Tiempo  6 horas 5 minutos

Coordenadas 1525

Fecha de subida 10 de noviembre de 2020

Fecha de realización septiembre 2020

-
-
1.064 m
646 m
0
2,2
4,5
8,94 km

Vista 28 veces, descargada 0 veces

cerca de Montejaque, Andalucía (España)

Corto y entretenido trazado que nos llevará a recorrer, en cresteo ,del Hacho de Montejaque, estirando la marcha por la cola del fallido Embalse de Montejaque a fin de otear las verticales del cerro Tavizna.
En la travesía del Hacho tendremos varias opciones, nosotros nos quedamos con el tránsito íntegro de la pequeña arista, salvando algunos pasos expuestos y trepadas que otorgan un extra de dificultad al recorrido.

Dejamos el coche a la entrada al pueblo de Montejaque, justo donde se aparta el callejero en busca de los Llanos de Líbar. Vamos dejando de lado las calles del pueblo para ir tomando rumbo a Líbar, aunque poco antes de enlazar con el camino de los llanos nos desviaremos por una nueva rodada hacia el Puerto de la Canta.

Ahora sí dejamos atrás Montejaque, ganamos altura lentamente sobre el Llano del Almendral y las vistas sobre la vecina sierra de Juan Diego y su despunte al sur del pico Ventana.
Una vez en el puerto comenzamos el tramo fuera de pista, abandonando tierra firme durante toda la travesía al Hacho. Marcamos una visual directa sobre un primer morrón que destaca al inicio del ascenso, de aquí en adelante caminaremos por, entre y sobre bloques calizos.

Por ahora el avance es llevadero, sobrepasado este primer morrón entramos de lleno en el ascenso a la primera de las cotas del Hacho.
Este primer ascenso, de hacerlo como nosotros siempre sobre la arista, será el más complejo, siendo una serie de trepes y pasos aéreos hasta caminar sobre los metros finales.
Resulta muy entretenida la subida, estando obligados en un punto a descolgarnos de la arista por la imposibilidad de avance, volviendo a recuperar el paso sobre los grandes bloques calizos en pocos metros

Nos separa una travesía aérea bastante menos ajetreada hasta alcanzar nuestro primer hito sobre el Hacho I. Las magníficas vistas en este claro día de otoño nos permiten atisbar todas las sierras vecinas, vislumbrando buena parte de las cumbres de la Sierra de Grazalema.
Al este, la Sierra de las Nieves sirve de telón de fondo a la ciudad de Ronda.

Seguimos con nuestro rumbo hacia nuestro segundo hito, ya en el punto de mira, y que nos lleva al corto descenso por el collado que separa ambas cumbres.
La subida hacia la cota del Hacho II, igualmente entretenida, nos conduce de nuevo sobre los bloques calizos de la arista, aunque con menos trabajo que la primera parte del cresteo.
Repetimos las vistas desde la nueva cumbre, sumando por fin las vistas al norte, en especial al complejo del Embalse de Montejaque y el cerro Tavizna, hacia dónde nos dirigimos ahora.

Y no tendremos muchas opciones para abandonar la arista hacia el norte.
Continuamos un trecho paralelos a la arista de tajos, descendiendo por la quebrada caliza que forma la umbría del Hacho. Llegado un punto tendremos que abandonar la dorsal, de seguir sobre la arista llegaremos a un punto sin salida viable por la verticalidad del terreno.
Así que no queda otra que el descenso directo por la fuerte rampa oeste de la arista, primero ayudados por lascas de roca, después siguiendo trazas de ganado por tierra suelta que nos ayudarán a no perder el camino menos incómodo.

Durante el acusado descenso, ya con su fin a la vista, enlazamos con una vereda que recorre el flanco del Hacho, vereda que nos dejará sobre el camino que venimos viendo en la base del cerro y que va buscando rodearlo por el norte.
Pisamos tierra firme y tomamos dirección al Montejaque, destino al que iremos a parar si no lo dejamos.

Pero a nosotros aún nos queda por delante descubrir el paisaje de la cola del maltrecho pantano. En una encrucijada dejaremos el cómodo carril e iremos siguiendo una rodada que nos mete de lleno en lo que serían los dominios del embalse.
En plena estampa otoñal, tras un seco estío, pasamos a caminar por el árido cauce del río Guadares .

No tardamos mucho en toparnos con la imagen desolada de lecho del fallido embalse, su arenal desértico y sus nulos intentos por retener sus aguas sobre sus paredes...la naturaleza gana.

Ahora, dejando de lado la fácil opción de volver sobre nuestros pasos por el camino, nos decantamos por desfilar bajo la vertical del cerro Tavizna hasta la carretera de acceso a Montejaque.
Buscamos el terraplén que nos eleva bajo la misma pared del Tavizna, consiguiendo, no sin trabajo, el pequeño collado que nos sitúa en las proximidades de la carretera.
Tendremos que saltar la valla de un cercado de olivos para poder enlazar con la carretera junto al Puerto de Tavizna, con otro nuevo paso de valla, siempre sin alterar el estado del cercado que nos encontramos.

No evitaremos acercarnos hasta el puerto, lugar desde donde podemos disfrutar del magnífico desfiladero que encierran Tavizna y Mures, guardando en sus entrañas el paraje de la Cueva del Hundidero, lugar que visitaremos una vez finalicemos nuestro recorrido.

Sólo nos resta caminar por el arcén de la carretera los metros que nos separan del pueblo, llevando siempre al frente la impronta del perfil del Hacho sobre Montejaque.

Nos vemos en las montañas.

Ver más external

Waypoint

Montejaque

Waypoint

Desvío camino de Líbar

Waypoint

Desvío Puerto de la Canta

Waypoint

Puerto de la Canta

Waypoint

Inicio cresteo

Waypoint

Trepadas

Waypoint

Cresteo

Waypoint

Hacho II

Waypoint

Collado

Waypoint

Hacho I

Waypoint

Enlace camino

Waypoint

Desvío embalse de Montejaque

Waypoint

Arroyo Guadares

Waypoint

Cola embalse de Montejaque

Waypoint

Carretera puerto de Tavizna

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta