Tiempo  6 horas 17 minutos

Coordenadas 2209

Fecha de subida 1 de noviembre de 2017

Fecha de realización noviembre 2017

-
-
1.912 m
1.324 m
0
3,1
6,2
12,42 km

Vista 154 veces, descargada 1 veces

cerca de La Baña, Castilla y León (España)

Una preciosa ruta que sin duda merece la pena realizar por la sorpresa que puedes encontrar en ese maravilloso bosque de tejos. Si no eres amigo de emociones fuertes te aconsejo que busques la entrada al bosque desde la pista que viene desde Casaio (lo mejor es preguntar por la zona para encontrar un acceso relativamente sencillo en coche.
Para los aventureros la ruta que nosotros realizamos.
Dejamos el coche en la parte exterior de la cantera (hay que tener en cuenta que durante la semana pueden estar trabajando por allí y se puede complicar acceder a la ruta).
Tomamos la pista a la derecha de la entrada a la cantera y desde allí el camino que se dirige hacia Peña Trevinca.
Después de una pequeña subida iniciamos un tramo de muy complicado descenso hasta el valle. se trata de una senda bastante pendiente que está señalizada con palos y algunos hitos. La intuición y la buena vista permite localizar siempre esta senda que está lo suficientemente marcada para poder medio seguirla. Siempre mucho cuidado porque el terreno es complicado (y sólo se trata de la parte más sencilla).
Al llegar abajo comienza el espectáculo: centenares de Tejos impresionantes en un bosque encantado lleno de rincones por descubrir. Este es un paseo maravilloso que te lleva por el interior de este pequeño valle y que incluye cosas como un ejemplar de roble-tejo verdaderamente alucinante.
Para los que a estas alturas hayan acabado con la capacidad de emocionarse yo aconsejo que se vuelvan por el camino que han venido: la senda de ascenso es muy dura pero es sencilla de seguir.
Para los aventureros de verdad se inician nuevas emociones si se sigue el track nuestro.
A partir del fondo del valle la senda desaparece completamente y se cierra por la vegetación. Es imprescindible ir bien equipado, llevar el track es fundamental para seguir la dirección correcta y hay que ir buscando siempre la zona de paso más accesible hasta llegar arriba. Se trata de una dura ascensión muy pendiente en algunos tramos y muy cerrada.
Por supuesto que en condiciones de mucha agua la ruta se hace impracticable por la cantidad de cursos pequeños que salen por todos lados y por las condiciones de la piedra en cuanto a resbalones.
Después de un buen calentón y de algún que otro susto conseguimos llegar hasta la laguna de Penedo. Precioso paraje a los pies de la Peña Trevinca.
Un último ascenso bastante duro, aunque más sencillo porque no está tan cerrado de vegetación, nos lleva hasta la pista que viene de Trevinca. Desde aquí ya es un muy agradable paseo hasta el punto de partida contemplando siempre vistas incleíble a ambos lados por los valles circundantes.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta