Tiempo en movimiento  3 horas 46 minutos

Tiempo  5 horas 6 minutos

Coordenadas 2807

Fecha de subida 17 de marzo de 2019

Fecha de realización marzo 2019

-
-
1.298 m
899 m
0
4,0
8,0
15,91 km

Vista 204 veces, descargada 4 veces

cerca de Navasfrías, Castilla y León (España)

Comenzamos la ruta en Navasfrías una mañana nublada y de viento frío. Para evitar la carretera salimos por la calle Mata Guardá y nos dirigimos hacia la frontera portuguesa. Torcemos a la izquierda por la ruta de los Contrabandistas, cruzamos el Águeda un poco mas abajo de su nacimiento y salimos a la carretera de Valverde.

En el puerto giramos a la izquierda siguiendo la Ruta de los Contrabandistas. La abandonamos por un amplio callejón hasta la portera de alambres y cuerdas. En este punto hay que evitar el espeso matorral de brezos y escobas siguiendo las veredas del ganado a la izquierda, hasta que se abre el monte, y subir por las laderas hasta encontrarnos con la pared ganadera que hace de linde entre Extremadura y Castilla-Leon. La pared nos guiará, como fiel compañera, casi hasta el final. A veces a la derecha, a veces a la izquierda, la seguiremos siempre.

A la altura del Alto de la Carbonera seguimos el camino que baja a la vaguada de la Fuente Carbonera, donde nace el Río Rubioso. Seguiremos por el lado salmantino de la pared en dirección al Espinazo. En esta zona han desaparecido las nubes y bajo un sol luminoso nos bate el viento gallego, gélido y furioso. Saltamos la pared para caminar mas protegidos y seguimos la vereda que sube de Eljas hasta el Espinazo (1331 m). Las formaciones rocosas crean un magnífico mirador sobre el Val de Xálima, con Valverde y Eljas a nuestros pies. Nos tomamos el bocadillo al sol, al abrigo de las peñas, y bajamos por un paisaje amplio y abierto, con la única vegetación de los piornos y los escasos pastos de montaña. Se pueden divisar casi todos los picachos de las sierra hasta las Torres de Fernán Centeno con la pared a nuestra izquierda y los barrancos a la derecha.

Después de atravesar un macizo imponente de granito fragmentado y erosionado siguiendo las veredas de las vacas, bajamos a una vaguada con un regato escaso de agua, origen del Río Eljas, y empezamos a subir hacia las Torres de Fernán Centeno tras saltar dos veces la pared. La primera de las torres es una atalaya llana desde la que podemos contemplar ya San Martín de Trevejo, el castañar de O Soitu y el Jálama. Rodeamos el bloque granítico y escalamos la siguiente torre, la mas escarpada y peligrosa. En este lugar quedan restos de una antigua torre vigía, el Castillo de Rapapelo, donde tenía sus dominios el legendario hidalgo mirobrigense Fernán Centeno, en continuas luchas con los demás nobles o las Órdenes Militares asentados en la comarca a principios del siglo XV.

Desde este lugar se baja con cuidado por los peñascos hasta enlazar con el camino que viene de Eljas hacia el Puerto de Santa Clara. El viento ha ido amainando y el sol nos ha acompañado haciéndonos mas agradable la caminata.
La dehesa de Navasfrías en invierno
Cruce de la ruta de los Contrabandistas con la de la Frontera
En unos praos más arriba nace el Águeda
Cruce de la carretera y las rutas
Desvío hacia la Sierra de Eljas en el Puerto Viejo
El pico mas alto de la Sierra de Eljas
Formas graníticas en la segunda Torre
Vistas y rocas de la primera Torre de Fernán Centeno
Puerto donde confluyen los caminos de San Martín y Eljas con la Submeseta Norte.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta