Tiempo  6 horas 16 minutos

Coordenadas 1640

Fecha de subida 17 de febrero de 2018

Fecha de realización febrero 2018

-
-
1.542 m
979 m
0
4,5
8,9
17,9 km

Vista 1212 veces, descargada 36 veces

cerca de Terroso, Castilla y León (España)

Ruta realizada por el grupo de senderismo SERMAR (Guía JUANJO)
La ruta se desarrolla en la Sierra Segundera en la comarca de Sanabria en el Oeste de Zamora.
Comenzamos en una parada de autobús junto al campo de fútbol del pueblo de TERROSO.
Desde aquí siguiendo la carretera en dirección Oeste nos dirigimos a la localidad de Terroso.
Pasamos el cruce de carreteras, y al final de la campa, nos encontramos la CRUZ DEL CRIGUAL que antaño fue una sencilla cruz de madera, después de cemento, sustituida recientemente por un hermoso crucero de granito. En sus formas actuales está coronado por las figuras de Cristo crucificado en la cara Oeste y la Virgen con su hijo en brazos en la cara Sur y colgada de la columna se exhibe la efigie de Santiago. Esta representación del apóstol se debe a que estamos en un tramo del camino sanabrés de Santiago.
Enseguida nos vamos adentrando en la localidad y siguiendo la calle Cabecero, que va trazando una curva de ballesta, alcanzamos el último de los edificios de la localidad, donde nos encontramos un cartel con el esquema del itinerario y diversos datos de interés.
Cruzamos el puente sobre la autovía y enseguida nos adentramos en un monte frondoso, con robles, abedules y castaños, saliendo del valle del río Castro y adentrándonos en el valle del Arroyo del Carril.
Algunos de estos árboles destacan por su envergadura y por su grosor. La compañía de los árboles va a ser una constante en todo el trayecto, aunque al ir ganando altura éstos van disminuyendo.
Vamos caminando siempre por la pista principal, designada en el pueblo como RODERA DEL ESCALDÓN, ya que está trazada por las faldas del monte del mismo nombre.
Vamos siguiendo los hitos de madera con una chapa adherida en la que se han pintado flechas rojas que nos facilitan la orientación.
Pronto nos encontramos una bifurcación, en la que hemos de obviar la del Camino de Santiago (hacia la izquierda) que se aparta hacia Requejo por un angosto carril, mientras que nosotros hemos de continuar de frente, hacia el Norte.
El camino es de continua ascensión, aunque en ningún momento resulta excesivamente pronunciada. El murmullo de los aguas nos va acompañando continuamente. Además, tenemos que vadear en varias ocasiones los sucesivos arroyos que nos vamos encontrando.
Hacia el km 5 descendemos a una pista que faldea en horizontal sirviendo de contención a un canal que desvía las aguas para regar los prados. La falta de cuidados en nuestros días, ha provocado la existencia de boquetes y aliviaderos que hemos de salvar. El agua cristalina discurre a una buena velocidad.
Nos aproximamos a la cabecera del valle, la cual adopta la forma de un pequeño circo limitado por los roquedos y las pedrizas. Sobre la base, se tiende una zona amplia y despejada, denominada EL CHANO. Aquí la envergadura de los árboles disminuye, y se sustituye por matas de carquesias, brezos y retamas que han ido invadiendo los pastizales de antaño.
Brillando en los cantiles occidentales ya se divisa el salto de agua y en esa dirección nos vamos aproximando.
Aquí tenemos que caminar por trochas ganaderas entre la vegetación. La subida hasta lo más cerca posible de la cascada es algo arriesgada, ¡cuidado con no resbalar! La humedad es muy elevada por lo que las peñas están tapizadas de espléndidas alfombras de musgos que pueden provocar resbalones. El estruendo de la caída del agua se multiplica con el eco, anulando cualquier otro sonido. Estos caudales, tan copiosos en épocas de deshielo, provienen de lo alto de la sierra, que se recogen en un arroyo denominado del Carril o del Cabril y nombrado por las gentes como del Chano.
Nos queda ahora el regreso. Lo más fácil sería volver por la misma pista de llegada, pues cualquier otra alternativa complica un poco el retorno.
A pesar de ello, nosotros desandamos aproximadamente 1,5 kms desde las cascadas y cruzamos por un pequeño puente sobre el canal para continuar por la pista que de momento va ascendiendo ligeramente por el robledal.
Otros 500 mts más y giramos por una pista que en dirección Norte nos lleva, en fuerte ascensión, por la ladera del valle, hasta la cuerda que divide el valle del Carril con el valle de Cubelo, a 1540 metros de altitud, donde la vegetación arbórea desaparece. Una vertiginosa ascensión (de unos 300 mts de desnivel, en 2,8 kms de longitud, es decir, una pendiente media de un 10,5%).
Desde este lugar se obtienen unas estupendas vistas panorámicas de la comarca de Sanabria Baja al Norte, de la zona del Padornelo al Oeste, de Requejo y Terroso al Sur y de la montaña donde la nieve genera el arroyo que da origen a la cascada al NNW.
Ahora toca descender seguimos la pista que desciende en dirección SE. Nos volvemos a introducir por el robledal. Hacia el km 14 hay que tomar la desviación de la izquierda. Volvemos a vadear un arroyo junto a unas cortinas de piedra, en la zona denomina “Loma de la Era de Joza de Aragón”.
Seguimos descendiendo hasta llegar al barrio de SAN MARTÍN DE TERROSO tomamos la calle de la derecha atravesando la localidad mientras observamos su arquitectura tradicional. Pasamos el puente sobre la autovía, desde donde se contempla en una pradería la IGLESIA DE SANTIAGO DE LOS COTOS, parada significativa dentro del camino de Santiago para el peregrino.
Uno metros más adelante, llegamos a la campa donde iniciamos y ahora finalizamos esta ruta.

------------------
Quienquiera que haga uso y seguimiento total o parcial de este track y de su información adicional, asume la plena responsabilidad ante los riesgos propios de la práctica de la actividad, ya que esta información tiene únicamente carácter orientativo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta