este, en algunas ocasiones, para visitar puntos emblemáticos de la localidad de Dúrcal.

El Sendero Nico Molina es uno de los recorridos, recientemente señalizado, que utiliza para entrenar el deportista durqueño Nico Molina, del club Cerro del Caballo; campeón del mundo juvenil de carreras por montaña.

Gran parte del recorrido de esta ruta circular, discurre por el Río de Dúrcal. Rio que tras nacer en el corazón de Sierra Nevada, a unos 2800m, a las faldas del Tozal del cartujo, en la denominada zona de los nacimientos, recorre partes del parque Nacional y Natural de Sierra Nevada, hasta que tras abandonar las escarpadas montañas y sus estrechas gargantas, se abre a un valle más amplio rodeado por bancales, frutales, alamedas, acequias y vegetación de rivera.

El sendero se inicia en la PLAZA DE ESPAÑA, centro urbano de Dúrcal, dónde la amplia variedad hostelera complacerá al visitante con un buen desayuno para coger fuerzas. Destacan en la misma plaza la IGLESIA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN (S.XVI), el MONUMENTO A ROCÍO DÚRCAL, famosa cantante y actriz madrileña que señaló al azar en un mapa de España esta población, cuyo nombre tomaría desde entonces como su apellido artístico, y la FUENTE DE ISABEL II, de 1866, donada al municipio por el II marqués de Márgena, que trae el agua de la acequia Margena o Mahina y da nombre al marquesado. Este pilar abasteció de agua a los vecinos de Dúrcal y a sus animales ya que hasta mediados del S.XX no se dotó a las casas del pueblo de agua potable.

Por la CALLE ROCÍO DÚRCAL y tras pasar por el cerrado MERCADO DE SAN BLAS, nos encontramos con el PILAR DE LAS ERAS DE BALINA (el cual fue donado por el boticario Alfonso en 1913 para los trabajadores de su pueblo). En las ERAS DE BALINA, hasta no hace mucho era habitual ver carros de trilla tirados por mulos, o agricultores ablentando para separar la paja del grano.

Siguiendo las indicaciones del sendero Nico Molina; y tras cruzar la autovía bajo un puente, descendemos junto a una acequia por una frondosa senda hasta llegar a un camino asfaltado. Este camino trascurre paralelo al Barranco del Baño. Aquí nos desviaremos del sendero de Nico Molina. Pasaremos por un sensacional MIRADOR con vistas al mencionado barranco y a la localidad DE CONCHAR que parece flotar sobre el verdor que alfombra el relieve montañoso.

Seguimos descendiendo y nos encontramos con un Poste informativo que nos indica dos direcciones; tomaremos la de la izquierda que nos dirige por un sendero de tierra hasta El Baño de Vacamía o Baño Grande. El agua nace a unos 24 ºC. Es un lugar muy apreciado por todas las personas que aman la naturaleza, ya que ns sumergimos en un medio con un agua tratada únicamente por la naturaleza. Tiene una profundidad aproximada de 1 metro. Es una cubeta de menos de 20 metros cuadrados de superficie, adosada a las rocas. En su extremo una pequeña oquedad se interna en la piedra, es el lugar donde se produce la surgencia continua de agua carbonatada que se concentra en la alberca y que, al rebosar, corre por un arroyo.

Seguiremos este arroyo por una senda menos marcada hasta llegar a la parte de arriba de una pequeña cascada. Después descenderemos hasta el cauce del RÍO DÚRCAL; teniendo que hacer una corta destrepada. Junto al río encontramos una serie de cuevas conocidas como LAS CUEVAS DE LOS RISCOS O VACAMIA; cuya entrada se encuentra en alto, por lo que habrá que realizar una pequeña trepada. En la Sala de la entrada vemos una gatera hacia la izquierda en la que no entramos. Por la derecha, se pueden visitar varias salas, acabando en una principal más grande donde se han colocado tablones de madera a modo de tarima. Hay un buda decapitado y una figura femenina, así como muchos restos de velas repartidas por toda la sala. Desgraciadamente el expolio de estalactitas y estalagmitas hace que pierda mucho de su explendor.

Junto al cauce hay otra entrada de las cuevas en la que han horadado un sendero que conduce a una espectacular columna.

Desde aquí desandaremos un tramo para después seguir un sendero con algo de maleza que discurre junto al Río Dúrcal. El cauce ha creado una estrecha garganta, con sus riberas cargadas de álamos, juncales, mentas, zarzamoras, sauces y mimbreras. Son espacios casi inaccesibles, difíciles de transitar por la densidad de la vegetación. Tras sortear un derrumbamiento encontramos un manantial o surgencia.

Proseguiremos alejándonos del cauce por un pequeño ascenso que nos lleva hasta el camino hormigonado que va hasta los BAÑOS DE URQUIZA O BAÑOS CHICOS. Son afloraciones de aguas templadas, termales y mineralizadas, con conocidas propiedades medicinales, que surgen y se concentran en albercas y baños construidos en el siglo IX, hace más de un milenio. Lugar donde aún acuden quienes los conocen para bañarse y llevarse garrafas de agua medicinal que ayuda a tratar enfermedades renales y de la piel.

El agua viene de la sierra de Nigüelas que, a su vez, la recoge de los cauces subterráneos de Sierra Nevada procedente del deshielo, pero en este caso, la cualidad termal, la temperatura, indica que antes de aflorar ha tenido que pasar por capas del subsuelo situadas en cotas tan profundas, a más de 2.000 metros bajo el nivel del mar, para después ascender de forma rápida hasta encontrar el lugar por donde salir de la tierra. Los estudios realizados para la declaración de agua mineral, indican que el caudal que surge en estos baños ha podido tardar 30 años desde que formó parte del deshielo de la sierra, se internó en la tierra y emergió en el manantial de Dúrcal cargado de carbonatos, magnesio, calcio y a casi 25 grados.

En los puntos de las rocas donde chorrea el agua se producen fosilizaciones calcáreas blandas en las que crece una planta especial de estas zonas, el culandrillo de pozo, un indicador claro de umbría y calidad de las aguas.

Seguimos unas decenas de metros por la ladera derecha del Río Dúrcal; lo cruzamos por un gran tronco caído que sirve de puente. Nos encontramos con el ARROYO DE ALCÁZAR, afluente del Dílar, y haciendo peripecias para no mojarnos los pies llegamos a la CASCADA DE ALCÁZAR; todo un espectáculo. Es un paraje con un interés paisajístico claro. Además de la concentración de plantas ribereñas y de zonas húmedas, con romeros, zarzamoras, pamplinas de agua, nueza negra e hiedras, veremos la hermosa y estruendosa cascada de unos 15 m de caída, dividida en dos grandes caídas de agua que se precipitan sobre grandes rocas que la pulverizan creando un frescor natural que te va empapando. Sin duda es un lugar mágico y cambiante; ya que lo hemos frecuentado de cuando en cuando, y nunca tiene el mismo aspecto debido a las frecuentes crecidas de los ríos que lo modifican.

Es un territorio que mezcla ecosistemas ribereños y rupícolas, debido a los tajos bajo los que discurre el río. Esa cualidad facilita la presencia de una gran cantidad de aves que anidan en zonas de cortados, con la presencia habitual de cernícalos, grajillas, aviones, e incluso rapaces nocturnas. Las oquedades de los tajos son un lugar perfecto para los buhos reales. Por otro lado, la cercanía a zonas agrícolas y cortijos, hace que se puedan observar mochuelos y lechuzas. En las riberas, el canto de jilgueros, mosquiteros y ruiseñores, es habitual al final de la primavera y durante el verano.

Volvemos hasta los Baños Chicos para tomar un tortuoso ascenso por una escarpada y rocosa senda que nos lleva hasta el Cerro de San Antonio donde encontramos un lugar estratégico donde los musulmanes de la época nazarí construyeron un CASTILLEJO, conocido como PEÑÓN DE LOS MOROS, declarado Bien de Interés Cultural BIC. Es un gran hongo de piedra que se alza sobre la autovía de la Costa, orgulloso de mantener su posición de dominio sobre los caminos que desde Granada bajan hacia el Valle, la Alpujarra y el mar. Restos de la atalaya árabe que durante siglos ejerció una misión de control de accesos y de aviso de potenciales peligros.

Sobre rocas calizas aún se mantienen partes de murallas, torres, e incluso un aljibe, del que fuese un pequeño castillo que formaba parte de la estructura defensiva del Valle de Lecrín y control de entrada a las inmediaciones de Granada. No se conoce la fecha de construcción del castillo, pero se cree que es anterior al periodo nazarí, aunque el hallazgo de cerámicas en su interior indica que fue utilizado durante la última etapa de presencia árabe en la provincia de Granada. La gran torre muestra su extraña forma de seta, que se debe al refuerzo de tierra y ladrillo que se le hizo para evitar que los restos de la torre, que estaban al aire, se derrumbasen por completo. Una forma que ha dado lugar a que sea utilizada por grupos de carácter esotérico como lugar donde realizar inscripciones aparentemente mágicas. Una mezcla de letras del alfabeto fenicio con runas celtas y vikingas ocupa la cara oeste de la base ‘moderna’ de la torre del Peñón de los Moros. La imagen mágica de esta torre se ve magnificada por ser un excelente mirador desde el que divisar la gran falla de Nigüelas, que marca el origen tectónico de Sierra Nevada.

Desde el castillejo, y entre un mar de almendros, nos dirigimos a la vía de servicio junto a la autovía, por la que enlazaremos nuevamente con el sendero de Nico Molina, para descender hasta el Río Dúrcal. Al poco pasaremos por el primer puente, el de la autovía. La vista desde abajo es una de las que más impresiona al ver su monumentalidad.

Al pie de La autovía está el Canal que se hizo para trasladar agua al Valle en compensación a la construcción de la presa de Béznar. Aquí se ve su entrada Este canal atraviesa todo el monte del Retamal para llegar hasta el centro del Valle (Por Murchas)

En nuestro camino, también vemos a nuestra derecha otro molino de harina que aparece en el S.XIX, como MOLINO DE PUENTE VIEJO y a pocos metros de este nos encontramos con el PUENTE MEDIEVAL. Representa uno de los escalones básicos del conocimiento de la tecnología de paso: es una estructura masiva construida con el material que se conocía en la época, la piedra (con todas sus limitaciones: sólo resiste compresiones, imposible de moldear, etc.) Posee un solo vano de escasa luz (imposible de determinar al estar semienterrado por los sedimentos arrastrados por el río) y tiene un origen indeterminado ( en el pueblo se dice que romano, aunque la fabricación puede indicar que sea musulmán y fuera construido como vía de comunicación hacia la Alpujarra). Estuvo en funcionamiento hasta mediados del S. XIX, cuando se construyó el puente de piedra de la antigua Nacional 323.

Este puente fue utilizado para cruzar el río hasta finales del S.XIX, por el denominado camino real de las Alpujarras, que pasaba por Dúrcal, descendiendo a él por el camino de la Valdesa y ascendiendo hasta Dúrcal por el camino de las fuentes.

A pocos pasos de este puente y señalizado a la derecha, nos adentramos en una singular vereda, rodeada de exuberante vegetación, enormes arboles que rozan el cielo, nacimientos de agua; una zona de especial belleza paisajística.

Después pasaremos por un SEGUNDO MOLINO hoy reconvertido en GRANJA ESCUELA y por nuestro tercer puente, denominado como” PUENTE DE LATA”. El puente de lata se construyó en 1906 para salvar el arroyo de Gor y que pudiese pasar el ferrocarril entre Guadix y Baza. Fue una de las obras de ingeniería ferroviaria más importantes de España, pero tuvo mala suerte, ya que poco después de inaugurarse un corrimiento de tierras provocó problemas de estabilidad en uno de los pilares, por lo que el tren tenía que pararse, bajar a los viajeros y recorrer el viaducto vacío. Los pasajeros cruzaban el puente andando y volvían a montar en los vagones al otro lado. En los años veinte, el puente se desmontó y se trasladó a Dúrcal. El 18 de julio de 1924 se inauguró. Tenía casi doscientos metros de largo menos que en Gor, pero era mucho más alto, por lo que tuvieron que sustentarlo en pilares de piedra.

Este viaducto estuvo en funcionamiento hasta el año 1974 con la línea de tranvías eléctricos de Granada a Dúrcal. Era una avanzadilla en el proyecto de ferrocarril hacia la costa, pero se cerró y se quedó completamente abandonado. El director de Bellas Artes de Granada, Vicente González Barberán consiguió en los años 80 que no fuese dinamitado y pasó a propiedad de la Diputación Provincial, que más tarde lo cedió al Ayuntamiento y se convirtió en un atractivo paseo peatonal.

Muy cerca también se aprecia el puente de la carretera nueva. Al poco tenemos otro antiguo molino de harina actualmente rehabilitado como alojamiento y restaurante. Es "el RESTAURANTE EL MOLINO", y Museo de la Cocina Tradicional Andaluza. En su interior se conservan herramientas y la maquinaria que este molino usaba cuando estaba en funcionamiento.

Parece ser que fue de la Familia Tuset, y más tarde de los Cerrillos Aceña cuado fue Museo. Se movía con la fuerza del agua que tomaba algo más arriba donde está el antiguo aparcamiento. Tenía dos piedras. Era de turbina. Estuvo en funcionamiento como molino hasta los 50.

A pocos metros de este pasamos por un espectacular puente de 7 arcos, en ladrillo visto y con refuerzos de cantería, construido por presidiarios y albañiles a finales del S.XIX con motivo de la construcción de la primera carretera que unía, para el paso de carretas, Granada con su costa, en tiempos de la reina Isabel ll.

Continuamos entre preciosos bosques, hasta de nuevo cruzar el río. Desde ahí, por un camino más ancho, y tras volver a cruzar el río por dos veces, siempre por puentes, subimos por una rambla hasta unas escaleras de troncos (en esta zona comienza el camino de la Ruta de los Bolos).

Cogemos otra pista o vía VERDE DE DÚRCAL que discurre junto a la ACEQUIA DE MÁRGENA O MAHINA, de origen musulmán y que también nos acompañaba en el origen de la ruta al cruzar el pueblo. Tras llegar hasta un camino asfaltado, debemos buscar otro camino también asfaltado que gira a la derecha y que cruza el pago de Mahina, regado por la acequia del mismo nombre.

Al final de este camino y tras una serie de curvas, nos encontramos con los restos de una torre de origen musulmán, denominada como el Fortín de Márgena o Mahina. La Torre de Márgena tiene unas características constructivas y funcionales muy similares a las de otras torres de alquería que se conservan en la vega de Granadina, como las torres de Romilla, la de las Gabias, y la Torre de Bordonal, en Cijuela.

Las torres de alquería o de vega son espacios fortificados, de ámbito militar levantados durante la dominación árabe, y ligados por lo general, a una población rural. Estas torres son espacios articulados, compuestos por dos o más estructuras. Constan de un elemento defensivo, una torre de planta rectangular, estaban fabricadas en tapial calicastrado, y tendrían entre tres o cuatro plantas. En la planta baja, de menores dimensiones que las restantes, se ubicaría el aljibe para almacenar el agua. En las dos o tres plantas sucesivas se situarían las dependencias, con distintos vanos, saeteras, etc. Las torres estaban coronadas por un parapeto almenado.

La Torre de Márgena es de planta cuadrada, solo conserva parte de dos de sus paramentos, los de los flancos Este y Sur, que están unidos en ángulo recto. Las paredes son de tapial, asentadas sobre una base de mampostería, y exteriormente todo se cubrió con un enlucido rojizo. El muro Este mantiene en pie 5,70 metros de longitud y el del lado Sur 7,20 metros. La altura es bastante considerable en ambos muros, pues quedan casi 7 metros de altura en uno de ellos, mientras que el otro es de 5,40 de altura.

La Torre de Márgena es de planta cuadrada, solo conserva parte de dos de sus paramentos, los de los flancos Este y Sur, que están unidos en ángulo recto. Las paredes son de tapial, asentadas sobre una base de mampostería, y exteriormente todo se cubrió con un enlucido rojizo. El muro Este mantiene en pie 5,70 metros de longitud y el del lado Sur 7,20 metros. La altura es bastante considerable en ambos muros, pues quedan casi 7 metros de altura en uno de ellos, mientras que el otro es de 5,40 de altura.

La Torre de Márgena está catalogada como Bien de Interés Cultural (B.I.C.) desde junio de 1985.

Una vez que cruzamos la carretera por un túnel y vemos el pueblo de Dúrcal, ya buscamos el centro o la plaza del pueblo donde acabará nuestra ruta.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta