Tiempo  4 horas 52 minutos

Coordenadas 1111

Fecha de subida 9 de agosto de 2019

Fecha de realización agosto 2019

-
-
1.409 m
1.074 m
0
2,5
5,0
9,91 km

Vista 9 veces, descargada 0 veces

cerca de Dehesa de Montejo, Castilla y León (España)

CONOCEMOS LAS MONTAÑAS DE CASTILLA Y LEÓN.
En esta ocasión programamos una bonita y sencilla ruta familiar para visitar la Tejeda de Tosande, muy cerquita de Cervera de Pisuerga. Muy señalizada.
Salimos del aparcamiento, junto a la CL 626 rumbo NW por una cómoda pista. Pasamos bajo las vías del ferrocarril por un arco bien labrado y pasamos a la zona de praderío donde pastan las vacas con suma tranquilidad.
Caminamos por pista y senda entre árboles muy variados: encinas, robles, fresnos, alisos, serbales, majuelos... También nos llaman la atención la variedad de plantas con sus preciosas flores: hipéricos, gordolobos, peonías, brezos...
Poco a poco observamos que es el roble el árbol que se adueña del espacio. Entretenidos con la vegetación, llegamos al puente de madera por el que pasaremos a la bajada del itinerario. A partir de aquí el dominio del haya es total en la ladera orientada al norte.
Siguiendo nuestro inicial rumbo NW alcanzamos las praderas del valle del Arroyo de Tosande. Valle ancho con dominio de la pradera.
Ahora giramos hacia SW para ascender por el hayedo hacia la Tejeda. Este tramo es el más duro de la ruta pero muy reconfortante por el frescor que sale del interior del bosque y la cantidad de musgos, líquenes que encontramos. También nos llamaba la atención la variedad de setas que crecían en los troncos secos de las hayas. Todo un espectáculo.
De esta manera comenzamos a ver en poco tiempo los primeros tejos, muchos de ellos milenarios, un auténtico bosquete de estos magníficos árboles a los que se refiere la mitología celta. Fuimos contemplando su porte, sus retorcidos troncos con la flexible corteza, sus características hojas, sus llamativas bayas. Durante todo el tramo disfrutamos de lo lindo en este lugar.
Llegamos al mirador de la Tejeda y aquí decidimos reponer fuerza mientras contemplábamos los picos Roblillo y las Cruces hacia el E. Hacia el SE llamaba la atención el extenso bosque, primero de hayas y luego de robles, que formaba una verde alfombra hasta la carretera.
El camino de regreso lo hicimos por el hayedo, en dirección NE hasta llegar al puente de madera y enlazar de nuevo con la pista.
Ruta muy cómoda y fácil para disfrutar de un buen día en las montañas de Castilla y León.
Muy recomendada en plan familiar.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta