Tiempo en movimiento  3 horas 2 minutos

Tiempo  3 horas 57 minutos

Coordenadas 1948

Fecha de subida 15 de febrero de 2020

Fecha de realización febrero 2020

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.546 m
1.028 m
0
2,7
5,4
10,89 km

Vista 88 veces, descargada 4 veces

cerca de Benifató, Valencia (España)

El valle de Guadalest concentra las mayores elevaciones de la provincia de Alicante en un mosaico de bellas sierras entre las que encontramos la Serrella, la Aixortá, Bernia y Aitana. En esta última se encuentra precisamente la montaña más alta de la provincia, y ella es el objetivo de la ruta de hoy.
Pero no es solamente su altura lo que destaca en Aitana. Su orografía es el reflejo de una complicada geología, condicionada por la interrelación de las placas tectónicas que aquí colisionan (africana y europea) y los movimientos de bloques que en esta zona se muestran con enorme claridad. Este lugar único fue el sitio escogido para celebrar el Geolodía-Aitana 09, cuyo itinerario fue presentado en wikiloc en 2010 por Corocota (824780), y que hemos seguido en la mayor parte del recorrido, aunque hemos incorporado varias modificaciones (de las que la más importante es la subida a la cima de Aitana desde las simas); aunque me parecen impresionantes las presentaciones de Fos (12591094) y jrvramos (11133393) de esta ruta, he preferido evitar pasar por el Forat y el Trinquet por razones de seguridad. He incorporado selectivamente la información geológica(obtenida en buena parte de la presentación de Geolodía-09) sobre los puntos visitados en los diferentes waypoints, para evitar una exposición demasiado larga, dejando para la introducción sólo algunos aspectos generales.
La Sierra de Aitana es parte de la Cordillera Bética, una cadena montañosa formada por el choque de las placas africana y euroasiática, que se extiende desde Cadiz a las Islas Baleares. Se estima que la historia geológica de la Sierra comenzó hace unos 70 millones de años; en esa época esta zona estaba cubierta por el mar de Thetys, y en ella ocurrió un proceso de sedimentación de lodos marinos que con el tiempo se acabarían transformando en rocas (margas y calizas, a través de un proceso denominado diagénesis, de compactación y endurecimiento que incluye la transformación en fósiles de los organismos atrapados en los lodos); durante el Mioceno, hace unos 20 millones de años, la aproximación de las placas tectónicas dio lugar a su plegamiento, produciendo su emersión. Más tarde las tensiones a que estaban sometidas las rocas produjeron su fractura, apareciendo una serie de fallas que condujeron al hundimiento repetido de bloques de rocas que ocasionó la formación de un relieve escalonado, muy aparente en la zona de Partagat. Desde entonces la erosión, sobre todo por hielo y agua, se ha sumado a los agentes geológicos previos para ir dando el actual aspecto a la Sierra.
Hemos llegado al punto de partida, desde Valencia, por la A-7 hasta la salida de Altea, donde nos hemos desviado hacia Callosa d' En Sarriá por la CV-755, para después girar hacia Polop de la Marina por la CV-715, y continuar por la CV-70 hasta Benifato, a cuya entrada está marcada la salida por la derecha de una pista asfaltada (con numerosos baches) que sube en dirección al área recreativa de la Font del Partagat, donde hay espacio para aparcar (que se llena pronto en fines de semana veraniegos).
Comenzamos a caminar en este lugar, pudiendo ver hacia el oeste una gran roca, cuya cara sur muestra las evidencias de la falla que la separó del resto de la montaña. Esta es la Falla de Partagat y merece la pena fijarse en ella desde distintos ángulos a lo largo del sendero de subida.
La senda gira en repetidas ocasiones hacia la derecha, con algunos cambios motivados por la gran cantidad de agua que hay en la zona, y que cae por los senderos o encharca los terrenos vecinos en algunos puntos. El drenaje natural del río de bloques, y su conexión con el acuífero subterráneo son los causantes de esta notable riqueza en agua, que se traduce en varias fuentes (Giner, Arbret, Forat,...). Mientras subimos por el sendero hacia el oeste vemos una montaña al frente, en cuya parte sur está la Falla de Aitana, y a su izquierda vemos un caos de piedra, formado por los derrubios de las laderas, al que se ha dado el nombre de río de bloques.
Seguimos adelante durante algo más de 1 km, por un sendero fácilmente identificable, y con algunas señales, en un entorno donde existen restos de varios neveros o pozos de nieve, pero al final, en la zona en que el sendero cambia bruscamente de seguir la dirección oeste a volver hacia el este, encontraremos el mejor conservado de todos. Nos detenemos aquí unos momentos para hacer fotos y contemplar las vistas de la Sierra y su entorno, aquí realmente notables.
Avanzamos por el sendero, con algún cartel ocasional que anuncia el Paso de la Rabosa, viendo rocas de extrañas formas, entre las que destaca el gran agujero que se ve en lo alto de una pared rocosa a nuestra derecha: el Forat de Aitana, o Peña Forata. Lo admiramos en la distancia, pero no subiremos a el. Por aquí también, pero a nuestra izquierda vemos algunas dolinas y unos accidentados relieves, que corresponden a la zona del Trinquet, por cuyo angosto pasadizo no cruzaremos. A partir de este punto el sendero gira hacia el sur y se orienta más claramente hacia la pared de la Sierra, buscando el Paso de la Rabosa.
El paso ha sido creado por una avalancha de rocas, en la zona vecina a las Simas de Partagat. Esta es una de las zonas de cierta complejidad, en la que es necesario tener cuidado para evitar posibles caídas, y se necesita desplegar un mayor esfuerzo para atravesarla; nada de importancia para cualquier persona sensata con un estado físico razonable, pero hay un paso lateral que puede ser problemático para personas con vértigo, y es conveniente guardar los bastones en sitio seguro y ayudarse con las manos durante la mayoría de la subida. Al final, tras un angosto paso entre rocas, llegamos al interior de una de las Simas de Partagat. Veremos aquí varios trazados que siguen hacia el sur, en dirección al hueco de la sima, pero el sendero (marcado aquí) continúa realmente por la izquierda en un corto paso ascendente, que permite subir por encima de la sima y alcanzar la plana de Aitana. Este es un paso también fácil, pero en el que hay que ir con cuidado, sobre todo si el terreno está mojado.
Ya en la plana podemos apreciar las grandes dimensiones de las simas, aunque la visión de conjunto es mucho mejor desde más lejos. También podemos ver la vertiente sur de la Sierra, hasta ahora oculta para nosotros, junto con su entorno, donde destaca sobremanera el otro gigante de la Sierra: el Puig Campana. Aquí también, nos damos cuenta de que el mar está cubierto de nubes, que la brisa suave de levante trae hacia las montañas produciendo esa imagen tan habitual en los montes del norte de el mar de nubes; como allí esta imagen debe avisar al senderista del riesgo de que las nubes lleguen a la montaña produciendo una densa niebla, que en este entorno puede ser un buen problema para los senderistas sin preparación adecuada a quienes sorprenda.
Vemos las nubes lejos, al sur del Puig Campana y bastante bajas, y decidimos que no hay problemas para subir a la cima de Aitana, donde estuvo una base militar y ahora están unas instalaciones de seguimiento electrónico (que, por cierto, ocupan el lugar exacto de la cima, por lo que cuando nos referimos a esta estamos hablando realmente de las cercanías de la cima, puesto que el acceso a ella esta prohibido y bien cortado, como se ve en las fotos). Es igual, las vistas son suficientemente buenas (excepcionales, diría), y este es un buen lugar para sentarse un rato y comer y beber algo.
El nivel de las nubes ha subido algo, y empiezan a verse al norte del Puig Campana, así que es hora de recoger y comenzar un descenso, que primero nos lleva a la depresión de las Simas de Partagat y después, por la cordal de la Sierra de Aitana, hacia el Alto de Tagarina, desde donde bajaremos al Collado de Tagarina. Hace 8 años, cuando hice por primera vez esta ruta, acompañado por Gustavo Llobet y otros amigos, al llegar a la Pedrera de los Tejos, después de un buen rato de llanear por la cordal, decidimos bajar por la Pedrera, en un irresponsable ejercicio de agresividad en un entorno muy frágil de naturaleza; veo en otras presentaciones de rutas que no fuimos los únicos en hacerlo, y probablemente han sido muchas personas las que han utilizado esa vía a lo largo de los años. Hoy me he fijado en el aspecto de la pedrera desde arriba, y luego he revisado las fotos de antaño, su aspecto ha cambiado mucho y puede haber sido más por la erosión que por los senderistas, pero ahora creo que es muy necesario que todos los que aman la naturaleza tengan claro que respetarla significa entre otras cosas no dañar los runares y otros entornos frágiles, y eso implica no utiizarlos como vía de tránsito.
La bajada hacia el collado de Tagarina es rápida, con pequeñas dificultades por el lapiaz, pero nada importante si se lleva buen calzado, y al final nos encontramos con un buen camino no asfaltado, que gira a la izquierda, para seguir en dirección a la Font de Partagat, donde tenemos el coche y finaliza esta bellísima ruta. Cuando iniciamos la marcha la niebla empieza a llenar la parte alta del valle.
En conjunto, una ruta de longitud media y con desnivel moderado, con algunas pequeñas dificultades pero bastante accesible a personas con buena forma física. No es una ruta para todos, creo que los niños y personas con limitaciones físicas deben evitarla; las personas con vértigo o problemas de equilibrio pueden pasarlo mal aquí. Buenas botas de montaña (el lapiaz aconseja usarlas en lugar de zapato bajo), bebida suficiente y algo de comida son recomendaciones lógicas; siempre llevo bastones, pero no son imprescindibles (buena ayuda en algunas partes y mejor guardarlos en el Paso de la Rabosa). Aunque la ruta está en general bastante señalizada es aconsejable llevarla grabada en el GPS y consultarlo ante posibles dudas (el sitio donde hay más equivocaciones, curiosamente, parece la plana superior donde hay múltiples senderos a la vista). Y una petición, no por repetida menos importante, este es un entorno muy frágil, evite cualquier forma de daño a la naturaleza, hay pocos paraísos naturales de esta importancia y su protección es tarea de todos. Gracias por su cooperación y que lo disfrute si decide ir a verlo.
foto

Inicio de ruta en la Fuente de Partagat

foto

Inicio y paneles en la Fuente de Partagat

Waypoint

Derecha. Falla de Partagat.

Waypoint

Derecha

foto

Al fondo, en primer plano, la falla de Partagat. Cortados, runares y almendros.

foto

Foto

foto

Izquierda

foto

Nevera

Las neveras, ventisqueros o pozos de nieve, eran construcciones diseñadas para conservar la nieve que caía en las altas montañas de este entorno, y almacenarla hasta su utilización. El proceso requería el trabajo de cientos de personas, que recogían la nieve caída y la disponían en capas compactadas, separadas por paja (preferiblemente de arroz), en el interior de unos depósitos que después se sellaban para una mejor conservación. Cuando llegaba el momento, el pozo se abría, se cortaba y limpiaba la nieve, y se transportaba a lomos de animales hasta el lugar de venta, en un complejo ejemplo de cadena de servicios, que proliferó sobre todo entre los siglos XVI y XIX. Todo ello dejó de usarse a partir de la invención de la máquina de producción industrial de hielo (Tellier, 1870), dejándonos multitud de ejemplos de antiguas neveras y el recuerdo de una forma de trabajo ahora perdida, y probablemente muy dura.
Waypoint

Waypoint cambio de sentido (giramos hacia el este). Vistas del entorno.

foto

Trinquet y Forat de Aitana

El Trinquet de Aitana es una estrecha hendidura entre las rocas del torcal del Trinquet, por la que es posible pasar, atravesando un pequeño túnel en la parte final. Es una zona bastante húmeda, en la que es necesario hacer algunas trepadas y destrepadas, sin gran peligro pero resbaladizas, por lo que preferimos evitarla, aunque su abordaje desde la ruta es sencillo. El Forat de Aitana, o Peña Forata, se ve muy bien desde diferentes puntos, pero luego desaparece y pasamos largo rato sin volver a verlo. Su ascenso es poco complicado, pero la salida hacia arriba es bastante complicada, requiriendo considerable experiencia y el uso de cuerdas para su abordaje seguro. Desde el inicio teníamos claro que no intentaríamos pasar por el, aunque desde el camino haciaTagarina hemos visto a personas en su interior e incluso una que había subido a su arco superior. En mi opinión, para la mayoría de senderistas eso supone un riesgo considerable, aunque para montañeros expertos sea muy fácil.
Waypoint

Paso de la Rabosa

El Paso de la Rabosa es una zona de avalancha de rocas, que ha creado una pendiente por la que asciende el sendero que permite pasar de la cara norte adelante la Sierra de Aitana a la plana de la Sierra, en la zona de las Simas de Partagat. No es un paso difícil, aunque conviene tener cuidado y ayudarse de las manos para superar algunos puntos (particularmente en los más inclinados, cerca del estrecho superior); tal vez el punto más complicado es una zona estrecha de desplazamiento lateral, lo que se conoce como una travesía, donde la pared lateral hace algo de protrusión y el suelo está un poco escalonado, lo que puede producir problemas sobre todo a las personas con vértigo. Una vez pasado el estrecho superior (que sale dentro de una Sima) todavía queda una corta ascensión más, justo a la izquierda de la boca de ascensión y marcada con señales de sendero. En las zonas vecinas se encuentra una microrreserva vegetal, donde se conservan algunas de las especies endémicas de la Sierra.
Waypoint

Paso de la Rabosa

foto

Vistas desde el Paso de la Rabosa

Waypoint

Simas de Partagat

foto

Por la derecha, subida a la Cima de Aitana

foto

Ultima parte de la subida y vistas

Waypoint

Cima de Aitana

foto

Foto general de las Simas de Partagat y otras vistas

Waypoint

Cordal de la sierra de Aitana.

foto

Sendero entre la coscoja y vistas. Mar de nubes.

Waypoint

Alto de Tagarina

Waypoint

Pedrera o runar dels Teixos.

Los runares son estructuras geológicas de enorme fragilidad. Hace unos años bajamos desde la cordal de Aitana hasta las vecindades de la font de Partagat por uno de ellos (el runar dels Teixos), como en un tiempo se hacía con cierta frecuencia; hoy su aspecto es muy diferente. No podemos saber como sería ahora, pero lo recomendado por los expertos medioambientales es evitar ese tipo de actuaciones, que consideran lesivas para el entorno.
Waypoint

Bajada

Waypoint

Collado de Tagarina

5 comentarios

  • luis.perecruz 17-feb-2020

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Interesantísima y bella ruta.

  • Foto de manuelruizapatero

    manuelruizapatero 18-feb-2020

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Ruta excelente

  • César Argilés 18-feb-2020

    Leida información, entran ganas de hacerla de inmediato......gracias

  • javeadeverano 21-feb-2020

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Excelente ruta. Merece la visita.

  • lauwerscat3 09-mar-2020

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Gran ruta.

Si quieres, puedes o esta ruta