Tiempo en movimiento  3 horas 16 minutos

Tiempo  4 horas 27 minutos

Coordenadas 1822

Fecha de subida 28 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
964 m
149 m
0
2,5
5,1
10,17 km

Vista 277 veces, descargada 14 veces

cerca de Ahín, Valencia (España)

Otra bonita ruta por Espadán, con salida desde Aín, que diseñamos sobre la base de un excelente recorrido propuesto por ignacio.ds (12402934), que modificamos en diversas partes de la ruta, evitando por ejemplo la subida al castillo de Aín, que ya hemos incluido en otras rutas; también hemos modificado el trazado en algunos puntos, probablemente por diferencias en la interpretación de la ubicación del sendero que recorríamos, y sobre todo introdujimos una modificación para visitar unas fuentes, en cuyo camino de vuelta hacia el GR seguimos un trazado de sendero deteriorado (realmente cerrado por la maleza), que resultó interesante superar aunque ciertamente tomó su tiempo y nos dejó una buena cantidad de pinchazos y espinas clavadas como recuerdo. Pero eso lo describiremos y valoraremos más adelante.
Aín es uno de los pueblos más bonitos de Espadán, donde hay muchos pueblos bonitos, y merece totalmente una visita. Está rodeado por algunos de los picos más altos de Espadán. Justo detrás, al oeste de la población, se encuentra Peña Pastor, por detrás de la cual encontramos el Gurugú, el Pico Espadán y el Espadán, y más atrás vemos la Sierra de Jinquer, cuyo pico más alto (el Rápita) es la altura máxima de la Sierra de Espadán. Por el norte los montes alcanzan menos altura, aunque el paisaje, dominado desde la lejanía por la presencia del gigante de piedra (el impresionante y bellísimo Peñagolosa) sigue siendo muy agreste. Por el sur encontraremos no lejos la Sierra del Bovalar y otras alturas dominantes: el Bellota, la Mesquida y el Puntal de l'Aljub. El suroeste nos reserva el Cerro Gordo y la Peña Blanca. Hemos presentado rutas por todos ellos, solo nos queda el sureste donde está la tal vez montaña más elegante del entorno, esa que desde las cimas vecinas nos recuerda un monte mítico (Vignemale), por el entorno de barrancos que lo rodean, y el itinerario de hoy llena el hueco. Con luces y sombras, con zonas molestas para el caminante y también con montones de lugares cuya belleza colma el deseo del peregrino. ¡Qué bonito lugar, aunque las espinas no sean metafóricas sino experiencia real!.
Comenzamos la ruta al lado del Ayuntamiento de Aín, para salir de la población al lado del cementerio, por la ruta del agua o de los molinos, encontrando primero el Molí de Baix, y continuando por el GR-36 (que en esta zona sigue su ruta por el Camino de Mosquera) en dirección a L'Arquet y el Molí de L'Arc o dels Blancos, ahora una casa rural en venta en un antiguo molino, con una fuente, una balsa y los restos de un acueducto. Siguiendo hacia delante vemos a la derecha, sobre un pequeño cerro, los restos del castillo de Aín o de Beniali, al que no subiremos. Siguiendo hacia delante encontramos otro molino bien conservado, el Molí de Guinza, o de D'Alt, muy cerca del cual está la Cova de les Mans. Seguimos por el GR y llegamos a la Fuente de la Caritat, en cuyo entorno hay restos arqueológicos según el mapa, aunque no hemos conseguido más información. Una nueva fuente, algo más adelante (la Font del Benialinet) parece estar sin agua, y poco después pasamos por el Corral del Bovalar, para llegar a continuación al Barranc de la Horteta.
Aquí el mapa y el GPS nos dicen que hay un camino (el Camino de la Mosquera, por el que ya veníamos desde Aín y que parece interrumpirse hacia la mitad del Barranco del Roig) que sigue por el barranco del Roig para llegar hasta la Font del Juncaret, y después girar bruscamente a la izquierda para pasar por la Balsa del Barber, ya transformado en sendero poco definido, que posteriormente vuelve a alcanzar el GR-36. La primera parte carece de problemas, pero cuando nos acercamos a la Balsa del Barber vemos que su fondo está ocupado por maleza, que también cierra el lateral donde está el sendero, aunque parece que el sendero está claramente definido en algunas partes. En esa situación (¿Quien dijo miedo?) Ricardo, que va delante, se interna entre la vegetación, que al principio parece fácil de atravesar. Algo más adelante las zarzas (que en estas fechas no tienen moras) se hacen muy frecuentes, con largos tallos que se enredan en nuestra ropa (y se clavan en nuestra piel) haciendo realmente complicado el avance. Intentamos cortarlas a golpes con los bastones, con muy escasa efectividad, romperlas doblándolas con los dedos (con la misma efectividad y abundantes restos de espinas clavadas) y al final decidimos utilizar los bastones para separarlas en lo posible y abrirnos camino de la manera menos lesiva. El avance era lento, con zonas de sendero identificables a la derecha de un pequeño barranco, hasta que al final llegamos a una pequeña bajada donde atravesamos las últimas zarzas y salimos al GR. El sendero existe, pero está casi perdido, y si no se pisa bastante se acabará perdiendo del todo. Conozco senderistas a los que estos terrenos gustan bastante, pero la mayoría los odian. Por eso quede avisado: si Ud. no es de los que les gusta pasar a través de las zarzas (que reciben el curioso nombre de rubus ulmifolius), no haga esta parte de nuestro itinerario, siga por el GR-36 sin desviarse, o suba hasta la fuente y la balsa del Barber, si quiere, y vuelva por el mismo camino hasta el GR. Si quiere probar a pasar a través de la vegetación hágalo con pantalón y camisa de manga larga, se pinchará también pero se lleva mucho mejor y, al cabo de poco tiempo, uno hasta se ríe y se olvida de los pinchazos (endorfinas o demencia, esa es la cuestión).
Siguiendo hacia delante, en dirección al Collado de Barres, por la amplia pista que es el GR-36 a este nivel, alcanzamos la Fuente de los Noguerals y vemos el espectáculo de los olmos cubriendo de polen blanco el camino, como si estuviese nevado. No mucho más allá debemos estar atentos, porque el GR deja la pista, saliendo por la izquierda en un lugar con una señalización mejorable, a través de una rampa de tierra y piedra; la pista que dejamos girará más adelante hacia la derecha para dirigirse al collado de Mosquera, mientras el GR por el que continuamos emprende un moderado ascenso para dirigirse, al pie del monte Corralet, hacia el Collado de Barres.
Llegados aquí nos encontraremos un sendero que sale por la izquierda para dirigirse resueltamente hacia arriba en dirección a la ya bien visible cima del Batalla. El rodeno y un precioso bosque de alcornoques son nuestra compañía en esta zona de la ruta, bellísima y con excelentes vistas, hasta que al final alcanzamos la pequeña plana donde hay dos hitos (uno mediano en la cima, y otro bastante más grande hacia el norte, a un nivel más bajo).
Aquí paramos por un rato para hacer fotos, disfrutar del paisaje y comer y beber algo. No tardamos mucho en reemprender la marcha, para bajar por un bonito sendero que atraviesa restos de trincheras en algunos lugares, en un descenso bastante agresivo y rápido, aunque sin aparente peligrosidad en las condiciones de hoy; atravesamos primero la Umbría de la Batalla, para luego alcanzar L'Artiga y girar a la izquierda, ya cerca de la Peña Miró, para seguir por el SL-CV-28 en dirección a Aín, a donde nos dirigimos finalmente, tras pasar por los alrededores de la Cova de la Covatilla y de la Fuente de San Ambrosio, para terminar la ruta en el punto de inicio, al lado del Ayuntamiento.
En conjunto una ruta muy bonita, en la que recomendamos de nuevo eliminar la desviación hacia la Balsa del Barber, a todos aquellos que no deseen atravesar unos 300 metros de matorral espeso con abundantes zarzas. Lo mejor es saltar esa zona, pero también se puede hacer ida y vuelta por el camino. Fuera de esa zona concreta, el recorrido no presenta dificultades ni problemas significativos, aunque el desnivel total es relativamente alto para una longitud media, lo que nos hacer considerar que no parece recomendable para niños (que sí pueden hacer las partes inicial y final), ni para personas con dificultad de movimiento. Para senderistas expertos esta ruta es fácil, incluyendo la zona de zarzas; para los novatos en aceptable forma física no pasa de una dificultad moderada. Como siempre, es recomendable calzado de montaña, protección solar, bebida suficiente y algo de comida y, si quiere pasar por las zarzas, ropa larga. Lleve la ruta grabada, y consúltela con cierta frecuencia para evitar posibles extravíos; nosotros nos pasamos la salida del GR desde la pista, aunque nos dimos cuenta a los pocos metros gracias a consultar el GPS. A nosotros nos pareció una ruta excelente, y muy recomendable; a Ud. le corresponde decidir si quiere y puede hacerla.

5 comentarios

  • luis.perecruz 31-may-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Gran ruta. Mejor evitar la zona de vegetación cerrada.

  • Foto de manuelruizapatero

    manuelruizapatero 31-may-2019

    Gran ruta

  • javeadeverano 31-may-2019

    Excelente ruta. Lástima de caminos que se pierden sin remisión.

  • César Argilés 05-jun-2019

    Buen desnivel, necesario superarlo para disfrutar de espectaculares vistas

  • César Argilés 05-jun-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Buen desnivel, necesario superarlo para disfrutar de espectaculares vistas

Si quieres, puedes o esta ruta