Tiempo  8 horas 57 minutos

Coordenadas 3691

Fecha de subida 7 de diciembre de 2016

Fecha de realización diciembre 2016

-
-
1.370 m
282 m
0
6,5
13
25,83 km

Vista 696 veces, descargada 34 veces

cerca de Tolox, Andalucía (España)

Trazado circular que parte desde el pueblo de Tolox, en la vertiente más oriental del Parque Natural de la Sierra de las Nieves. Nos permitirá alcanzar el Tajo de la Caína mediante la cañada de la cabecera del Arroyo Zarzalones y el Puerto de la Era de Gamonales. Desde el Tajo, recorreremos la ladera del Cerro del Chaparral para adentrarnos en la Cañada de las Carnicerías, cruzando el barranco y cerrando el recorrido por la senda de la cañada, primero, y enlazando pistas de tierra, una vez descendemos al valle del Río de los Horcajos.

En principio teníamos previsto comenzar la ruta en algún punto del Camino de la Ermita, ya bien a la salida del pueblo, o en alguno de los apartaderos. Pero viendo que el arroyo viene cargado y desconociendo su estado para un turismo, nos decidimos a arrancar desde el mismo pueblo, a la entrada desde Alozaina, unos metros antes de cruzar el puente. Después de comprobar el recorrido durante la marcha, es existe la posibilidad de aparcar a la salida del pueblo, antes de bajar al río junto un pequeño muro o bien en tres puntos del carril donde hay unos apartaderos con unos bancos de madera. Si bien, como opción, se puede dejar el coche en la zona de la ermita, ya que podríamos trazar la circular completa desde ese punto.

Dicho eso, nuestra ruta aumenta de distancia antes del comienzo, pasando de los 21km, y aproximándose a los 28km reales. Sigo valorando la ruta como moderada desde mi punto de vista, aunque si se realiza tal cual habrá que tener en cuenta el estado físico de cada uno, ya que sólo encontraremos algunos puntos negros en cuanto a dificultad, siempre en el aspecto del avance por senderos algo difusos.

Desde nuestro aparcamiento, tendremos que descender unos metros por la calle principal, cruzar el puente sobre el Río Caballos y callejear hasta el centro del pueblo, en la parte alta. Desde la plaza parte la calle, que pasará a ser el carril de la Ermita una vez discurra paralelo al arroyo de los Horcajos, con un buen caudal, y que en algún punto intenta abordar el hormigonado de la pista.

El carril, ya en subida, nos llevará durante unos 2,5km, por una zona de pequeñas casas de campo y huertos de árboles frutales. A medio camino nos encontramos una bifurcación donde seguiremos por el carril principal en dirección a la ermita. Tras este tranquilo recorrido y tras un giro a la derecha, se desprende en fuerte subida una rodada de tierra que parece que nos lleva a una pequeña cabreriza unos metros más arriba. Nos desviamos, pasamos la cabreriza y seguimos subiendo unos metros.

El fin de este pequeño carril sería nuestro medio para adentrarnos en la sierra, el Camino de la Serranía de Ronda. Nosotros vamos a recortar el trazado por un sendero que asciende directamente hasta el camino a la altura de la balsa contraincendios. El inicio del sendero, que al principio está algo difuso, está perdido por el pequeño talud que forma el carril. El sendero serpenteará a través de un bosque de pino carrasco y ganará altura hasta la balsa. Sobrepasada la balsa caemos en el camino, giramos a la izquierda y seguimos por él. Cuando alcanzamos altura, tendremos a la vista las cotas más altas de la Sierra de las Nieves, la mole grisácea del Torrecilla, escoltado por el picacho y el Cerro Corona a su izquierda.

El camino sigue su marcha hasta el Puerto de Janón, donde se topa con la subida desde Yunquera. Nosotros nos hemos desviado unos metros, en bajada, hasta una fuente. Para recuperar la marcha del camino hemos subido campo a través, pero la maleza espina de la zona no estaba por la labor y nos llevamos una buena dosis de arañazos. Lógicamente, lo práctico sería desandar unos metros hasta volver al camino en el punto donde lo dejamos.

Recuperados de la "sangrienta" subida llegamos a un pequeño collado, poco antes de una casilla y un pequeño castañar. Desde aquí comenzamos a tener magníficas vistas de Yunquera, escoltada por las sierra de la Cabrilla y Prieta, así como de la vertiente del Río Grande de Yunquera. Seguimos la marcha, pasando cerca de unas colmenas, en pleno éxtasis primaveral, así que nos alejamos todo lo posible. Pasamos ante la pequeña casa y culminamos este tramos de ascenso en el Puerto de Janón, ante una imponente cancela engalanada con dos machos cabríos. A la cancela no le sigue valla alguna, así que la rodeamos y nos encontramos en la pista que sube de Yunquera.

Aquí abandonaremos el Camino de la Serranía de Ronda, seguimos por la pista a nuestra izquierda en busca de un solitario castañar, en su agonía otoñal, que atravesaremos para adentrarnos en la Cañada de Alhucemar, con los primeros ejemplares de pinsapos, acercándonos a la cabecera del Arroyo Zarzalones.

El sendero de la cañada se remite a una pequeña pisada, que unido a la humedad de la umbría, lo convierte en terreno resbaladizo. Su comienzo es algo esquivo, una vez topamos con los últimos castaños, remontamos unos metros sobre su resbaladiza hojarasca en busca de la senda. El senderillo aparece desdibujado, pero podremos guiarnos por una vieja señal de "peligro de incendio" sobre el tronco de un pino en la linde con el castañar.

Una vez inmersos en la traza del sendero, nos encontramos una cancela que delimita la reserva de caza, cancela que cerraremos a nuestro paso. Nos adentramos en la cañada paralelos al barranco, y así hasta que nuestra pisada enlaza con el sendero balizado del "Mirador Luís Ceballos al Tajo de la Caína". Nosotros seguimos subiendo por el que parte a nuestra izquierda, hacia el mirador del Puerto de la Era de los Gamonales, antesala del colosal Tajo de la Caína. En el puerto, en el cruce de senderos ante el mirador, nos desviaremos por la traza a nuestra derecha, que en unos metros nos coloca el el mirador del imponente cortado, con más de 100m de caída vertical, y que domina la Cañada de las Carnicerías.

Nuestro siguiente hito es situarnos en el cauce del arroyo de las Carnicerías. Para ello, primero recorremos la senda que discurre bajo los cortados, pasando junto a su fuente, y alcanzando el barranco que separa el tajo del Cerro del Chaparral. Lo que sigue es el "sendero" que se contonea por la falda del cerro, en tenue ascenso, para cambiar de vertiente y descender bruscamente hacia el fondo del barranco.

Cabe señalar que este tramo, entre el tajo y el arroyo de las Carnicerías, nos ha resultado bastante lento en el avance. Se intuye una traza de sendero, pero se pierde continuamente, aunque si vamos fijando la dirección de la marcha, el avance resulta evidente. Con la bajada a las Carnicerías resulta lo mismo, así que hay que tener paciencia y tomarnos nuestro tiempo para no apartarnos de la pisada práctica. En la ladera contraria vamos viendo perfectamente dibujado el sendero que llevaremos en la bajada de la cañada.

Una vez cruzamos el barranco pisamos la senda que nos lleva de vuelta. En pocos metros se nos une el sendero que baja estrepitosamente desde la Cañada de Froncaire. Ahora avanzamos cañada abajo, serpenteando por la ladera umbría bajo los tajos. Ante nosotros se abre la imponen cañada, metros más abajo, empezaremos a vislumbrar el monumental Tajo de la Caína, y durante la bajada iremos cambiando la perspectiva de sus vistas.

Inmersos en un pinsapar nos encontramos con otro nuevo cruce de senderos, a la derecha, el que sube hacia Fatalandar y Cerro Corona, a nuestra izquierda, y que tomaremos, el que sigue en descenso hacia Tolox. Espectacular sendero a cada metro, sendero que sigue serpenteando por la ladera, que se sumerge en húmedas cañadas que caen y se pierden bajo nuestra mirada y que nos muestra a lo largo y ancho, la espectacular Cañada de las Carnicerías, para mi, uno de los senderos más completos del parque.

Tras el discurrir por la cañada, con continuas miradas a nuestras espaldas, el sendero que llevamos enlaza con una pista de tierra, junto a las ruinas de lo que parece una antigua casa forestal. Ahora avanzaremos a un ritmo más animado por el carril, que desciende levemente y va perdiendo altura con algunas eses. Durante este tramo vamos descubriendo los torrentes que se precipitan por la ladera del Cerro Corona.

Llegamos a un punto donde tenemos la posibilidad de descender hasta al Río de los Horcajos y volver junto a su cauce, pero viendo el estado del terreno, embarrado allá por donde mires, y que los kilómetros de rodaje van haciendo mella en el equipo, decidimos completar el recorrido por la pista. Así que iremos enlazando algunos cruces, siempre buscando la bajada, hasta alcanzar el vadeo del río. Desde el vado, una corta subida nos lleva hasta la zona de la ermita de la Virgen de las Nieves y en pocos metros enlazamos con nuestra huella de esta mañana.
Antes de subir hacia la ermita nos acercamos la río por si tenemos opción de evitar la subida, pero resulta imposible, así que completamos la vuelta por la pista.

Completísima ruta por algunas zonas poco frecuentadas de la sierra, recorriendo hitos, frondosas cañadas, senderos esquivos y metiendo km de rodaje.

Nos vemos en las montañas.

Ver más external

Algo difuso. Tomamos como referencia un viejo cartel de peligro de incendio en un pino de la linde.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta