Coordenadas 1528

Fecha de subida 10 de noviembre de 2016

Fecha de realización noviembre 2016

-
-
1.022 m
735 m
0
4,1
8,2
16,33 km

Vista 664 veces, descargada 32 veces

cerca de Navalón de Arriba, Valencia (España)

Ruta circular que saliendo del área recreativa de las Arenas recorre el caserío del Puntal, cueva Inocentes, Casas de la Hoya Redonda y Casas de Santich, además visitamos 13 fuentes, donde podremos beber agua fresca en alguna de ellas. El punto más alto está a 1.025 metros en los altos de Salomón.
Para llegar desde Valencia por autovía N-430, tenemos que salir por el desvío en Mogente y coger la salida 28 y después la carretera de Navalón CV-589, seguir durante 14 km, atravesar Navalón de Arriba y a los 2 Km llegamos al Área recreativa de las Arenas (N 38° 55’ 05,57’’ y W 0°53’ 58,51’’).
Salimos del área recreativa por el camino de Navalón de Abajo, después de un km cogemos un desvío a la izquierda y pasamos por la casa Albarra, alquería de época musulmana, cuyos primeros padrones conocidos son de 1747 y figuraba a nombre de Antonio Navalón, dentro del dominio del barranco de las Arenas, hoy está casi derruida en su totalidad.
Seguimos subiendo por un bonito camino entre pinos, cruzamos el cortafuego y el camino del Alto de las Muelas, pronto llegamos a las casas del Puntal. Es un importante núcleo de casas, donde se han encontrado restos de asentamientos de la edad del bronce, en los padrones municipales del siglo XVIII se llamaba Cañada de la Sierva, posteriormente cobró protagonismo en las guerras carlistas, ya que el cabecilla Juan Jover se estableció en este caserío mientras reclutaba voluntarios y a principios del siglo XX contaba con 12 casas y 46 habitantes. Las casas eran autosuficientes, con horno moruno para hacer pan y gran despensa para mantener alimentos. Pasamos por dentro del caserío y al final a mano derecha podemos ver una fuente con una pila, seguido de un lavadero cubierto, donde lavaban la ropa los habitantes y al final una balsa que recoge el agua sobrante utilizada para riego de los campos de abajo. Desde el final de la calle seguimos por una senda que nos lleva directamente a la fuente del Puntal, está bajo de una gran carrasca en un entorno muy bonito y con buenas vistas, la vemos muy limpia y cuidada, con buen agua y fresca, junto hay una balsa que recoge el agua que se aprovecha para riego de los campos. Los vecinos del caserío usaban esta agua para beber, ya que la que nace junto al caserío en ocasiones salía turbia por las filtraciones de los corrales de alrededor.
Seguimos el camino hacia abajo durante 400 metros y tenemos que coger un desvío a la izquierda por un camino poco pisado pero bueno, que discurre por dentro del barranco de las Menores, luego es senda hasta que a nuestra derecha en la parte de arriba vemos la cueva de los Inocentes, es un lugar donde guardaban los rebaños los días de invierno que hacía mal tiempo o nevaba, cosa habitual antiguamente, tiene una capacidad para 50 ovejas y una visión esplendida de todo el barranco.
Subimos y visitamos la cueva, cuando bajamos no llegamos hasta el fondo del barranco, seguimos una senda más alta hasta llegar al camino que viene por el barranco, justo donde se encontraba la fuente del barranco de los Menores, el agua salía de las piedras y otra piedra de abajo en forma cóncava la recogía, haciendo de pileta natural, pero tal como está ahora no se puede ver nada, necesita limpieza.
Un poco más adelante, sobre 200 metros, en la parte derecha del camino vemos también juncos y mucha frondosidad, es donde estaba la fuente de la Carrasca, ahora pertenece al grupo de fuentes que hace tiempo que se han secado, pero mantiene la humedad suficiente por bajo de tierra para que puedan crecer juncos y demás hierbas con gran frondosidad, quizá haciendo una buena limpieza se pudiera recuperar.
Pasadas las dos fuentes hay unos claros de pinada, a nuestra derecha, que permiten ver, al fondo, una gran masa forestal de pino y entre ellos sobresalen dos piedras, una totalmente plana por encima y la otra redonda, se les suele denominar lógicamente, piedra plana y piedra redonda, lugar muy apreciado por la gran cantidad de setas que se han recogido en su entorno, en los años buenos.
Seguimos 500 metros más adelante y a la izquierda vemos una casa casi derruida, desde allí mismo sale una senda que sube en fuerte pendiente. Cuando llevamos 100 metros de subida nos desviamos a la izquierda y veremos la fuente de los Pilones, en un entorno muy bonito, lleno de vegetación y el agua saliendo de unas piedras, canalizada hasta una teja que hace de fuente, rodeada del helecho cabello de Venus y recogida posteriormente en una balsa de tierra.
Bajamos de la fuente nuevamente al camino y seguimos 200 metros más adelante donde está la fuente Fajas, junto al camino vemos el abrevadero y subiendo unos metros encontramos la fuente, bajo unos pinos, sale poca agua de entre unas piedras y desemboca en una balsa de tierra con juncos y algo de mulm o alga verde.
Ahora iniciamos la subida al Alto de Salomón, donde hay instalado un parque eólico importante, vamos caminando entre molinos gigantes, comprobamos su enorme tamaño cuanto más nos acercamos a ellos, hasta que llegamos al punto más alto de la ruta con 1.025 metros. Algunos tramos de la nueva pista coinciden con la antigua Vereda real de Almansa.
Ahora iniciamos el descenso, desde el alto seguimos unos metros y salimos por la izquierda bajando por una senda corta, entre pinos, poco pisada, que nos lleva directamente a la fuente de los Chorricos de Salomón. Esta fuente tiene buen aforo y constante, se recoge en una pileta, que pasa a un gran abrevadero y a varias charcas, la zona tiene el piso verde, grandes árboles, mucho junco, un lugar muy agradable y con buenas vistas. Es extraordinario tener una fuente manando, sin disminuir el afro en verano y a 980 metros de altura.
Para continuar bajamos unos metros y al principio del camino vemos una balsa contraincendios en un lugar amplio, unos metros a la derecha vemos una gran masa forestal verde y dentro está la fuente del Balsar, que alimenta la balsa. Ahora está llena de juncos y otras hierbas, pero dentro se puede ver la canaleta donde se recoge el agua. Junto a la balsa hay un ejemplar de Tilo joven, pero creciendo con fuerza.
Luego cogemos el camino que terminaba allí debajo de la senda, hasta enlazar primero con el camino de Santich y luego pasamos por las casas de la Hoya Redonda. Parece que se trata de una alquería árabe, perteneciente a Hadel Asalom, cedida al alcaide del castillo de Carmuxen por cederlo sin lucha a Jaime I, ahora está deshabitada, destaca un reloj de sol, instalado en el año 2003, en una de las pocas casas y, sobre todo, a la salida, un tilo que bien podría ser catalogado como monumental, por sus grandes dimensiones y por ser uno de los pocos ejemplares que hemos visto en toda la sierra.
Seguimos el camino y a 500 metros encontramos la fuente de la Teja, según los vecinos siempre le han llamado la Fonteta, reservando el nombre de la Teja para la anterior que abastece de agua a las casas. Tiene una fuente con pileta, abrevadero, varias balsas y algunas charcas con juncos y enea, formando un conjunto fresco, muy amplio y bonito, que recientemente ha sido limpiado por Adene.
Salimos de la fuente en dirección este, cruzando el barranco y subiendo, hasta que cogemos una senda que nos baja en dirección sur, por la que llegamos a la fuente del Conejo, con agua muy apreciada para beber, es recogida en una balsa para riego y el resto va rellenado un depósito desde Seguimos en la misma dirección por la que veníamos, hasta enlazar con el camino de Santich, lo seguimos hacía la izquierda, cruzamos el puente del barranco de Santich con gran arbolado y seguimos hasta llegar a las casas de Santich, se trata de un grupo de pocas casas, cuyo nombre viene del valenciano “els antics”, es el asentamiento más antiguo de la zona, donde se han encontrado restos del neolítico. Entre los dos grupos de casas, a la izquierda se encuentra una fuente con dos caños, de donde mana abundante agua, que se recoge en una balsa que hace de lavadero, de aquí pasa a otra balsa y luego a una tercera, todas se aprovechan para riego de los campos de alrededor. El lugar está muy cuidado y a la sombra de los olmos y chopos hicimos una parada que aprovechamos para beber y refrescarnos bien, pues empezaba a hacer calor y hasta nos lavamos en la balsa.
Es una fuente con un gran caudal durante todo el año y en un entorno de los más bonitos.
Continuando el camino pasamos por la ermita de la Virgen de los Dolores, que está cerca, pasamos por delante y bajamos hasta coger una senda a la izquierda que en unos metros nos deja en la fuente de la Ermita, la visitamos y hacemos nuestras fotos, pues el entorno se lo merece, es otro de los bellos rincones de la sierra. Luego seguimos por el bancal, junto a la manguera que sale de la fuente para alimentar una gran balsa, que sirve para riego de los campos de abajo.
Desde la balsa seguimos bajando, hasta conectar con el camino que nos lleva hasta el área recreativa de las Arenas, donde termina nuestro recorrido.
Hay que tener en cuenta que ermita y fuente es propiedad privada y en agosto no permiten el paso, en este caso se puede volver a la fuente Santich y desde allí baja una senda que enlaza con el camino de abajo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta