Tiempo  4 horas 3 minutos

Coordenadas 2513

Fecha de subida 1 de noviembre de 2019

Fecha de realización noviembre 2019

-
-
2.259 m
1.546 m
0
2,3
4,6
9,25 km

Vista 200 veces, descargada 7 veces

cerca de Urdanta, La Rioja (España)

La Sierra de la Demanda, es un espacio natural protegido perteneciente a la Cordillera Ibérica, en los límites de las provincias de Burgos, La Rioja y Soria.
La sierra, constituye un gran espacio de montaña de dominio atlántico, que se caracteriza por su gran diversidad ambiental y cuyo conjunto posee un elevado valor ecológico debido a la presencia de extensas áreas boscosas, fundamentalmente hayedos, robledales y pino albar, siendo también abundantes los abedules y los coloristas acebos.
Otro de los grandes atractivos de este espectacular enclave, es la historia más distante que también se ha grabado en el suelo de la comarca. Hace aproximadamente 160 millones años, el territorio que hoy baña el río Arlanza estaba cubierto por un bosque tropical habitado por dinosaurios, los cuales dejaron muestras de su existencia impresas en el lodo; huellas que pueden verse fosilizadas en Regumiel de Sierra, Revenga, Salas de los Infantes y Mambrillas de Lara.
Además de estos, la Demanda también nos guardará otra sorpresa a modo de paleobotánica, ya que en Castrillo de la Reina y Hacinas, se encuentra uno de los yacimientos más importantes de Europa, donde varios de sus árboles fosilizados, cuentan con más de 130 millones de años de antigüedad.
Conocida su ubicación y su gran patrimonio geológico, tan solo nos quedaría por comentar su origen etimológico y este nace de un antiguo litigio que se inició allá por el siglo XVI entre las poblaciones de Monterrubio de la Demanda (Burgos) y Canales de la Sierra (La Rioja), en el que se dirimía el uso y disfrute de los terrenos y pastos colindantes a la serranía. Al contencioso se le denominó con el sobrenombre de " El asunto de la demanda ", el cual perduró hasta bien entrado el siglo XIX y que acabó por dar nombre a la cadena montañosa que comparten ambas provincias.
Tras esta breve introducción, nos ceñiremos al track que nos hará recorrer la arista N del macizo del Pico San Lorenzo, visitando varias de sus más emblemáticas cumbres. La ruta en su idea inicial, nos iba a llevar a completar el circo que rodea a la estación de esquí de Valdezcaray pero las malas previsiones meteorológicas con las que la afrontamos nos hicieron, finalmente, declinar la idea.
El punto inicial de la excursión, lo encontraremos en el amplio parking de la estación invernal, donde estacionaremos nuestro medio de transporte junto al complejo hostelero, desde donde parte uno de sus telesillas.
Al amparo del remonte y junto a un pequeño arroyo que desciende sobre la ladera de la montaña, comenzaremos a ganar altura por un herboso sendero que nos llevará, en fuerte pendiente, a una terraza superior donde se ubica otro de los sectores del área recreativa de Valdezcaray.
Desde este punto, ya podremos observar el primero de nuestro objetivos, el Pico La Cuña por lo que pondremos rumbo N, girando hacia nuestro izquierda de la marcha, para a afrontar el ascenso en el que deberemos superar casi 400 metros de desnivel, en poco más de kilómetro y medio
El camino que nos depositará en la cima, lo realizaremos, en un principio, siguiendo estrechas sendas labradas por el ganado que suben la pendiente, de forma directa, esquivando la vegetación circundante, donde el matorral bajo y el pasto son los grandes predominantes. Tras haber superado algo más media ladera, daremos de bruces con un pequeño claro en el que atisbaremos una difusa senda que surca en dirección NW la falda del macizo y que nos hará conectar con la arista del mismo.
Una vez en la empedrada cresta, ya nos encontraremos a escasos metros de la cumbre, así que tan solo, deberemos avanzar por ella para hollar la planicie donde se asienta la cima.
Alcanzado el punto más álgido y ante la ausencia de cualquier tipo de panorámica, más que la de los dos buzones cimeros que se apostan en ella, decidimos proseguir el camino hasta la siguiente cumbre, con la esperanza de que las condiciones climatológicas tan adversas que estábamos padeciendo mejoraran algo, cosa que no ocurrió ya que al estado nuboso del cielo y al fuerte viento, que no hacía más que menguar la sensación térmica, se le unió una ligera pero incómoda lluvia que empeoraron, más si cabe, la situación.
El habernos desplazado casi 200 kilómetros desde nuestra residencia para realizar este track, fue lo único que nos hizo no desistir porque las condiciones para acometerlo, no eran las más idóneas.
Así que dejada atrás la cima, seguiremos avanzando por el lomo somital que nos llevará en primera instancia al collado de Ormazal, clásico paso de montaña que separa a La Cuña del Pico Cabeza Parda.
El ascenso hasta la cumbre de este último, discurre por un desdibujado sendero que traza tediosas zetas en su inicio y que terminan por desaparecer entre el caos de pasto y rocas que anteceden a la cumbre.
Fotografiado el buzón que jalona la cima y con una tupida niebla que se nos cernió en el último tramo de la ascensión, pondremos rumbo sin, mayor dilación, al Pico de San Lorenzo, avanzando por la amplia cresta que irá cediendo altura hacia el Portillo de Nestaza, collado de montaña que cierra la vertiente N del circo glaciar de Valdezcaray y que separa a la cima señera de la sierra, de la cumbre de Cabeza Parda.
Una vez en el Portillo de Nestaza y a pocos metros de este, conectaremos con una pista de esquí que asciende hasta el conocido telesilla de Campos Blancos, punto más alto de la estación invernal y paso ineludible para coronar el San Lorenzo.
Sobrepasado el último remonte, ya tendremos a tiro la tan ansiada cumbre, por lo que tan solo deberemos progresar por el marcado sendero de ascenso, que dibujará varias revueltas por el descompuesto firme, antes de depositarnos en la amplia cúspide donde hallaremos, además del clásico vértice geodésico que marca el punto más prominente, varios ornamentos eclesiásticos colocados por diferentes grupos montañeros de la zona.
El hecho de encontrarnos en el techo de la comunidad riojana y no poder disfrutar de ningún tipo de panorámica, ha desmerecido, un tanto, la ascensión ya que las vistas de las que presume la Sierra de la Demanda, son uno de sus grandes alicientes.
Así que con poco más que hacer en la cumbre y con una lluvia que comenzaba a arreciar con bastante virulencia, emprenderemos el descenso desandado, en primer lugar, hasta el telesilla de Campos Blancos y desde este punto al complejo principal de la estación, siguiendo el recorrido natural de la pista de esquí.
El hecho de perder altura por la pista y no hacerlo de forma más directa, fue debido a que los señalizados accesos que encontraremos durante el transcurso de la marcha, no se encontraban en las mejores de las condiciones por culpa de la mala meteorología y ante el desconocimiento y para prevenir cualquier posible infortunio, preferimos no tentar a la suerte.
Una vez hayamos alcanzado el centro neurálgico de la estación invernal, tan solo nos separarán unos cientos de metros del punto de partida así que, únicamente, nos restará por descender el empinado sendero que transita junto a las torres del telesilla y que al comienzo del track ascendimos.
El hecho de no haber disfrutado de ningún tipo de vista durante el recorrido y que parte de él, se realiza por una estación de esquí, aunque a priori esto último ya conocíamos, la ruta nos ha dejado algo descafeinados por lo que habrá que darle en un futuro otra oportunidad.
Cima

Cabeza Parda - 2106 m

Cima

Pico de San Lorenzo - 2271 m

Collado de montaña

Collado Ormazal

Collado de montaña

Portillo de Nestaza

Cima

La Cuña - 2008 m

Parquing

Parking

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta