Tiempo  5 horas 38 minutos

Coordenadas 1100

Fecha de subida 18 de septiembre de 2018

Fecha de realización septiembre 2018

-
-
1.858 m
1.108 m
0
3,5
7,0
13,98 km

Vista 234 veces, descargada 15 veces

cerca de Valdemanco, Madrid (España)


Marcha realizada el sábado 15 de septiembre de 2018
El macizo del Mondalindo ocupa un lugar destacado y visible, tanto desde el valle del Lozoya como desde la carretera de Burgos A-I y los pueblos que la bordean. A dicha cumbre se puede acceder desde su vertiente norte por el pueblo de Garganta de los Montes, en pleno valle del Lozoya, por su zona oeste y partiendo desde el puerto de Canencia, o como hemos hecho nosotros hoy, desde su lado sur y saliendo desde el pueblo de Valdemanco.

Esta es posiblemente la opción más corta y rápida en su ascenso, pero también la que salva un mayor desnivel, que ronda los ochocientos metros, en menos distancia recorrida, con poco más de seis kilómetros, pero con algún tramo de fuerte pendiente. Nosotros, tras dejar el coche en el aparcamiento que hay en la entrada sur del pueblo, según se llega por la carretera desde La Cabrera, atravesamos el pueblo de sur a norte, pasando por la misma plaza de Valdemanco, para acabar saliendo y conectando por su parte norte con el GR 10 que, al igual que la carretera también viene desde la población de La Cabrera y el convento de San Antonio.

Al llegar al citado GR 10, nada más salir de Valdemanco, se cambia el rumbo que hasta aquí era norte, para pasar a ser a oeste y a lo largo del próximo kilómetro y medio en el que llevaremos dicho GR. De nuevo se vuelve a cambiar el rumbo a Norte, para cruzar rápidamente la cañada Real Segoviana, en la que nos encontramos la grata sorpresa de una fuente que no conocíamos y que nos recibe con un generoso caudal/caño de agua y su correspondiente pilón repleto del líquido elemento, lo que no está nada mal para encontrarnos al final del verano. Es a partir de aquí, cuando empieza el ascenso de verdad hasta la cumbre del Mondalindo, y más si tenemos en cuenta que la fuente se encuentra en una cota de poco más de mil doscientos metros y que nos quedan más de seiscientos metros, que habrá que hacer en algo más de los cuatro kilómetros que nos restan hasta el vértice geodésico del Mondalindo. El primer tramo de dicho ascenso, que no llega a los setecientos metros, transcurre por un sendero que poco a poco se acerca hasta el pinar de repoblación. Dicho sendero acaba saliendo a una pista, por la que volveremos unas pocas horas más tarde, de vuelta y de bajada desde la cuerda. A los pocos metros de continuar dicha pista por la izquierda, se convierte muy pronto en una senda, que pasa rápidamente a transformarse en un sendero, nada más salva una puerta metálica en un zarzo, y que ya no dejaremos hasta la misma cumbre. Antes de llegar a dicha cumbre, tendremos que dejar un primer canchal a nuestra derecha (Cancho de la Zorra), otro poco después por la izquierda (Peñas de las Cabras), para acabar llegando tras ochocientos metros más con una fuerte pendiente hasta las mismas Laderas del Mondalindo. Desde este último roquedal, tras el que rápidamente pasamos otra cerca metálica, caída en esta parte, poco menos de un kilómetro en el que se suaviza la pendiente, para acabar saliendo a la cuerda y a tiro de piedra del Mondalindo

Tras reponer las fuerzas, y disfrutar de la agradable brisa que sopla del sur, nos encaminamos hacia las antenas de Peña Negra. Para ello, regresamos sobre nuestros pasos desandando los últimos metros de cuerda que hicimos hasta la cumbre, y ahora con rumbo noreste nos encaminamos hacia dicha cumbre del macizo.

Tenemos por delante un kilómetro y medio, en el que iremos cresteando todo el tiempo por una cuerda, que si a nuestra derecha/este nos permite tener siempre una buena visión del macizo de la Cabrera; por el lado contrario y hacia el noroeste podemos ver como las nubes de evolución anuncian la posibilidad de una tormenta, que por el momento tan sólo amaga.

Cuando nos queremos dar cuenta, hemos llegado hasta las llamativas pero poco atractivas antenas que coronan el alto de Peña Negra, desde el que nos asomamos para disfrutar de la impresionante vista panorámica sobre el pueblo de Valdemanco y el macizo de La Cabrera. Desde Peña Negra, y con el mismo rumbo noreste que hemos traído hasta aquí a lo largo de este tramo de cuerda, nos dirigimos hacia la cumbre del Regajo.

Tenemos por delante otro kilómetro, en el que la senda se ha ido ampliando hasta llegar a la linde con el pinar que cogeremos, con un primer tramo de unos cuatrocientos metros, con fuerte bajada y un tanto roto y erosionado por las correntías de las últimas tormentas veraniegas.

Y un segundo tramo hasta completar este kilómetro de bajada en el que el pinar se ha ido espesando y las ramas y hojarasca caída aún complican un poquito más la progresión por esta parte del pinar, que también con fuerte pendiente, muy pronto ya nos acaba sacando a la pista de regreso.

Desde esta primera pista la única y mejor opción es continuar de frente, ya que de cogerla por la izquierda ésta se dirige hacia el Cancho del Pastor, donde finaliza a los pocos metros. Trescientos ochenta metros más abajo, una segunda pista sí que daría la opción de volver a Valdemanco por el puerto del Medio Celemín, lo que si en un primer momento nos habíamos planteado, finalmente cambiamos de opinión, para continuar bajando durante un kilómetro más y así poder conectar con el mismo sendero de subida desde la fuente de la cañada Real Segoviana, lo que nos lleva a hacer este último tramo por el mismo sitio que de subida.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta