Tiempo  6 horas 56 minutos

Coordenadas 3648

Fecha de subida 5 de noviembre de 2017

Fecha de realización noviembre 2017

-
-
1.855 m
1.326 m
0
5,5
11
22,19 km

Vista 256 veces, descargada 19 veces

cerca de Puerto de Cotos, Castilla y León (España)

Puerto de Cotos-Tejo milenario de Barondillo o Valhondillo:

Ruta circular por el valle de la Angostura para llegar hasta uno de los árboles más singulares de la Comunidad de Madrid: el tejo milenario de Barondillo que, situado en las cercanías del arroyo de Valhondillo, en la zona alta del valle del Lozoya, supera los 1.500 años, según el panel informativo situado a sus pies. Marcha prolongada, de más de 20 kilómetros y siete horas con paradas. Con salida y llegada al puerto de Cotos. Un itinerario que hará las delicias de quienes gusten de las rutas boscosas, pues se atraviesan parajes de gran belleza salpicados de arroyos.

El tejo, protegido desde 1985 por la Comunidad de Madrid y catalogado como ejemplar singular, se encuentra a 1.630 metros de altitud, en la ladera norte de la Loma de Pandasco, bajo el cordal de la Cuerda Larga, en un entorno natural fascinante donde convive con otros tejos.

REFUGIO DE PINGARRÓN
La marcha comienza por la carretera M-861 que lleva a las pistas de Valdesquí, para abandonarla, unos 700 metros más adelante y a izquierda, a la altura de la pista señalizada y claramente visible que conduce al refugio del Pingarrón, situado en un entorno de hermosas praderas. La pista apenas se recorre durante 500 metros, pues rápidamente se debe coger el sendero PR 27 que se descuelga a nuestra derecha para descender al arroyo de las Guarramillas, que superamos por el puentecito de madera, disfrutando ya de un paraje bucólico excepcional, con el trasiego otoñal de las aguas que descienden desde lo más alto de las montañas.

Unos 700 metros más adelante, deberemos abandonar el PR 27 para precipitarnos cuesta abajo por un supuesto sendero que viene señalizado en el mapa de la aplicación del Instituto Geográfico Nacional (IGN) pero que no vemos, por lo que nos lanzamos ladera abajo en el punto que creemos se sitúa el sendero (una especie de cauce seco) hasta dar con el arroyo de las Cerradillas: se trata de un descenso pronunciado, pues se salvan 140 metros de desnivel negativo en apenas 350 metros de longitud. Toca pisar con precaución, pues el suelo está cubierto de hojarasca húmeda y resbaladiza.

LA PISTA DE 4 KM
Una vez superado el arroyo de las Cerradillas, se llega hasta una pista que nos conduce, a su vez, a la pista principal que discurre por la ladera sur del valle de la Angostura, a una cota de 1.650-1.700 metros y en paralelo al río Lozoya por su orilla derecha según el curso de las aguas, que discurren 200 metros ladera abajo a nuestra izquierda, por lo que no se pueden divisar.

Continuamos por la pista durante unos 4 kilómetros. De vez en cuando, el bosque se abre y nos permite disfrutar de panorámicas de Cabeza Mediana, Cerrito Sarnoso y parte del embalse de Pinilla. De la zona alta de Peñalara desconocemos si se ve algo: es día anubarrado y las nubes encapotan el cielo a partir de 2.000 metros aproximadamente. Tras los 4 kilómetros mencionados por la pista, cogemos un desvío a derecha (2.30 horas de caminata ya), que dibujando una curva abierta y pronunciada a derecha nos lleva, en 900 metros de recorrido y unos suaves 80 metros de desnivel de subida, hasta el arroyo de Valhondillo, en cuya zona viven los tejos centenarios.

EL TEJO MILENARIO
Se atraviesa el arroyo y se sigue por un sendero estrecho que nos deja frente al ejemplar milenario, protegido en diámetro amplio por una valla y murete para preservarlo de las intromisiones humanas. El entorno es espectacular. Realmente bonito. Confluencia selvosa de árboles, plantas, cauces sonoros y rocas musgosas.

Tras unos minutos de disfrute contemplativo, seguimos por el sendero, que va siempre en paralelo al arroyo de Valhondillo (a nuestra izquierda), aunque a una altura superior de unos 15 metros. La senda nos devuelve, tras salvar consecutivamente los arroyos de las Zorras y de los Pinganillos (ambos subsidiarios del Valhondillo), a la pista principal que habíamos dejado anteriormente (la de los 4 kilómetros), que a su vez nos guía hasta el punto donde iniciaremos el camino de regreso: el puente de piedra de la Angostura, escueto, de un solo ojo, que salva el cauce del río Lozoya y, a decir de entendidos, uno de los más hermosos de la sierra de Guadarrama.

RETORNO: PUENTE DE LA ANGOSTURA
El puente no se cruza, sino que se toma la pista que remonta el río por su orilla izquierda según se sube: el llamado camino de las Vueltas. Tras un rápido almuerzo encaramados a una de las grandes rocas que se asoman al curso fluvial a escasos metros del puente, retomamos la marcha. Se avanzan dos kilómetros para cruzar, ahora sí, el río por un puente de madera. Se sigue otro kilómetro y medio (las aguas se encuentran ahora a nuestra izquierda y toca atravesar el arroyo de la Laguna, perpendicular al Lozoya) para, 150 metros antes de dar con el arroyo del Toril, coger el sendero que se abre a nuestra derecha en un claro del bosque.

SUBIDA A LA CARRETERA
Este sendero, que con las lluvias otoñales es más herboso que terroso en su tramo inicial, trepa por la ladera zigzageando durante 700 metros y superando un desnivel de 100 metros, hasta desembocar en la carretera M-604 (en su km 38,5 aproximadamente), que une el puerto de Cotos con el pueblo de Rascafría.

Al otro lado de la carretera, a unos 20 metros a nuestra derecha, nace el cordal que nos lleva en ligera pendiente hasta las praderas del puerto de Cotos. Durante un kilómetro subimos en paralelo a la carretera M-604, siempre a nuestra izquierda y visible (apenas 10-20 metros más abajo), hasta que el sendero se aparta del asfalto para adentrarse por el bosque en un breve tramo de unos 700 metros y finalizar en las citadas praderas del puerto de Cotos, donde nos topamos con las talanqueras de madera que delimitan los recorridos de las pistas de esquí de fondo.

Para llegar al puerto y concluir la ruta, se puede seguir la carretera, que reaparece al frente, o continuar la marcha durante los últimos 500 metros por el trazado de una pista de esquí que nos dejará en el aparcamiento del puerto de Cotos.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta