Tiempo  7 horas 54 minutos

Coordenadas 2670

Fecha de subida 9 de febrero de 2013

Fecha de realización febrero 2013

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.484 m
466 m
0
6,4
13
25,62 km

Vista 7485 veces, descargada 166 veces

cerca de Acebo, Extremadura (España)


Organizada por el Club “La Vereína” de Cáceres y realizada el 9 de febrero de 2013.

Salimos de Cáceres en autobús sobre las 8 de la mañana. Tras una parada a las afueras de Coria, para desayunar, llegamos a Acebo (casi en el límite con la provincia de Salamanca) sobre las 10, para comenzar la ruta unos minutos después.

El autobús aparcó a la salida del norte del pueblo, por lo que pudimos tomar enseguida la senda a recorrer, dirigiéndonos por la carretera que conduce al área recreativa “El Jevero” (CCV-32 3), próximo a las piscinas naturales.

Cruzamos el precioso puente sobre el Rivera de Acebo y, cien metros más adelante, tomamos la “Senda del Mirador de la Ventosa”, que sale por la izquierda.

Solo un kilómetro más adelante comenzamos la primera subida fuerte con la que nos enfrentamos durante la jornada y que, en esta ocasión, nos lleva al Mirador de la Ventosa a lo largo de un ascenso entre brezos, piornos y jaras, por una pequeña cuerda que bordea una repoblación de pino resinero. Durante el ascenso pudimos ver, a la derecha, el valle del arroyo de Arroguijo, y a la izquierda, el del río Rivera de Acebo, dominado por el pico Jálama (nuestro destino principal) que, con sus 1.492 metros, es la cumbre más alta de la Sierra de Gata.

Nada más dejar atrás el Mirador donde, además de preciosas vistas disfrutamos también de un viento frío que nos invitaba a continuar la marcha, nos encontramos con carteles indicadores de las tres sendas que desde allí se pueden tomar: la Senda del Arroyo de la Jara del Rey, la Senda del Puerto de Castilla Sur o la Senda del Puerto de Castilla Norte (o del Mirador de la Cervigona) que era la que estábamos recorriendo. Esta senda forma parte del camino del Puerto de Castilla, que cuenta con varios siglos de antigüedad y, al igual que las vías romanas, estaba preparado para soportar el tránsito de carros tirados por bestias de carga. Se inicia en el Mirador de La Ventosa y discurre por la falda del Teso de Santa María hasta el cortafuegos situado en la zona más alta del recorrido.

Algo más de 500 metros más adelante y desde una plataforma de piedra con protecciones de madera construido en una curva del camino pudimos deleitarnos con algunas vistas del pantano.

Solo un kilómetro más adelante (estamos a 7 kms. del inicio de la marcha), llegamos al cortafuegos al que antes me refería, lo que nos permitió poder caminar durante un tiempo con un poco más de comodidad. La llegada al cortafuegos nos indica que estamos exactamente en la “frontera” entre las provincias de Cáceres y Salamanca. Vamos a caminar por ella durante 14 kilómetros hasta casi el final de la ruta, cinco kilómetros antes de llegar a San Martín de Trevejo.

Tras haber recorrido otro kilómetro (o muy poco más) por el cortafuegos, una señal (que nosotros encontramos caída y repusimos convenientemente) nos invitaba a abandonar el cortafuegos por un desvío hacia la izquierda, la senda (de unos 500 metros de longitud, en bajada) termina en el Mirador de La Cervigona, desde donde se disfruta de una vista panorámica del valle del Rivera de Acebo y su entorno. A lo lejos, un poco a la derecha, se puede vislumbrar la cascada de La Cervigona, un impresionante salto de agua que cae desde más de 60 metros de altura.

Vueltos al cortafuegos, continuamos por el mismo y tras recorrer otros 3 kilómetros, llegamos al punto MP-52, fácilmente identificable por la alta antena y la caseta existentes en el lugar.

Dos kilómetros y medio más adelante comenzamos la ascensión al Jálama.

El ascenso tiene lugar por un terreno pedregoso en el que conviene cuidar dónde se ponen los pies por la proliferación de raíces que afloran sobre el terreno. Parecen palos secos, pero están firmemente enraizadas, lo que provoca que se pueda tropezar en ellas, con la consiguiente caída.

Tras casi un kilómetro de ascenso, en el que se supera un desnivel de más de 230 metros, alcanzamos un mirador con hermosas vistas que, aparte de deleitarnos la vista, nos proporcionó unos minutos para recuperar el aliento y continuar otros 800 metros de ruta (con 100 metros de desnivel) hasta, en una vuelta del camino, ancha y soleada, hacer un alto para comer. En este punto llevábamos 16,5 kilómetros recorridos y cerca de 4 horas y media de marcha casi sin paradas.

Animados por el refrigerio nos decidimos a atacar el final de la subida al Jálama: otros 260 metros de ascenso en dos kilómetros.

Como es lógico, hicimos un alto en el Pozo de la Nevera, ubicado 300 metros antes de llegar a la cima del Jálama. Se trata de un poco excavado en el suelo, de unos cinco metros de diámetro. Sus pareces son bloques de piedra, actualmente cubiertos de musgo por la falta de uso. Antiguamente (antes de la llegada de los refrigeradores actuales), los trabajos en los neveros comenzaban en primavera después de las últimas nevadas. Se cogía la nieve con palas y se llevaba a estos pozos, donde se prensaban para convertirla en hielo. Al pisar la nieve ésta se compactaba con doble finalidad: para disminuir el volumen ocupado y para que se conservara más tiempo en forma de hielo. Después se cubría con tierra, hojas o paja, formando capas de un grosor homogéneo. A continuación se echaba otra capa de nieve, se prensaba y se ponía otra capa de hojas o paja. Cuando llegaba el verano, se cortaban bloques de hielo que podían separarse con facilidad de los que estaban debajo gracias a la capa de hojas o de paja, y los bloques de hielo se transportaban (de noche, para evitar que se derritiera), hasta los lugares donde se comercializaban.

Los 50 metros de desnivelen los 300 metros de distancia entre el Pozo y la cima no supusieron ningún esfuerzo: tenerla en la punta de los dedos hacía olvidar el cansancio acumulado. Las vistas desde la cima, impresionantes. Desde el lugar se podían contemplar, hacia el norte (a la izquierda y de espaldas al sentido de la marcha que habíamos traído, las extensa llanura castellano-leonesa. Hacia el sur, las tierras extremeñas y volviendo la vista al oeste, los cercanos montes de Portugal.

Solazados por el breve descanso y por haber conseguido alcanzar la cima, iniciamos el descenso. Es preciso advertir que el primer kilómetro de bajada es francamente malo. No existe camino de bajada definido, por lo que es preciso intuirlo. Se desciende entre jaras y un abundante ramaje que, en ocasiones, te impide por completo ver dónde pones los pies. Hay que ir muy atento tanto para evitar tropezones y caídas como golpes en la cara (o, lo que es peor, en los ojos) con la abundantísima vegetación de ese tramo. Sirve de orientación para utilizar la mejor ruta de bajada el ir lo más próximo posible a la alambrada que iremos encontrando, doscientos metros más debajo de la cima, a nuestra derecha.

En cuanto clarea la vegetación volveremos a ver una pista cortafuegos a nuestra derecha, al otro lado de la alambrada. Hay un trozo donde no existe el alambre de abajo, pudiendo pasar por ahí al cortafuegos, por el que continuaremos, en pronunciado descenso, durante kilómetro y medio, hasta encontrar la carretera que une San Martín de Trevejo (Cáceres) con El Payo (Salamanca).

Al cruzar la carretera veremos un sendero que sale a la izquierda y que, al principio, va paralelo a la carretera citada.

El sendero es, en realidad, una antigua Calzada Romana, actualmente bautizada como “Calzada Romana de Santa Clara” y que nos llevará, en medio de un paisaje precioso, hasta San Martín de Trevejo.

En este trayecto encontraremos una gran abundancia de árboles que, surgiendo de un tronco común, elevan hacia el cielo conjuntos de 8, 10 y hasta 12 árboles distintos.

A nuestra derecha irá quedando el río cuyo sonido del discurrir del agua, en ocasiones, llegará hasta nosotros.
Un antigua fuente de piedra, con forma de concha, se hará también presente, aunque por la conservación de la piedra no parece recomendable beber.

Por fin llegamos a San Martín de Trevejo, pudiendo contemplar el nuevo y llamativo depósito de agua (una construcción circular, completamente a la vista) y la preciosa estampa del pueblo, con lo que dimos por concluida la ruta.

Acebo
Desde aquí, vista de la Cascada de la Cervitona y otras panorámicas magníficas

16 comentarios

  • Foto de jubilado

    jubilado 10-feb-2013

    Excelente ruta, magnífica crónica y un trabajo de conjunto altamente documentado (muchos wpt) y útil para cualquier andarín que quiera (¿pueda?) seguiros por esos magníficos parajes.

  • Foto de Dalits

    Dalits 10-feb-2013

    Gracias por tu comentario, Jubilado

  • Foto de jubilado

    jubilado 10-feb-2013

    Valoración que olvidé asignar al indicar los méritos arriba señalados

  • Foto de Manbema

    Manbema 02-may-2014

    Buena descripción. Queda apuntada para en cuanto tenga ocasión.

  • Foto de Mirafrin

    Mirafrin 16-may-2014

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Una ruta preciosa, especialmente por las vistas existentes tanto desde los miradores como desde lo alto del Jálama. La bajada desde el pico a mi me resultó durísima y dolorosa por un pequeño percance al metérseme el pie entre dos piedras que no vi dada la abundante vegetación. Nada de importancia. Buena crónica, Dalits.

  • Foto de Cocinilla

    Cocinilla 24-may-2014

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Fenomenal descripción de la ruta, buen track y abundantes waypoints, El reportaje fotográfico estupendo, como todos los tuyos. Una ruta difícil, pero enormemente satisfactoria por el recorrido y las vistas de que se puede disfrutar.

  • Foto de Dicaru

    Dicaru 02-jun-2014

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Dura, pero magnífica. Realmente merece la pena el esfuerzo. buena crónica y gracias por el track.

  • Foto de saludajuanbau

    saludajuanbau 01-mar-2015

    Dalits, lo primero es agradecerte la publicación, ya que ayer subí al Jálama y me sirvió de gran ayuda.
    Sobre el texto quiero hacerte dos correcciones que espero que no te molesten: Según datos del IGN el Jálama tiene una altitud de 1 486.9 m, y no es la cima más alta de la sierra de Gata, sino que ese honor lo tiene la Peña Canchera, con sus 1 592 m.
    Un saludo.

  • Foto de Dalits

    Dalits 01-mar-2015

    Hola saludajuanbau: ¿molestarme? En absoluto. Te agradezco la precisión de tu dato, que será de ayuda a los que vengan detrás para hacerla. Ya decían los antiguos romanos que "errare humanun est".

    Sí echo de menos la valoración, por tu parte, de la información del track y de la descripción, que te agradecería.

    Un cordial saludo.

  • Foto de saludajuanbau

    saludajuanbau 01-mar-2015

    La descripción del recorrido me ha ayudado en mi ascensión al Jálama, que he utilizado en parte, ya que yo la hice un poco más corta.

  • Foto de Dalits

    Dalits 01-mar-2015

    ¡¡Gracias, saludajuanbau!!

  • Foto de Depuntillas

    Depuntillas 30-mar-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Dura de realizar, porque el Jálama se las trae. Buena descripción y detallado track. De los que acostumbras. Gracias, Dalits.

  • Foto de Parian

    Parian 01-abr-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Magnífica, aunque dura. Buena información y waypoints exactos. Gracias.

  • Foto de Pelopua

    Pelopua 16-abr-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Una ruta magnífica, aunque cansada. Vistas espectaculares que me han dado la oportunidad de conseguir unas fotos fascinantes. Gracias por el track.

  • Foto de Crispal

    Crispal 20-abr-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Exigente, pero espectacular. El recorrido es precioso y las vistas desde lo alto son magníficas. Buen track.

  • Foto de franciscoalbujarlanza

    franciscoalbujarlanza 04-jun-2018

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Preciosa ruta y preciosas vistas,durilla

Si quieres, puedes o esta ruta