Tiempo  6 horas 2 minutos

Coordenadas 2167

Fecha de subida 28 de enero de 2017

Fecha de realización enero 2017

-
-
1.907 m
1.201 m
0
5,1
10
20,49 km

Vista 492 veces, descargada 8 veces

cerca de La Pradera de Navalhorno, Castilla y León (España)

Fecha de Realización: 15/01/2017



Descripción de la Ruta:

Ascensión al Puerto de Navacerrada desde la población de Valsaín (Segovia).

Subiremos por la Vía Romana que discurre entre Segovia y el Puerto de la Fuenfría y una vez llegados al mismo rodearemos el Cerro Ventoso para enlazar con el Camino Schmidt el cual recorreremos hasta llegar al puerto de Navacerrada.

El recorrido transcurre por la senda que actualmente discurre sobre los restos de la Vía Romana que hubo en su día. Tiene un firme muy bueno y ancho en la totalidad de su extensión hasta llegar al Puerto de la Fuenfría.

Al principio se nos presenta si apenas arboles pero luego se introduce poco a poco en los Pinares de la Acebeda y gana muchísimo en belleza. Otra cosa muy buena es que aunque el día en que lo realizamos daban una ventisca de las gordas la disposición del camino nos resguardó de los vientos tan fuertes que ese día azotaron la zona.

Alguna acequia helada cruzaba el trayecto pero estrechas con lo que se podían cruzaar sin mayores complicaciones.

Las Ruinas de la casa Eraso curiosas de ver y a lo largo del camino te encontrarás con diversos paneles informativos sobre la historia de la zona o restos encontrados con lo que el camino se hace más completo.

La llegada a la Fuenfría muy agradecida aunque realmente ha sido una ganancia de desnivel tan progresiva que físicamente no se acusa.

El Mirador de la Reina tiene que tener buenas vistas pero apenas pudimos ver gran cosa debido a lo fea que estaba la climatología.

Poco después abandonaremos la pista al cruzarnos con el Camino Schmidt. Lo haremos a la altura de la Fuente de Antón Ruiz de Velasco la cual veremos sin problemas ya que le preceden unas escaleras al pie del camino. Muy importante subirlas, y por defecto la nueva senda ascendente por la que discurren. Quizás el único repecho serio de toda la jornada.

La llegada al Collado Ventoso sin complicaciones, si bien es cierto que al rebasarlo y sobre todo a lo largo de toda la zona de la Cañada Lóbrega, el firme (al estar en umbría y bastante pisada la nieve) se puso bastante complicado y requería usar los crampones.

Luego ya sería disfrutar de la belleza del Camino de Schmidt hasta llegar a Navacerrada.

Track sobre Plano Alzado:





Enlace a Nota publicada en la Web del Club
Aunque en la actualidad sólo se conservan unas ruinas, en la Casa Eraso se alojaron reyes y princesas desde el siglo XVI hasta el XVIII en sus largos desplazamientos entre las dos Castillas, a su paso por la sierra desde Cercedilla al palacio de Valsaín. El rey Felipe II (1527–1598) era muy aficionado a montear por los bosques de Valsaín, debido a que era un coto de gran riqueza para el arte de la caza. Por ese motivo, “el Prudente” -tal y como se le conocía- decidió ampliar su pabellón de caza, que se alzaba al pie del río Valsaín desde los tiempos de Enrique III (1379-1406). En 1552 el arquitecto Luis de Vega comenzó la obra ayudado por su sobrino, Gaspar de Vega. Parece ser que Felipe II era una persona detallista y práctica que decidió construir un alojamiento propio en lo alto del puerto de la Fuenfría para evitar alojarse en la venta común y pública. Encargó los diseños a su maestro mayor de obras, Gaspar de Vega, después de que el monarca hubiese señalado el emplazamiento. La obra finalizó en 1571 y la casa quedó bajo la dirección de su secretario, Francisco de Eraso, quien la administró hasta su muerte, por lo que se la conoció como “La Casa de Eraso” o “Casa Eraso”. Tras el fallecimiento del arquitecto Gaspar de Vega en 1576, Juan de Herrera se encargó de su cuidado y por eso tuvo algunos detalles arquitectónicos herrerianos, como los tejados empinados en pizarra que recordaban a los de El Escorial. Durante más de dos siglos la Casa Eraso cumplió su cometido, sirviendo de alojamiento, descanso y fonda a la familia real en su tránsito por la sierra desde Cercedilla hasta el Palacio de Valsaín. Aunque un incendio destruyó a finales del siglo XVII este área, Felipe V (1683–1746) continuó habitándola hasta que en 1721 construyó el Palacio de La Granja. Como el camino a La Granja se hacía por la Fuenfría, se utilizó para conservar nieve que se llevaba a los reales sitios y por ello también se la conoció como “Casa de la nieve”. En 1788, Carlos III (1716–1788) ordenó la construcción de la nueva carretera desde Villalba a La Granja por el Puerto de Navacerrada, por lo que al cesar el tránsito de la familia real por la Fuenfría, la Casa Eraso se abandonó desde principios del siglo XIX.
Collado Ventoso
Collado de la Cruz de la Gallega.
En este punto del camino nos encontramos con la opción de desviarnos hacia el Este para contemplar las ruinas de la Casa Eraso. Este cartel indica las direcciones a seguir según vayamos en un sentido u otro entre Navacerrada y Segovia
Fuente de Antón Ruíz de Velasco
Fuente de la Reina
Puerta de Santillana
Punto en el que abandonamos la pista que veníamos siguiendo desde Valsaín para dirigirnos hacia el norte. Está señalizado con el poste de la imagen.
Mirador de la Reina. En ésta ocasión sólo pudimos obtener una vista parcial de lo que dicho mirador ofrece. El espectáculo estuvo a nuestras espaldas.
Paso sobre el Arroyo del Telégrafo.
Contacto con el camino de Schmidt. Al fondo se ve la Fuente de Antón Ruiz de Velasco. No seguir por la pista! Ascended las escaleras ya que la ruta prosigue por ahí.
Abrevadero
Una de las múltiples acequias que nos econtrariamos a lo largo del camino. Todas ellas heladas ese día.
Árbol Seco de Pradera de Navalusilla. Destaca entre todos los demás por su singular figura. Resto fotos son del camino de Schmidt.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta