Tiempo  5 horas un minuto

Coordenadas 364

Fecha de subida 17 de diciembre de 2017

Fecha de realización diciembre 2017

-
-
2.085 m
1.527 m
0
1,9
3,7
7,46 km

Vista 427 veces, descargada 18 veces

cerca de Amer, La Rioja (España)

Emocionante ruta invernal por la Sierra de Cebollera en su vertiente soriana.
En sí, se trata de una ruta muy frecuentada en época estival, ya que entonces no ofrece grandes dificultades. En nuestro caso hemos preferido realizarla en el mes de Diciembre con toda la sierra nevada y en condiciones climatológicas muy versátiles en función de la altitud, el viento y la nubosidad.
Hay que precisar que en la cumbrera de la Sierra de Cebollera no es extraño que se pueda pasar de un tiempo espléndido a unas condiciones de tiniebla casi absoluta debido a las nubes del noroeste que chocan con la Sierra como si de una muralla se tratara.
En esta ocasión de antemano ya éramos conscientes de la fuerte nubosidad que había arriba, por lo que no descartabamos a priori tener que volver sin coronar ninguna cumbre, al final se pudo cumplir el objetivo de llegar al Alto de Cueva Mayor (2135 metros), pero tuvimos que renunciar a poder recorrer la cumbrera por las razones anteriormente expuestas.
El primer objetivo que se planteaba como bastante factible, era el llegar a La laguna (lago de montaña de Sierra Cebollera). El planteamiento para llegar a dicho lago siempre es el de comenzar la ruta desde la pista que sube desde el pueblo soriano de Molinos de Razón. El punto para empezar puede ser variable y en nuestro caso optamos por recorrer el máximo de trazado en coche; eso sí, dada la abundancia de hielo y los giros tan cerrados que hay que ir transitando, preparamos previamente las ruedas del coche con fundas textiles antihielo, pudiendo de este modo salvar el desnivel de 350 metros para situarnos en el punto de partida previsto.
Dicho punto de salida es un cruce de la pista principal con otra pista más estrecha y pendiente que tras recorrer 1000 metros, tiene como punto final el comienzo del sendero que sube perpendicularmente hacia La Laguna.
Durante dicha ascensión que no ofrece excesiva dificultad podemos contemplar excelentes panorámicas de la meseta soriana y a la izquierda la imponente mole del Pico Cebollera (2141 metros).
La parte superior de esta etapa discurre paralelo al arroyo que recoge las aguas de La Laguna y de otros lagos menores de la zona, llegándose a una zona llana y despejada de vegetación en la cual tenemos que tener la precaución de cruzar el arroyo para realizar un viraje a la izquierda para enfilar la dirección correcta hacia La Laguna. En invierno no es raro equivocarse (como así nos ocurrió a nosotros que tuvimos que rectificar casi 100 metros).
Tras tomar la dirección correcta se llega fácilmente a La Laguna siguiendo el arroyo depositario del agua que viene del lago.
Una vez cumplido el primer objetivo se plantea el siguiente que es ascender a la cumbrera de la Sierra y en concreto, el Alto de Cueva Mayor cuya altura es solamente 28 metros inferior a la mayor cota de la zona , el Alto de la Mesa de 2163 metros.
El camino a seguir no ofrece ningún misterio, símplemente hay que discurrir por la cresta que sube por el lado izquierdo del lago (según ascendemos). En época estival se encuentra perfectamente señalizado, pero en nuestro caso tuvimos que atravesar tramos con medio metro de nieve. La recomendación en este caso es buscar itinerarios en los que se vea aflorar piedras o vegetación. A partir de los 1950 metros de altura, se hace necesario el uso de crampones debido a la abundancia de hielo, y por descontado contar de protección contra el frio: gorro, capucha, guantes de alta montaña, y ropa de abrigo lo más cómoda posible (camiseta térmica, chaquetilla y chaquetón ligero). Ni que decir que los bastones de senderismo con los accesorios habituales (roseta enroscable para la nieve). No descuidar tampoco el llevar buen calzado (botas de cuero con forro interno de goretex).
Tras hacer todas las paradas necesarias por la dificultad que supone caminar sobre nieve, al final con un poco de paciencia se llega al objetivo sin más problema que sortear en su caso las condiciones meteorológicas que puedan soportarse amen de la falta de visibilidad en función de la nubosidad reinante.
Resulta como siempre obligado decir que no es prudente realizar este tipo de rutas sin la ayuda de un gps o aplicación móvil (IGN) con el mapa perfectamente memorizado sin olvidarse de una simple brújula que no tiene porqué ser sofisticada.
El descenso no ofreció ninguna dificultad, por lo que aprovechamos para reponer fuerzas con algún tentenpié (fruta, bebida isotónica,etc).

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta