Tiempo  5 horas 12 minutos

Coordenadas 1764

Fecha de subida 30 de septiembre de 2018

Fecha de realización septiembre 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.835 m
1.327 m
0
3,4
6,9
13,77 km

Vista 685 veces, descargada 44 veces

cerca de La Baña, Castilla y León (España)

Ruta organizada por el Club Peña Trevinca Barco el día 30/09/18 al fantástico bosque de O Teixadal de Casaio que, según parece, es el más importante de España y, posiblemente, de Europa. Verdadera joya botánica que mezcla lo mágico, lo misterioso y la tradición bélica. La propuesta partió de su tesorero, Miguel de la Cal González, y participamos los siguientes socios-senderistas: Dina, José, Javier, Miguel, Carlos y Evaristo Álvarez Carrera (Kiko), que sería el guía de la ruta. Era un día despejado con sol y agradable temperatura.

Kiko nos había comentado que hacía poco tiempo, en la ruta al Teixadal que parte de la base de La Cabrita, se había abierto un nuevo y amplio sendero mediante un corto descenso desde el Campo de Valborraz. Al parecer dicha iniciativa había partido de los habitantes de Casaio, que solicitaron el desbroce del nuevo sendero a la Diputación de Ourense, la cual envió una brigada para realizar dicho trabajo y despejar de brezo (urce) y maleza un amplio sendero que desciende en diagonal hacia el Teixadal y, con cierta comodidad, entra por la parte alta del bosque; al contrario que la antigua ruta, que lo hace por la parte baja del Teixadal.

Aclaración: Algunas fotos del cometario y vídeo son de otra ruta realizada por mí con el título: “TEIXADAL de CASAIO (BOSQUE de TEJOS y ACEBOS - LAGOA do PENEDO) 26/05/13 y 09/04/17”, debido a que algunas fotos interesantes salieron borrosas o con escaso caudal de agua en las cascadas, lo que no corresponde con la tónica general de los arroyos del bosque. Con ello pretendo ser más realista y vistoso y mostraros con más exactitud lo que os podéis encontrar. Para ver la ruta que menciono debes clicar en “Ver más”, en letras azules después de los datos del GPS.

También puede interesaros la ruta: "O TEIXADAL DE CASAIO (ERMITA NUEVA DE SAN XIL - BOSQUE DE TEJOS Y ACEBOS - ERMITA NUEVA DE SAN XIL) 25/03/16".

En todos los casos recomiendo ver el vídeo para tener una mejor idea del recorrido de la ruta.

Resumen de la ruta:

• Aparcamos el coche en la base del alto de La Cabrita, donde esperamos a Kiko, que era nuestro guía en esa ocasión.

• Seguimos la pista que cruza la cantera de pizarra para, seguidamente, acometer un duro repecho por un camino hasta alcanzar el mirador natural del alto de La Cabrita.

• Descendimos por un sendero hacia el Campo de Valborraz, donde giramos a la izquierda y fuimos un tramo monte a través hasta llegar al nuevo y amplio sendero desbrozado.

• Seguimos el sendero en diagonal hacia el Teixadal, teniendo a nuestro paso miradores naturales con vistas a las montañas. Pudimos ver: Peña Trevinca, Foyo o Foio (Hoyo) Castaño, Teixadal, bocamina de wolframio y Mallada do Penedo. Vadeamos los regos o regueiros (riachuelos) de Valellos, Penedo y Surbia, así como diversos manantiales.

• Entramos en el Teixadal a través de dos bosquecillos de acebos y estuvimos en la cabaña en ruina de la Mallada do Penedo.

• Caminamos por un sendero a través del denso bosque y llegamos a dos cascadas, de los regueiros Pendo y Surbia.

• Estuvimos en el chozo o refugio de los maquis españoles durante la Guerra Civil y al pie de un roble milenario gigante. Vimos grandes y centenarios teixos (tejos) y otras especies de arbolado.

• Visitamos la bocamina de wolframio que explotaron los alemanes y continuamos la ruta por el llamado “camino de los alemanes”.

• Llegamos a un mirador natural y giramos a la derecha, dejando el camino para ascender monte a través una dificultosa ladera. Luego continuamos por un sendero hasta llegar al Campo de Valborraz (enlace entre la ida y la vuelta de la ruta).

• Ascendimos por un sendero hasta alcanzar el mirador del alto de La Cabrita. En el descenso vimos las minas y los pabellones de Valborraz.

• Cruzamos la cantera de pizarra de nuevo y, finalmente, llegamos a la base de La Cabrita y al aparcamiento.


O Teixadal

O Teixadal de Casaio es un pequeño bosque de tejos situado en la parroquia de Casaio, en el municipio español de Carballeda de Valdeorras (Orense).

Destaca por ser uno de los pocos bosques naturales de tejos existentes en Europa ya que este es un árbol que suele crecer aislado. De difícil acceso, forma parte de la Zona de especial protección de los valores naturales de Peña Trevinca, en la confluencia de Orense, León y Zamora y donde se sitúan las montañas más altas de Galicia.

Tiene alrededor de 300 tejos, la mayoría de ellos centenarios, y uno milenario, conviviendo con otras especies como acebos, avellanos, serbales de cazadores y fresnos.

Uno de los atractivos de Carballeda de Valdeorras es el Macizo de Peña Trevinca, poblado de bosques autóctonos, entre ellos, el único bosque de tejos de toda Galicia, O Teixadal de Casaio (Fuente: Wikipedia, septiembre de 2018).

Un ingeniero forestal, el valdeorrés y barquense Eduardo Olano Gurriarán, describe con todo lujo de detalles este bosque en su estupendo libro titulado “El Tejo y el Teixadal de Casaio (Ourense)”. Edición 2004. Dicho libro versa sobre una investigación que, él y su equipo, realizaron durante una docena de años sobre el mítico e intrincado Teixadal. En él se comenta que los árboles caídos “viven y no mueren como si fuera sobrehumano, destacando su gran capacidad para emitir nuevos brotes a cualquier edad desde su tronco, sus ramas o sus raíces, mostrando una gran vitalidad interna, además de una enorme longevidad”.

El acceso más cómodo parte de la localidad de Sobradelo. Desde allí parte la carretera provincial OU-122 a Casaio. Una vez dejada a la derecha esta localidad, la carretera asciende hasta el límite entre Galicia y León. En este lugar hay un refugio: Fonte da Cova a 1.800 m de altitud y unos 200 m más adelante un hotel de montaña con el mismo nombre. En frente y a la derecha parte una pista minera de tierra y, en unos 4 km, se llega al inicio una cantera de pizarra que es el aparcamiento y punto de partida de la ruta (base de La Cabrita).

Descripción de la ruta

Llegamos en coche a la base del alto de La Cabrita, donde aparcamos y esperamos un momento a que llegase en coche el compañero Evaristo Álvarez Carrera (Kiko), que sería el guía de la ruta. Desde ese lugar, él decidió subir con el todoterreno todavía un poco más, hasta la explanada de la cantera de pizarra, y esperarnos allí. Al reunirnos, reanudamos la marcha ascendiendo suavemente por la pista de la cantera mientras despuntaba un sol rojizo deslumbrante sobre el horizonte que presagiaba un estupendo día.


Aparcamiento de la base del alto de La Cabrita donde comenzamos


Bello amanecer

Al llegar a una bifurcación, giramos a la derecha y vimos un par de grandes bloques de pizarra que anuncian la prohibición de caminar por la parte interna de la cantera y, al lado, unas flechas de dirección blancas sobre otros dos bloques de pizarra con la palabra “Teixadal”, que seguimos por ser nuestra dirección.


Las flechas en ambos lados de la pista

Después de pasar una escombrera de la cantera, comenzamos a transitar por un camino para llegar a la explanada de la misma, donde Kiko había aparcado el todoterreno y estaba esperando para unirse al grupo y guiarnos.


Por camino

Con el grupo al completo, comenzamos a ascender un fuerte repecho por un camino desde el que se pueden ver las ruinas de las minas y pabellones de Valborraz. Algo después nos desviamos a la derecha, dejando el camino (que continua hacia Peña Trevinca) para situarnos en el alto y mirador natural de La Cabrita (1833 m), donde hay un poste de dirección a Fonte da Cova (hotel y refugio) y otro pequeño en el suelo en el que apenas se lee: “Teixadal - 2 horas”. Desde allí hay estupendas vistas hacia las montañas de Peña Trevinca y una pequeña porción del Teixadal. Eran las 08:54 horas; distancia recorrida: 2.01 km; tiempo total invertido: 31:27 minutos; promedio total: 3.8 km/h.


En el mirador del alto de La Cabrita

Descendimos por un sendero hacia el Campo de Valborraz, viendo a nuestro paso un poste de orientación GR de la primitiva ruta al Teixadal y luego otro más a la izquierda. Hicimos caso omiso a ambos y continuamos recto hasta situarnos en el Campo de Valborraz (planicie y collado de hierba). Poco antes de llegar a su collado giramos a la izquierda para descender, monte a través durante un corto tramo, hasta que nos topamos de forma perpendicular con el amplio sendero desbrozado recientemente.


Desvío izquierda en el Campo de Valborraz


Por el amplio sendero

Giramos a la izquierda para seguir dicho sendero desbrozado. Paramos en algunos miradores naturales con vistas parciales al Teixadal. Luego pasamos sobre un rego (reguero) de agua que sirve de manantial y nos situamos en más miradores naturales con vistas a la escombrera de la bocamina de Valborraz, a una mayor extensión del Teixadal y de la Mallada do Penedo. Atravesamos otro rego (reguero) y pronto llegamos al inicio del bosque del Teixadal, donde ya hay algunos acebos. Seguidamente vadeamos el regueiro formado por los de Penedo y Surbia que confluyen unos cientos de metros por encima y entramos plenamente en el magnífico Teixadal. Eran las 10:03 horas; distancia recorrida: 5.70 km; tiempo total invertido: 01:40 horas; promedio total: 3.4 km/h.


Rego


En el inicio del Teixadal

Poco después penetramos en un primer bosquecillo de acebos, muy tupido y pequeño, con altos árboles de hojas grandes de color verde oscuro. Al salir del mismo, nos percatamos de que algún desaprensivo, sin conocimiento de lo que significa este bosque (escasos en Europa), había realizado cortes en las ramas de dos teixos con una sierra mecánica. A continuación, nos situamos en la Mallada do Penedo, que es un montículo con una pequeña planicie herbosa y, en su parte superior, las ruinas de una cabaña casi circular cuyas paredes están desmoronándose. En la parte posterior de la misma, un solitario árbol pretende contenerlas. Hicimos una foto del grupo. Eran las 10:06 horas; distancia recorrida: 5.80 km; tiempo total invertido: 01:43 horas; promedio total: 3.4 km/h.


Mallada do Penedo

Dejamos la Mallada do Penedo para entrar en el segundo bosquecillo de acebos, también tupido y espeso, con sus ramas musgosas por lo sombrío del lugar y de dimensiones parecidas al primero. Lo cruzamos y salimos a un claro del bosque para continuar por el intrincado Teixadal. Avanzamos por un sendero de hierba verde entre una maraña de robles jóvenes y otras especies como avellanos y fresnos, que se van apoderando poco a poco del terreno y ahogando y cercando a los teixos (tejos).


Entrando en el segundo bosquecillo


Por el intrincado Teixadal

Siguiendo el sendero, que transcurre cercano al regueiro (riachuelo) do Penedo y Surbia, nos fuimos acercando al mismo hasta llegar a las primeras cascadas. Hay por lo menos dos en unos pocos metros de distancia (marque solo un waypoint). El agua limpia, clara y fría de las montañas de Trevinca se desliza rápidamente entre las rocas, con su característico murmullo, formando bonitas pozas dentro del más absoluto silencio. Eran las 10:27 horas; distancia recorrida: 6.35 km; tiempo total invertido: 02:04 horas; promedio total: 3.0 km/h.


Las cascadas



Luego seguimos adentrándonos en el bosque al seguir el curso del arroyo. A nuestro paso vimos algunas setas (no comestibles), unos hitos colocados a ambos lados del sendero y algunos grandes y espectaculares teixos también a ambos lados. Más adelante, llegamos a un pequeño chozo o refugio circular que usaron los maquis, con las paredes de piedras algo derruidas y rodeado por cuatro teixos. Con el término maquis se denomina históricamente al “conjunto de movimientos guerrilleros antifascistas de resistencia en España que comenzó durante la Guerra Civil” (Fuente: Wikipedia, septiembre de 2018). Hicimos las fotos del grupo cuando eran las 10:36 horas; distancia recorrida: 6.57 km; tiempo total invertido: 02:13 horas; promedio total: 2.9 km/h.


En el chozo de los maquis

Proseguimos la ruta en busca de una auténtica joya botánica. La localizamos después de ascender unos 80 metros casi en línea vertical desde el chozo. Se trata de un gigantesco e impresionante roble milenario que tiene en su base un gran hueco negro producido por un incendio provocado. En ese lugar paramos a tomar unos alimentos y descansar un poco. Más fotos. Eran las 10:48 horas; distancia recorrida: 6.66 km; tiempo total invertido: 02:25 horas; promedio total: 2.7 km/h.


En el roble milenario gigante

Retomamos la marcha y descendimos nuevamente al refugio maqui para girar a la izquierda y seguir en descenso. Pudimos contemplar magníficos teixos. Uno de ellos estaba caído en el suelo y sus viejas ramas penetraban en la tierra para sobrevivir y revitalizarse con nuevas ramas, lo que nos recordó las palabras de Eduardo Olano Gurriarán sobre los teixos caídos: “viven y no mueren como si fuera sobrehumano, destacando su gran capacidad para emitir nuevos brotes a cualquier edad desde su tronco, sus ramas o sus raíces, mostrando una gran vitalidad interna, además de una enorme longevidad”.


Brotando nuevas ramas del teixo caído

Recorrimos buena parte (de arriba hacia abajo) de este fascinante, magnífico y sorprendente bosque del Teixadal, situado a una altitud entre los 1.300 y 1.500 m. Dentro de él es fácil desorientarse y perderse debido a su dificultad orográfica y su penumbra. Allí se desarrollan muy lentamente centenarios teixos (tejos) de troncos de color pardo-rojizo y corteza delgada. Su retorcido ramaje de hojas verdes muy oscuras, les hace destacar a lo lejos de entre el resto. En esas fechas estaban sin flor ni frutos, pero en el tejo macho brotan las flores masculinas y en el tejo hembra, las femeninas. Estas últimas se transforman en frutos o bayas de color rojo intenso. Pero cuidado, tanto las hojas como los frutos son venenosos.


Uno de los teixos

Seguimos la senda y llegados a un punto giramos a la derecha para dirigirnos a un teixo de gran porte y ramaje enmarañado, que es el santo y seña para entrar o salir del Teixadal. Frente al mismo, giramos a la derecha y descendimos al regueiro (riachuelo) do Penedo, vadeándolo sobre piedras y abandonando el Teixadal. Eran las 11:22 horas; distancia recorrida: 6.93 km; tiempo total invertido: 02:59 horas; promedio total: 2.3 km/h.


El gran teixo de la entra o salida del Teixadal


Regueiro de Pendo

Ascendimos a una pequeña planicie herbosa y luego seguimos por el antiguo sendero (el que ya conocíamos de otras ocasiones). Pasamos por una zona de robles jóvenes y paramos en un mirador natural con vistas al Teixadal y a la escombrera de la bocamina, que está escondida entre los árboles. Más adelante, cruzamos un reguero con poca agua y luego ascendimos y descendimos mientras transitábamos por un pequeño bosque. Después vadeamos el rego dos Valellos.


Rego dos Valellos

Continuamos ascendiendo por el sendero y llegamos a un hito que señala desvío a la derecha, es decir, señala la antigua subida o bajada de la ladera desde La Cabrita, de gran dificultad y actualmente invadida por brezo muy alto que casi cubre los postes de orientación. Por lo tanto hicimos caso omiso y continuamos recto. A nuestro paso pudimos ver las vaguadas del Teixadal y Foyo o Foio Cataño (Hoyo Castaño).


La antigua bajada desde La Cabrita


Seguimos recto el sendero

En poco tiempo y distancia llegamos al inicio de la escombrera de la bocamina, donde teníamos dos opciones de paso: la más antigua es seguir recto y pasar por la roca sobre la misma bocamina (donde hay clavadas unas barrenas); y la segunda opción, es desviarse a la izquierda y seguir la senda que se abrió recientemente. Optamos por la última opción. A continuación, nos situamos en la misma bocamina de wolframio que explotaron los alemanes. Está rodeada de árboles y tiene en su inicio un armazón de cerchas metálicas, sin embargo estaba en ruina y anegada de agua. Eran las 11:52 horas; distancia recorrida: 8.43 km; tiempo total invertido: 03:29 horas; promedio total: 2.4 km/h.


La bocamina



A partir de la bocamina comienza un camino conocido como camino de los alemanes. Lo seguimos durante un tramo. En esa zona existen algunos miradores naturales con vistas al Teixadal y Foyo o Foio Castaño (Hoyo Castaño).


Vaguadas del Teixadal y Foyo Castaño (izquierda y derecha respectivamente)

Al llegar a un punto alto en una curva hay otro mirador –en la zona de Entrambos Ríos–, con vistas a los mismos lugares citados anteriormente y a una cantera de pizarra. En ese lugar giramos a la derecha y acometimos el duro ascenso de la ladera debido al fuerte desnivel. Como había que caminar monte a través (matorral de brezo bajo) tratamos de buscar las zonas más despejadas para avanzar, al principio verticalmente y luego en zigzag. Así progresamos hasta alcanzar una roca a modo de mirador natural (zona de A Lombada), desde el que vimos un grupo de senderistas que avanzaba en dirección al Teixadal por el camino de los alemanes.


Punto alto con mirador natural


Ascenso de la ladera campo a través


Desde el mirador natural

Emprendimos de nuevo la marcha, pero esa vez en diagonal ascendente monte a través por la ladera, siendo más llevadero el caminar. Más tarde nos situamos en el collado del Campo de Valborraz (1671 m) para ascender de nuevo por un sendero entre hierba y llegar al enlace de la ruta; el lugar donde a la ida nos habíamos desviado a la izquierda para descender por el amplio sendero desbrozado.


Siguiendo el sendero en el collado del Campo de Valborraz

Por lo tanto, a partir del enlace realizamos el mismo recorrido que en la ida. Pasamos nuevamente por el mirador del alto de La Cabrita y enlazamos con el camino que pasa por la base de la misma. Después seguimos descendiendo y pudimos volver a contemplar, con mejor visión que a la ida, las minas y pabellones de Valborraz en ruina.


Mirador natural del alto de La Cabrita


Minas y pabellones de Valborraz

Una vez llegados a la explanada de la cantera de pizarra Evaristo se despidió del grupo, cogió su coche y se fue a su residencia en Casaio.


Evaristo se despide en la explanada de la cantera

El resto del grupo continuamos descendiendo el camino. Pasamos por la pista de la cantera de pizarra hasta llegar al aparcamiento de la base de La Cabrita y dimos por finalizada esta maravillosa ruta. La finalizamos a las 13:34 horas; distancia recorrida: 13.80 km; tiempo total invertido: 05:11 horas; promedio total: 2.7 km/h.


Llegada al aparcamiento de la base de La Cabrita finalizando la ruta

Nos cambiamos de ropa y calzado, subimos a los coches y emprendimos viaje pasando por delante del hotel de montaña Fonte da Cova (Fuente de la Cueva). Paramos en el refugio del mismo nombre que gestiona el Club Peña Trevinca Barco (a unos 200 metros del hotel). Miguel abrió la puerta y entramos para ver el estado del mismo después del magosto que recientemente había realizado el Club. El refugio, como podéis comprobar en el vídeo, es un local que está bastante bien aunque quizá le haría falta una mano de pintura en las paredes. Salimos, Miguel cerró la puerta y nos marchamos a comer a nuestros respectivos hogares.


Hotel de montaña Fonte da Cova


Refugio Fonte da Cova - Club Peña Trevinca Barco

Gran y preciosa ruta por el mítico, intrincado y fantástico Teixadal, que no deja de sorprendernos en cada visita (solemos ir con cierta frecuencia) y que vosotros podréis comprobar si camináis por este ¡¡Buen camino!! Esperamos disfrutarlo y poder admirarlo muchos años pero tales privilegios sólo son posibles si lo respetamos. Urge tomar medidas de conservación adecuadas para poder disfrutarlo durante otros tantos cientos de años como hasta la fecha. Lo lograremos si todos somos conscientes y responsables con nuestras acciones.

¡¡Feliz Año Nuevo montañero 2019!!

Datos del GPS
Nombre del inicio: APARCAMIENTO DE LA BASE DEL ALTO DE LA CABRITA

Fecha y Hora
Día 30-09-2018
Hora de salida 08:23:21
Hora de llegada 13:34:01
Duración 05:11:40
Tiempo parado 01:41:19
Tiempo en movimiento 03:30:21

Distancias
Distancia con alturas 13.77 km (real 13.80 km)

Alturas
Altitud Máxima 1836 m
Altitud Mínima: 1328 m
Ascen.acum. 668 m
Desc.acum. 675 m
Max Pendiente 47.7 %
Min Pendiente -31.8 %

Velocidades
Velocidad media 2.7 km/h
V.media mov. 4.0 km/h

Ver más external

3 comentarios

  • vivesmilia 17-ago-2019

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    El desvio de la pista de la Cabrita al camino del Teixedal convendria marcarlo con postes o hitos para que se aprecie mejor. El itinerario es espectacular

  • Foto de mazaira

    mazaira 18-ago-2019

    Hola vivesmilia: Muchas gracias por tu apreciada opinión, por descargar la ruta y por tu generosa puntuación positiva. Siempre es satisfactorio que alguien encuentre interesantes tus rutas, cosa que se agradece y me anima a seguir mejorando.

    Por mi parte, también te animo a seguir aumentando las 6 rutas subidas a Wikiloc, por el momento. Me parece que comienzas a familiarizarte con el GPS y espero que con algo más de práctica y tiempo puedas añadir en tus rutas un breve comentario, fotos y waypoints lo que redundaría en una mejora sustancial en cuanto a una mayor información, resultando además doblemente atractivas.

    Un saludo cordial.

  • Foto de mazaira

    mazaira 18-ago-2019

    Hola vivesmilia: Muchas gracias por tu apreciada opinión, por descargar la ruta y por tu generosa puntuación positiva. Siempre es satisfactorio que alguien encuentre interesantes tus rutas, cosa que se agradece y me anima a seguir mejorando.

    Por mi parte, también te animo a seguir aumentando las 6 rutas subidas a Wikiloc, por el momento. Me parece que comienzas a familiarizarte con el GPS y espero que con algo más de práctica y tiempo puedas añadir en tus rutas un breve comentario, fotos y waypoints lo que redundaría en una mejora sustancial en cuanto a una mayor información, resultando además doblemente atractivas.

    Un saludo cordial.

Si quieres, puedes o esta ruta