Tiempo  10 horas 4 minutos

Coordenadas 2785

Fecha de subida 13 de octubre de 2020

Fecha de realización octubre 2020

-
-
1.213 m
664 m
0
3,7
7,3
14,63 km

Vista 148 veces, descargada 4 veces

cerca de Alfarnate, Andalucía (España)

Trazado circular que nos llevará a recorrer las cotas de los Tajos de Sabar, pequeña y vertical trilogía de cumbres que forman los llamados "Pirineos del Sur", siendo en orden de ejecución, Tajo del Fraile, 1.229m, Tajo de Doña Ana, 1.202m, y Alto de Gómer, 1.129m.
Cada tajo bien merece una corta expedición por separado, pero con este recorrido logramos enlazar, de una forma óptima, las tres atalayas del Arco Calizo Central de Málaga, sumando a su vez distintas variantes para sus ascensos y descensos.

Partimos junto al complejo deportivo situado a las afueras de Alfarnatejo. Una amplia zona de aparcamiento junto al Camino de la Sierra, y a escasos metros de la Fuente del Conejo, nos sirve de punto de partida y retornando por el camino que viene de Riogordo.

Nos volvemos unos metros para cruzar el puente sobre el río Sabar y tomamos el lateral de la carretera en dirección sur hacia el Puerto de Sabar. Nuestra intención no es otra que, pasados unos metros sobre el asfalto, tomar el Camino de Tallón para encarar la sierra.
Nuestro camino paralelo al cauce, ahora seco, del río Sabar, va rodeando la base del macizo del Tajo del Fraile. En cómodo ascenso alcanzamos el punto de acceso a su arista este, dejando terreno firme a la altura de una pequeña plantación de almendros. Por su linde nos moveremos hacia su parte alta, apareciendo de momento infinidad de trazas de ganado que se mueven de un lado a otro, tomando como referencia los muretes de piedra de unos apriscos a comienzos de la fuerte rampa que nos sirve de acceso al extremo de la arista.

Estaremos combinando la serie de trochas que mejor nos venga para situarnos, no sin esfuerzo, sobre la dorsal caliza del tajo. Hoy las condiciones meteorológicas nos brindan un espectacular mar de nubes sobre la Axarquía, telón de fondo que nos acompañará durante la mañana, alzando como islotes las cumbres de los vecinos Tajos de Doña Ana y Gómer, así como la secuencia de sierras del Arco Calizo, la Sierra del Viento y, en la lejanía, la mole de la Maroma.

Desde aquí remontaremos la dorsal rumbo oeste, con dos tramos bien diferenciados. El primero, más alomado y con tajos al sur, donde caminaremos entre la caliza de forma asequible e incluso daremos con algún que otro resto fósil.
La segunda, una vez que aparece al frente la cumbre del Tajo del Fraile, más escarpada, con un tramo claro de cresteo sin otra complicación que movernos sobre los bloques calizos que perfilan la arista, exento de pasos complejos ni expuesto.
Los últimos metros en ascenso nos plantan en la cumbre del Tajo del Fraile con la misma visual que traemos durante los metros finales de aproximación, seguimos con nuestros próximos objetivos jugando al despiste bajo el mar de nubes.

Abandonamos la cima dirección sur, con la meta puesta en el collado que nos separa del Tajo de Doña Ana. Descenso directo, buscando los mejores pasos en la rampa quebrada que nos hace perder altura rápidamente.
No tardamos en movernos entre las retamas que cubren el Navazo, atentos ahora al punto de referencia que nos lleva hacia la cancela que nos permite sobrepasar el vallado que recorre el Navazo.
De nuevo, otra serie de apriscos con muretes labrados nos marca la trocha de ascenso entre las dos torres que flanquean el inicio de subida.

Una vez en el pequeño collado a medio camino, marcamos en el objetivo el extremo oriental del Tajo de Doña Ana, dibujando una diagonal sobre roca ganando altura paulatinamente mientras avanzamos.
Conseguida la arista, viramos de nuevo sobre la dorsal para pasar sobre su cota más elevada, sin otra referencia que la visual sobre la arista. Sin variar la marcha, dejamos atrás la arista e iniciamos el abrupto descenso por su cara oeste.

Aquí la marcha no resulta tan evidente, siendo nuestro objetivo alcanzar el barranco que nos sirve de nexo con el piramidal Tajo de Gómer.
Invito a realizar el descenso al antojo de cada uno, pero sirva éste como referente.
Unos primeros metros sobre una coqueta arista paralela y perdemos altura hacia su flanco izquierdo, apuntando hacia la vaguada que tenemos abajo. Tras un paso encajonado, nos situamos sobre un pequeño collado con unas formidables vistas al Tajos de Gómer.
De las tres opciones que se nos presentan descartamos el lateral izquierdo, que más adelante se precipita en vertical, y la vaguada, que poco más abajo se escalona y se hace impracticable. Reducimos la opción a nuestra derecha, salvando la primera línea para bordearla por su exterior.
De momento nos encontraremos con un vallado, el cual sobrepasamos en su unión a la roca por una pequeña abertura. Sólo nos queda completar el descenso, con algún destrepe, tornando ya sobre la divisoria de los tajos.

Dejamos los envites del Tajo de Doña Ana y pasamos a caminar a la solana del Tajo de Gómer, bajo sus verticales al sur, intentando no perder la esquiva vereda que se mueve pegada a su base. Complicaciones con el matorral si no conseguimos ir enlazando las trazas más altas.
Recorrida prácticamente toda la base sur, adivinamos la amplia canal de acceso al tajo, encontrando ahora alguna marca en la roca e hitos. Éstos nos llevan al pasillo de ascenso primero, y al puerte plano inclinado que habilita la aproximación.

En el epicentro de la diagonal, la traza nos invita al ataque directo a la cumbre, opción que dejamos para el descenso. Para la subida nos decantamos por seguir con la diagonal hasta situarnos sobre los tajos al este, las mejores vistas al recorrido de bajada del Tajo de Doña Ana, y punto donde tomaremos el extremo oriental de la arista con una serie de trepadas.
Con ello conseguiremos hacer cumbre tras el visual travesía de la coqueta arista del Tajo de Gómer, siempre con las cumbres del Arco Calizo como telón de fondo.

El descenso por la opción directa, desandando unos pasos sobre la arista y enfilando el fuerte descenso de vuelta a la misma base sur del tajo.
Ahora, otra nueva serie de trazas nos conducen entre retamas hacia nuestro punto de fuga. Multitud de variantes por un terreno sin objeciones que nos hacen enlazar con una pista forestal, tomando su agradable paso en dirección al Camino de la Sierra.
Pasamos junto las ruinas de dos cortijos, encontrando en el primero una pila, que a fecha de hoy, mantiene un pequeño hilo de agua fresca.

Sin más vamos a parar al Camino de la Sierra de Riogordo a Alfarnatejo, virando hacia este último y completando la circular a la altura de la Fuente del Conejo, donde también dispondremos de agua en caso de necesidad.

Nos vemos en las montañas.

Ver más external

Waypoint

Desvío Camino del Tallón

Waypoint

Desvío arista E Tajo del Fraile

Desvío por la linde de los almendros hacia su parte alta, después aparecen varias trazas de ganado para ir subiendo
Waypoint

Inicio arista E

Waypoint

Arista E Tajo del Fraile

Waypoint

Cresteo

Waypoint

Tajo del Fraile

Waypoint

Cancela

Waypoint

Collado

Waypoint

Arista E Tajo de Doña Ana

Waypoint

Tajo de Doña Ana

Waypoint

Inicio descenso

Waypoint

Descenso vaguada

Waypoint

Final descenso Tajo de Doña Ana

Waypoint

Entrada ascenso Tajo de Gómer

Waypoint

Diagonal de ascenso

Waypoint

Arista E Tajo de Gómer

Waypoint

Tajo de Gómer

Waypoint

Inicio descenso

Waypoint

Enlace veredas

Waypoint

Enlace pista

Waypoint

Pila y ruinas cortijo

Waypoint

Ruinas cortijo

Waypoint

Camino de la Sierra

Waypoint

Fuente del Conejo

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta