Tiempo  9 horas 37 minutos

Coordenadas 4340

Fecha de subida 12 de marzo de 2015

Fecha de realización marzo 2015

-
-
1.610 m
1.099 m
0
6,9
14
27,56 km

Vista 1430 veces, descargada 79 veces

cerca de Víznar, Andalucía (España)

CENTRO DE VISITANTES PUERTO LOBO – TRINCHERAS DEL MAULLO – EL NACIMIENTO – CUESTA DE BOLONES – DEHESA Y C.F. DE BOLONES – C.F. LOS PEÑONCILLOS - CAÑADA DEL SERENO – UBRIA DEL POLVORITE – COLLADO DEL CIGARRÓN – CUERDA DE LOS GITANOS – CERRO DEL CORZO – EL PÚLPITO – CUEVA DE LOS MÁRMOLES – FUENTE DE LA TEJA – TRINCHERAS DE LAS VEGUILLAS O DERECHA DEL PINO – LA VEGUILLA – RIO DARRO – VEREDA DE LOS VOLAEROS – PUERTO LOBO.
Completísima y espectacular ruta circular en la que recorremos algunas de los parajes más simbólicos y emblemáticos del Parque Natural de la Sierra de Huétor utilizando magníficos senderos como el de la Cañada del Sereno, utilizando también algunos muy desconocidos como la vertiginosa Vereda de los Volaeros, de aéreo trazado. Hemos sentido la historia y el sinsentido en las Trincheras del Maullo y de las Veguillas, además del abrazo de la roca en la Cueva de los Mármoles y la espigado mole pétrea del Púlpito. Sierra Nevada nos ha mostrado el perfil integral de todas sus altas cumbres como compañera inseparable de este recorrido que nos ha sumergido en la frondosidad de los inmensos bosques de esta sierra que hemos tenido a nuestros pies desde la cumbre del Cerro del Corzo (1606m) privilegiado otero de impresionantes vistas en 360º, desde cuya cima uno toma conciencia del inmenso privilegio que es vivir, sentir y gozar los regalos que continuamente nos brinda la naturaleza y que aquí se traduce en forma de panorámica. Sin duda, esta percepción de grandeza se acentúa con la grata compañía de Rosa, Fabián y Paco, sufridos compañeros de esta inolvidable y sorprendente travesía.
Iniciamos esta ruta en Puerto Lobo, en el parking habilitado junto al Centro de Visitantes del Parque Natural de la Sierra de Huétor. Aquí veremos varios paneles informativos de diferentes rutas que parten desde este lugar, y entre ellas aparece el sendero por el que iremos al comienzo de esta ruta. Se trata del Sendero del Cerro del Maúllo, uno de los senderos balizados de este parque natural. El sendero inicia desde este punto un descenso junto al Barranco del Lobo entre pinar de repoblación y sotobosque. El sendero comienza a llanear un poco por debajo del Llano de la Mimbre y tras cruzar un barranquillo donde se hace patente un mayor grado de humedad evidenciada por los juncos llegaremos a otro barranquillo ambos subsidiarios junto al Barranco del Lobo del Barranco del Maúllo. La senda remonta este barranquillo entre un frondoso pinar hasta encontrarnos con una pista en el llamado Collado de la Fuen Fría o de Fuente Fría. Desde aquí seguimos la pista a nuestra derecha y que se dirige en ascenso hacia el Cerro del Maúllo. Debemos estar atentos pues a poco más de 100 metros de subida por esta pista nuestro sendero se separa de la misma ascendiendo de forma más decidida por una amplia y cómoda vereda que surca la cara norte de este cerro. Tras un zigzag el sendero nos planta en la cumbre de este cerro donde se encuentran las sorprendentes y magníficamente conservadas Trincheras del Maúllo. El Cerro del Maullo o de Fuente Fría (1329 m) es llamado así por los sonidos que emitían los soldados imitando al maullido del gato montés para comunicarse a distancia entre trincheras. Como el gato montés era una especie bastante abundante por esta sierra antiguamente, estos sonidos pasaban desapercibidos y permitía dicha comunicación. Estas trincheras fueron construidas por el bando nacional o franquista y estuvieron en activo prácticamente hasta 1939. Rodean todo el perímetro del cerro mediante una serie de puestos almenados de observación y tiro, un nido de ametralladoras y una serie de pasillos y galerías que comunicaban estos entre sí. En el centro y punto más alto de la plataforma cimera se encontraba el puesto de mando del que apreciamos sus restos. En el nido de ametralladoras nos llamará la atención las inscripciones de la 20 Cía de Zapadores y el escudo del cuerpo de ingenieros que encontramos en su interior. Ni que decir tiene que las vistas que se obtienen desde este emplazamiento son espectaculares, no solo de la ciudad de Granada y de las sierras próximas y pasos de alrededor sino de toda Sierra Nevada que blanquea el horizonte hacia el sur.
Desandamos nuestros pasos hasta llegar al Collado de Fuente Fría donde apreciaremos que a la derecha se inicia un pequeño barranquillo. Aquí debemos estar atentos y tomar una pequeña y difusa senda que desciende a la izquierda de dicho barranquillo (no confundir con el sendero que aparece a la derecha del barranco que no es el apropiado). Este pequeño sendero transita paralelo al cauce por su izquierda aguas abajo al principio más difuminado pero poco a poco más evidente hasta que nos conduce tras un marcado descenso hasta confluir con el barranco de la Umbría en un precioso marco calizo. El sendero se introduce en el mismo cauce del Barranco de la Umbría durante unos metros para posteriormente salir de él hacia la otra vertiente comenzando a dar vista al Barranco del Río Darro. Este tramo es una auténtica delicia con el sendero muy evidenciado y que nos conduce a una vertiginosa caída de pura roca hacia el cauce del río. La bajada hay que realizarla con extrema precaución ya que el sendero no se muestra en esta ladera rocosa bastante erosionada que con la debida precaución nos permite descender poco a poco hasta el paraje de El Nacimiento, considerado el nacimiento del Río Darro, donde apreciaremos una potente surgencia de agua entre unas rocas que unos metros más abajo se precipita en una preciosa cascada que podemos contemplar en su integridad. En este punto encontramos dos nacimientos de agua de los que dan origen al Río Darro: Fuente Grande y la Fuente de los Porqueros, aunque también ubican su verdadero nacimiento en la Fuente de la Teja, aguas arriba y punto de paso de esta ruta más adelante.
Seguimos la senda que progresa aguas arriba junto al cauce del río entre arboleda y vegetación de ribera hasta que del sendero principal surge otro sendero más desdibujado que tomamos y que se aleja del cauce del río en ascenso con un trazado bastante vistoso esculpido en la roca y que nos hace ganar altura rápidamente. El sendero en este primer tramo es una delicia retorciéndose entre los escarpes calizos para irse introduciendo en el pinar avanzando hacia el NE por la conocida como Cuesta de Bolones. En un recodo del camino nos encontraremos los restos de una antigua calera. Las caleras eran hornos donde se calcinaba la roca caliza para obtener cal viva necesitando alcanzar para ello temperaturas próximas a los 1000 °C. Estos hornos de cal eran pozos circulares en cuya base colocaban la madera para generar el fuego y sobre un poyete se colocaba la roca caliza a desintegrar. Este proceso de colocación de la piedra requería una especial destreza y se lo conoce como “armar el horno”. Finalmente se cubría la capa externa de la piedras con barro y se procedía a quemar la madera situada en la parte inferior y a la que se accedía por una rampa aprovechando el desnivel del terreno que llega hasta la base perforando ésta y permitiendo así que el calero pudiera recebar de madera el horno. Esta zona se le conoce como servidor. La quema dura tres días completos con sus noches durante los cuales el calero debe mantener el fuego vivo conservando la temperatura para conseguir quemar la piedra y posteriormente, una vez quemada, había que dejar dos días más para que se enfríe. Cuentan que los caleros eran muy supersticiosos y no dejaban que ninguna mujer con la regla se acercara en el proceso de quema puesto que esto traía mala suerte. Una vez enfriada, la cal se metía en los serones de las bestias de carga del calero y la vendían de pueblo en pueblo, siendo utilizada para blanquear edificios y paredes, como desinfectante, para la elaboración de mortero para la construcción, etc.
Dejamos atrás esta joya etnológica que pide a gritos una correcta rehabilitación para poder salvaguardar nuestra historia y seguimos el sendero que continúa su subida por el pinar hasta llegar hasta una pista forestal . Esta pista la seguimos a la izquierda en dirección NE y atraviesa la Dehesa de Bolones, un verdadero paraíso de frondosidad en sus bosques, pasando por la Fuente de Bolones, aunque realmente es una alberca donde se ubicaba el antiguo vivero forestal de Bolones, muestra del cual podemos observar el bosque de secuoyas, pinsapos y de cedros que nos sorprenderán con su exotismo. Antiguamente había tres estanques en este enclave, restando con agua solo uno donde tiene su hábitat el sapo partero bético. Un poco más adelante siguiendo la pista iremos recorriendo la umbría y frondosa ladera norte del Cerro de Casa Fuerte hasta que nos desviaremos unos metros a la izquierda para contemplar la Casa Forestal de Bolones, en franco y triste deterioro, que muestra el esplendor de su enclave desde su plazoleta de entrada. Es obligado una parada reposada en este privilegiado lugar, continuando posteriormente nuestro periplo por la Dehesa de Bolones siguiendo la pista hasta confluir con la pista principal que seguimos a la derecha llegando en unos metros a la Casa Forestal de Los Peñoncillos, de bello arco de entrada. Siguiendo la pista unos metros más apreciaremos un sendero que nos surge a nuestra izquierda con un panel informativo en su inicio. Se trata del bellísimo sendero de la Cañada del Sereno que tomamos atravesando en su comienzo el espeso pinar para iniciar posteriormente un suave y cómodo ascenso entre sotobosque y bosque mixto disperso de pinos y encinas. El sendero atraviesa un primer barranco, el Barranco del Corralón, junto al que se ubican las ruinas del Cortijo de los Corrales. El sendero va ganando altura poco a poco casi sin darnos cuenta llegando al Mirador de la Zarraca donde ya se muestran las altas cumbres de Sierra Nevada además del Barranco de las Tejoneras, la Dehesa de Bolones y el Cerro de Casa Fuerte. Seguimos ascendiendo por tan gustosa vereda de robustos muros de contención, auténtica obra maestra de ingeniera rural que perdura íntegra hasta nuestros días, atravesando ahora el Barranco de los Cajeros. Nos vamos introduciendo progresivamente en el Calar de los Mármoles mientras ganamos altura hasta que llegamos al Mirador de los Mármoles, donde las vistas hacia Sierra Nevada, constantes en esta subida, se hacen aquí superlativas, además de poder disfrutar de una panorámica de las Sierras de Viznar, la Alfaguara y la Yedra. Podemos apreciar incluso abajo la Cueva de los Mármoles, donde a la vuelta pasaremos.
El sendero ahora vira hacia el norte y nos sumerge en el Barranco de la Majada de los Mármoles tras el cual llegaremos al Mirador del Polvorite, donde las vistas ahora nos muestran el Barranco del Polvorite con la mole pétrea del Peñón de la Mata destacando al fondo además de la Sierra de la Yedra y el Cerro del Corzo que identificaremos claramente por la caseta de vigilancia situada en su cima. A partir de este punto el sendero comienza a bordear el Cerro del Muerto dirigiéndose hacia el este e introduciéndose en la Umbría del Polvorite, donde la humedad se hace patente mientras atravesamos la espesura del pinar que aquí tapa la visión, mostrándose esporádicamente entre las ramas el Cerro del Corzo. El sendero desciende bruscamente hasta vadear el Barranco del Polvorite y llegar a una pista que debemos seguir hacia la derecha remontando paralela al cauce del barranco pasando bajo los tajos de la Cuerda de los Gitanos hasta llegar al Collado del Cigarrón, a que accedemos tras tomar un ramal que surge de la pista en sus inmediaciones.
En el Collado del Cigarrón tomaremos el cortafuegos que tras una fuerte pendiente nos hace ganar altura dejando atrás el Puntal de la Mora que se nos muestra bastante atractivo hacia el sur. Antes de finalizar el cortafuegos nos salimos de él y por un senderillo muy difuso nos dirigimos hacia el oeste ascendiendo muy suavemente buscando un collado en la Cuerda de los Gitanos donde pasaremos a la otra vertiente y por donde de forma cómoda manteniendo cota recorremos esta agreste y aparentemente complicado cordel entre pinos sin perder altura siempre hacia el oeste hasta confluir con una pista forestal. Comenzamos a subir por ella e inmediatamente llegamos a la base de cumbre del Cerro del Corzo, donde la pista muere en un ensanche. Abordamos ahora el tramo final de la subida por un sendero que nos conduce a la cima de esta bonita montaña donde encontramos una caseta de vigilancia de incendios que se utiliza durante la época estival. El Cerro del Corzo (1606m), es el punto más elevado del sector central del Parque Natural de la Sierra de Huétor por lo que las vistas que obtenemos desde este punto son realmente sublimes, destacando hacia el sur la cuerda íntegra de todas las altas cumbres de Sierra Nevada desde el Picón de Jerez hasta el Caballo pasando por Alcazaba, Mulhacén y Veleta. Hacia el norte sobrecoge ver la magnífica perspectiva de la agreste cara sur del Majalijar y la Cuerda de la Gallega, además del Cerro de la Cruz y otras cumbres de Sierra Arana. Hacia el oeste impone la piramidal silueta del Peñón de la Mata, Sierra Elvira, el Embalse de Cubillas. Hacia el este veremos la próxima Cuerda de los Gitanos además del Calabozo, el Puntal de la Mora y el Cerro de los Pollo. Todas estas vistas se ver adornadas además por verdor del tapiz de bosques que conforma la amplia extensión de parque natural que desde aquí abarcamos.
Emprendemos el descenso del Cerro del Corzo bajando los primeros metros del sendero que hemos traído y cuando este pasa por la cara sur justo bajo la caseta apreciaremos un sendero que desciende hacia el SO con marcada pendiente. En este primer tramo de sendero debemos extremar la precaución puesto que hay bastante piedra suelta por lo que es relativamente fácil ir al suelo por una mala pisada. El sendero desciende por la Solana de las Minas hasta llegar a un llano junto al Cerro Garay que bordeamos hacia el oeste, llegando a una pista forestal. Una vez en la pista descendemos unos 20 metros hacia nuestra derecha donde veremos un poste con diferentes señalizaciones. De él parte un sendero en bajada que nos introduce en el Barranco del Polvorite, siguiendo su descenso hasta llegar a la base del Cerro del Púlpito, de abrupta y afilada morfología, todo un espectáculo de roca pura donde es fácil comprobar como campa a sus anchas la cabra montesa. El sendero pasa por una idílica pradera junto a un pequeño bosque de pinos y cedros que invita irremediablemente a echarse y contemplar reposadamente esta maravilla de lugar. Iniciamos ahora un descenso hacia el sur junto a un barranquete que baja desde el Collado de las Minas y que acompaña nuestra vereda hasta salir a una amplia pista forestal tras pasar por un puentecillo de madera. Seguimos el descenso por la pista que progresa sumida en el barranco formado entre el Cerro del Pulpito y el Cerro del Carbonero, disfrutando de las diferentes formaciones kársticas que se observan en sus agrestes laderas.
Justo cuando la pista llega al cauce del Arroyo del Polvorite, en las proximidades de la Fuente de la Teja antes de llegar a ésta, debemos salirnos momentáneamente de la pista y tomar un sendero que cruza el arroyo y se sumerge en un pinar mientras asciende por la ladera en dirección este hasta llegar a un collado tras el que de forma llana salimos del bosque para encontrar en la base del cerrete la Cueva de los Mármoles, con su característica columna que divide su entrada y que siempre ofrece cálido cobijo a sus visitantes. Su interior, muy utilizado y destrozado por el hombre, conserva caprichosas y fotogénicas formaciones que justifican sobradamente su visita.
Desandamos nuestros pasos hasta llegar de nuevo a la pista forestal donde la cruzamos y nos cambiamos de vertiente llegando a la Fuente de la Teja, rodeada de una gran arboleda de ribera que hace de este paraje un lugar mágico. Esta fuente disputa al Nacimiento de Huétor, visitado en los inicios de esta ruta, el nacimiento del Río Darro, nombre que proviene de Dauro, como antes se denominaba este río que a s u vez derivaba de Dat Aurum (que da oro) ya que se creía que había oro en su cauce. Recorremos este idílico espacio abancalado observando la desembocadura en él del Barranco de la Cuna y donde encontramos una curiosa fuente forestal en su extremo inferior. Tras esta nos incorporamos de nuevo a la pista que discurre ahora paralela al cauce del río atravesando una bella angostura hasta encontrar una pista de menor entidad que nos surge a la derecha antes de llegar al Barranco de la Majada de los Mármoles. Tomamos ese camino que nos baja al mismo cauce del río vadeándolo y comenzando a ascender con varias curvas entrelazadas. Tras 500 metros de subida llegaremos a un collado donde apreciaremos un llano en lo alto del cerrete a unos metros a nuestra izquierda. Nos dirigimos a él y contemplaremos los restos de las Trincheras Derecha del Pino o Trincheras de las Veguillas. Estas trincheras y edificaciones son excavadas en la tierra con una zona central para el puesto de mando y los refugios contra artillería con techumbre de cemento. Alrededor encontraremos tres ramales de trincheras con pozos de tirador fortificados y un nido de ametralladora con un bello grabado sobre la entrada con el escudo del cuerpo de ingenieros.
Volvemos de nuevo al collado e iniciamos el descenso buscando de nuevo el cauce del Río Darro o bien por la pista por la que subimos o bien tomando la vía directa como nosotros hicimos en la que seguimos un senderillo que nos ahorra el serpenteo del camino descendiendo en línea recta. Una vez en el río lo cruzamos y tomamos un sendero que desciende en su orilla izquierda junto a su cauce progresando entre la profusa vegetación y arboleda de ribera que hace de este tramo una auténtica delicia atravesando esta angosta cerrada. El barranco se abre justo cuando llegamos a una chopera donde encontramos una nueva pista forestal. Esta llanura donde confluye el Arroyo de las Tejoneras es conocida como La Veguilla, por su antigua utilización para siembra y riego, prueba de ello es la alberca que encontramos junto al camino. Seguimos descendiendo junto al río por el camino atravesando una serie de veguillas abancaladas junto a él y que fueron repobladas principalmente de cedros y que le dan un toque bastante pintoresco a nuestro caminar. Tras avanzar unos 700 metros por el camino que tomamos en La Veguilla tomaremos un sendero que surge a nuestra derecha y que abandona el cauce del río para ganar altura rápidamente sobre el barranco con varios serpenteos. Esta es el comienzo de la conocida por los lugareños como la Vereda de los Volaeros, una auténtica maravilla de sendero con tramos bastante aéreos sobre el Barranco del Darro que tras fuerte subida inicial va manteniendo cota surcando magistralmente los barrancos que encuentra a su paso y con unas vertiginosas vistas sobre la Cuesta de Bolones y el fondo del barranco que discurre amenazadoramente bajo nuestros pies. La vereda no tiene ninguna dificultad pero sí que hay que tener cuidado sobre todo cuando el terreno está húmedo porque un escurrizón o un mal paso en alguno de los tramos más expuestos puede tener funestas consecuencias. La vereda abandona su progresión sobre el Barranco del Darro para dirigirse hacia el oeste y coronar un pequeño collado tras el que descendemos por un bonito tramo de arenal hacia el Barranco de la Umbría. Tras cruzar este barranco la vereda asciende ya decididamente para dejarnos en la amplia pista forestal que conduce hacia Puerto Lobo. Ya solo queda seguir esta pista en descenso rodeando el Cerro de Víznar hasta pasar por encima del Collado de Fuente Fría tras de forma llana la pista atraviesa el Llano de la Mimbre y nos conduce al Centro de Visitantes de Puerto Lobo, punto final de esta completísima ruta.
Waypoint

BARRANCO DE LA UMBRÍA

Waypoint

BOSQUE DE CEDROS

Waypoint

CALERA

Waypoint

CASA FORESTAL DE BOLONES

Waypoint

CASA FORESTAL DE LOS PEÑONCILLOS

Waypoint

CENTRO DE VISITANTES PUERTO LOBO

Waypoint

CERRO DEL CORZO

Waypoint

CERRO DEL PULPITO

Waypoint

COLLADO DE LA FUEN FRIA O DE FUENTE FRIA

Waypoint

COLLADO DEL CIGARRON

Waypoint

CORTIJO DE LOS CORRALES

Waypoint

CUERDA DE LOS GITANOS

Waypoint

CUEVA DE LOS MARMOLES

Waypoint

EL NACIMIENTO O FUENTE DE LOS PORQUEROS

Waypoint

FUENTE DE LA TEJA

Waypoint

LA VEGUILLA

Waypoint

MIRADOR DE LA ZARRACA

Parque Natural Sierra de Huétor
Waypoint

MIRADOR DE LOS MARMOLES

Waypoint

MIRADOR DEL POLVORITE

Waypoint

RIO DARRO

Waypoint

TRINCHERAS DE LAS VEGUILLAS

Waypoint

TRINCHERAS DEL MAULLO

Waypoint

UMBRIA DEL POLVORITE

Waypoint

VEREDA DE LOS VOLAEROS

Waypoint

VIVERO Y FUENTE DE BOLONES

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta