Tiempo  7 horas 21 minutos

Coordenadas 2206

Fecha de subida 20 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

-
-
2.141 m
1.155 m
0
5,3
11
21,0 km

Vista 17 veces, descargada 1 veces

cerca de Santa María de Redondo, Castilla y León (España)

CONOCEMOS LAS MONTAÑAS DE CASTILLA Y LEÓN.
En esta ocasión la ruta transcurre por las sierras de Peña Labra y la Cebollera.
Iniciamos la marcha en Stª Mª de Redondo y en dirección E seguimos el valle, casi en paralelo al Río Pisuerga, hasta la Cueva del Cobre donde se halla la Fuente del mismo nombre. Aquí nace este río. Vamos disfrutando del paisaje con sus empinadas montañas, verdes prados con vacas y preciosas yegüas con sus potrillos pastando, bosques en las laderas destacando las hayas, los robles, algún abedul, serbal, acebo... y bosque de ribera acompañando las aguas cantarinas del río (chopos, alisos, fresnos, avellanos...).
En la Cueva del Cobre nos detuvimos para penetrar en ella y contemplar sus paredes y bóvedas así como el nivel de las aguas que este año lleva. También merecen la pena admirar las paredes calcáreas del entorno.
Continuamos nuestro recorrido subiendo en dirección SE hasta el cresterío de la Sierra de Peña Labra. Antes hacemos una pequeña parada en las bonitas Lagunas del Sel de la Fuente.
Desde la cima de esta sierra nos dirigimos rumbo S hacia la Peña Sestil (2039 m). En la misma dirección conseguimos la collada y el Sestil Alto (2102 m), con escasos restos de la nieve invernal. Desde esta cumbre observamos con nitidez el embalse de Aguilar y un poco más hacia el este el del Ebro.
Continuamos en dirección W hasta el Pico Valdecebollas (2143 m). En este lugar pudimos ver algo más de nieve y disfrutar un poco de ella. En poco tiempo comenzó a nevar y tuvimos que emprender el descenso con mayor rapidez de lo deseable.
El descenso lo hicimos en dirección SW hacia el Cueto de Comunales pasando por Castros Colorados (2054 m). En este punto el rumbo va a ser SE-S en paralelo al Arroyo del Cabrito. Ahora es la lluvia la que impide que disfrutemos al máximo del paisaje. En las partes más altas caminamos entre retamas y brezos en flor; en las partes más bajas, predominan las verdes praderas, con hermosos caballos pastando.
Descendemos hasta encontrarnos con la pista trazada en medio de un gran bosque donde resaltan los robles centenarios. Por ella llegamos al pequeño pueblo de Parapertú. Aquí termina el itinerario.
Otra ruta para disfrutar de nuestras montañas. Fácil de realizar con la preparación adecuada para este tipo de actividad.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta