Coordenadas 1230

Fecha de subida 25 de noviembre de 2016

Fecha de realización noviembre 2016

-
-
616 m
211 m
0
3,5
7,1
14,17 km

Vista 922 veces, descargada 49 veces

cerca de Fuen Negra, Valencia (España)

Ruta circular muy completa y bonita, es para disfrutarla, la mayor parte del recorrido es por sendas limpias, arregladas y bajo pinadas, con un desnivel acumulado de 684 metros, visitando el VG la Plana, el castillo de Enguera, el poblado Ibérico y 4 fuentes, todas con agua, incluso la posibilidad de bañarse en la fuente de Marzo en días calurosos.
El coche lo dejamos junto al cartel indicador de rutas, en un espacio abierto junto a la fuente de Marzo. Para llegar a este punto, viniendo desde Valencia por la autovía A-7, coger la salida 396 y seguir por la CV-590, siempre dirección Enguera, pero antes de llegar al pueblo y antes de llegar a Bodegas Enguera, en el km 52,3 se coge un desvío a la derecha que en 300 metros nos lleva a la fuente de Marzo. (N39° 00' 04.7" W0° 39' 28.1").
La fuente de Marzo, es un bonito entorno natural formado en medio de la rambla, rodeado de piedra, formando un pequeño embalse por el agua que nace desde el fondo del mismo, donde se suele ir de picnic y tomar el baño en algunas épocas de año, en la parte final el agua es recogida y canalizada para riego de los campos de cultivo.
Iniciamos la ruta desde la fuente, en un día que amenazaba lluvia, pero nos acordamos de una frase habitual entre senderistas “a la montaña hay que salir aunque haga buen tiempo”, y nos pusimos en marcha en dirección sur, una pequeña subida para pasar por delante de una casa muy bien arreglada y salir a la carretera, la cruzamos para seguir por el camino de enfrente, junto a la balsa de Piqueras, una gran balsa de riego, seguimos el camino y a los 300 metros se divide en dos, cogemos el camino de tierra de la izquierda, llegamos a una casa desde donde seguimos por arriba de una tubería de cemento, luego derecha, un camino a la izquierda, nuevamente derecha y subimos hasta encontrarnos con una senda limpia y muy bien arreglada, que sin dejarla durante 2 km nos llevará hasta la cumbre de la Puntanna, pasando de 260 metros de altitud a 560 metros, por lo que hay que tomar la subida con tranquilidad y disfrutando de las enormes vistas que van apareciendo a medida que nos elevamos, desde al Caroig, todos los pueblos de la Canal de Navarrés, el Montot, Tous, parte de la Costera,…Empezaba a llover débilmente, pero la visibilidad se mantenía y las nubes, a veces más bajas que las montañas aumentaban el espectáculo.
Llegamos a la parte de arriba, siguiendo la senda, pasamos por delante de unas pequeñas construcciones de piedra seca, ahora están en mal estado, le llamaban “barracas”, son recuerdos de las personas que en a principios del siglo pasado removieron estas tierras y plantaron los olivos, ahora abandonados, eran vecinos de Anna que para evitar viajes al pueblo se quedaban varios días en estos cobijos.
Siguiendo la senda llegamos a la Puntanna, donde han colocado un cartel indicador de lo que alcanza la vista, justo al lado hay un aljibe usado para beber los animales. Este lugar está arriba de una gran piedra llamada Peña Roya, este lugar es visible desde todo el término municipal de Anna y durante muchos años ha servido de reloj de sol para los trabajadores del campo, pues empezaba el día dando sombra y cuando le daba el sol de pleno eran las doce del mediodía, puesto que antes de los cambios de hora actuales era el momento de terminar la jornada matutina.
Seguimos la senda unos metros y pasamos al término municipal de Enguera, pues en este punto se juntan además los términos municipales de Canals y Montesa. La senda atraviesa un pequeño barranco haciendo pequeña bajada y subida llegando hasta el vértice geodésico la Plana, es el punto más alto de la ruta con 620 metros, donde nos hicimos las fotos de rigor.
A partir del vértice caminamos por el llano de la Plana por buen camino, seguía lloviendo y ya empezábamos a marcar las huellas en el camino, hasta que 700 metros adelante cogemos una senda a la derecha, por dentro del cortafuego, bajando durante 400 metros y nuevo desvío a la izquierda, nos metemos dentro de la pinada, disfrutando de la senda, vamos por debajo de los pinos, el suelo limpio y con pinocha que amortigua la pisada, un placer de senda, hasta que llegamos a un camino ancho que viene de Montesa, lo cogemos a la derecha y en unos metros llegamos a un gran merendero con mesas de madera y bajo una gran pinada limpia, en una orilla hay una recreación de una casa de los íberos, pero está cerrada, sigue lloviendo, teníamos pensado almorzar en este paraje sentados en las mesas, pero tuvimos que almorzar de pie junto a la pared de la casa, pues estaba todo mojado y la casa cerrada.
Seguimos unos metros y a la izquierda empieza una senda empinada para subir al castillo, solamente quedan dos paredes en pie, que hay que conservar como un tesoro, pues es el testimonio de una época pasada.
Bajamos por la misma senda y retrocedemos unos pasos hasta el área recreativa, donde cogemos un camino en descenso a la izquierda durante 500 metros, donde sale a la izquierda una senda que en fuerte subida nos lleva hasta el poblado ibérico, donde han colocado una pequeña caseta de madera pero está en mal estado de conservación, pues llovía más dentro que fuera, luego seguimos la senda por todo el alto hasta llegar a los restos del poblado, también en mal estado de conservación, es una pena que no se valore como se merece. La senda llega al final del poblado, se puede volver en paralelo por la parte de abajo, hasta llegar a un desvío a la derecha por la que podemos bajar del poblado por la parte opuesta a la subida. Esta senda muy bonita entre vegetación, con buenas vistas, nos lleva hasta la casa de Lucena, junto a ella hay una balsa que se alimenta de la fuente de Lucena mediante una canaleta, y en este punto es donde confluimos con el sendero local SL-V6, que seguimos hacia la derecha, junto a la canaleta durante 60 metros, donde está la fuente de Lucena y donde nos hicimos las fotos correspondientes. Este tramo de senda se supera con las anteriores, parece salida de un cuento, con toda la vegetación verde y las hiedras llegando hasta la copa de los árboles, es una pasada de senda. Unos metros más adelante dejamos el sendero local para desviarnos a la izquierda, es un punto donde quedan restos de una canaleta para bajar agua, posiblemente la fuente antes manaba desde aquí, pero ahora no sale agua, aunque hay una gran masa forestal.
Seguimos la nueva senda durante 1,5 km, entre pinada, limpia y muy buena de caminar, hasta llegar a un pequeño barranco que salvamos por arriba y llegamos a la fuente de Fraga, situada en un pequeño entorno bonito, con una pileta donde se recoge el agua que mana debajo de una gran piedra en forma de mineta, a la que han puesto una reja metálica delante para evitar vandalismo, aunque permite ver el interior.
Desde la fuente volvemos 90 metros por donde veníamos para coger una senda que sale a nuestra izquierda, con un poco de subida y luego por dentro de unos algarrobos bajar hasta el barranco de los Huertos, lo cruzamos siguiendo la senda y a la otra parte cogemos un camino colmenero con gran vegetación alrededor y bajo pinos, lo subimos durante 150 metros y a la derecha cogemos una senda para bajar de nuevo al barranco buscando la fuente. Ahora nos esperaba la sorpresa mayor de la jornada, cuando la senda empieza a bajar al barranco el espectáculo es grandioso, no sabíamos si estábamos en la selva amazónica o en un cuento de hadas, pero es una maravilla de barranco, bajamos unos metros y estábamos inmersos en la vegetación, con el suelo lleno de agua y por arriba también, pues no paraba de llover, quizá la unión de vegetación, lluvia y otoño aumentaba el espectáculo, por lo que una vez llegado a la fuente decidimos volver por dentro del barranco, seguimos por arriba de una canaleta que recoge el agua, con cuidado de no resbalar llegamos al punto donde la senda cruza el barranco, subimos para coger el camino colmenero y bajar siguiendo el camino hasta que a los 500 metros nos juntamos con el camino de subida y en 500 metros más llegamos al coche, donde nos quitamos chubasquero, ropa de agua y también hicimos unas fotos de despedida del entorno de esta magnífica jornada pasada por agua.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta