-
-
653 m
331 m
0
4,4
8,9
17,77 km

Vista 11657 veces, descargada 192 veces

cerca de Vega de Pas, Cantabria (España)

Ruta realizada por el grupo de senderismos SERMAR el 05/04/2015 (Guías TEKI Y FINU).
Iniciamos la ruta en el aparcamiento público que hay a la entrada de la localidad de Vega del Pas, junto al CEIP Doctor Madrazo.
Desde aquí por la carretera CA-263 nos dirigimos hacia el casco urbano.
En unos 250 mts llegamos al puente sobre río Yera. A nuestra derecha tenemos un anticipo de las innumerables cascadas y rápidos que nos vamos a ir encontrando.
Seguimos por esta calle a lo largo de otros 500 mts, y al final del pueblo nos desviamos a la derecha. Atravesamos un puente y continuamos por una pista por la margen izquierda del río.
Hay mucho tramo de sendero por la orilla de río Yera y luego por la del arroyo Aján. También nos vamos a encontrar innumerables cascadas así como una gran cantidad de puentes.
Enseguida nos adentramos por una senda junta al río, siguiendo el indicador del PR-S75 ‘Riberas del Yera y Aján’. Todo el recorrido está perfectamente señalizado.
Cuando alcanzamos un nuevo puente pasamos a la otra margen y salimos a la carretera.
En unos 150 mts nos volvemos a adentrar por una senda junto a una casa y sus campos de labor y llegamos a un bonito puente de piedra.
Desde aquí, la senda sigue por la margen derecha del río. Llegamos a una casa que parece fue un antiguo molino.
Salimos de nuevo a la carretera y enseguida nos volvemos a adentrar por otra senda en dirección al río. Seguimos caminando entre diversas construcciones típicas pasiegas hasta alcanzar otro puente.
La ruta sigue junto al río Yera. Salimos a la carretera por la que transitamos no más de 250 mts para abandonarla definitivamente.
Caminamos ahora por una pista que en unos 800 mts nos lleva hasta una bifurcación. Aquí tomamos la pista de la derecha.
500 mts más y otra bifurcación de nuevo a la derecha. Siempre siguiendo el río. Hasta que por fin, en otros 200 mts llegamos a un indicador del ‘PR-S75 Cañao de Aján’ que nos invita a cruzar el puente.
Seguimos por la margen izquierda del río y enseguida alcanzamos al arroyo Aján que desagua en el río Yera.
Continuamos ahora por la margen izquierda del arroyo Aján. Pasamos por una bonita zona de cascadas y pozas aptas para el barranquismo.
Llegamos a un nuevo puente donde ya tenemos el indicador del ‘PR-S75 Túnel de la Engaña’. Seguimos esta indicación por la margen izquierda del arroyo Aján a lo largo de otros 2 kms.
En lo alto vamos viendo las ruinas de los barracones que ocuparon los reclusos republicanos durante la construcción del ferrocarril.
Recorridos los 2 kms llegamos a un nuevo puente que cruzamos y comenzamos la ascensión hacia los barracones a los que accedemos por una pista que asciende en zig-zag.
Aquí se siente el horror de las consecuencias que tuvo la guerra civil y que tienen todas las guerras. Nunca debería haber ocurrido pero es lo de siempre. Son ruinas que nos gritan en silencio el fracaso y el dolor que allí se gestó. Hombres que fueron esclavizados por haber participado en el bando perdedor o por mantener unas ideas políticas. Los guardianes también participaron, y también tenían sus ideas políticas, pero eran los ganadores. Trabajos forzados para la construcción de un ferrocarril que nunca llegó a funcionar.
En fin... desde aquí, ya por terreno completamente llano, enseguida llegamos a la boca del túnel ‘Mayoral’ que atravesamos para salir de nuevo al curso alto del arroyo Aján.
Continuamos por el firme de lo que hubiera sido las vías del ferrocarril y llegamos a la boca norte del túnel de la Engaña, donde está inscrita la longitud del mismo (6,976 mts).
La boca es enorme e invita a entrar. El agua se filtra por las grietas y el sonido de la voz retumba en cuanto nos adentramos unos pocos metros. Hace unos años se podía atravesar, pero después de los últimos desprendimientos, el paso se complicó mucho sobre todo en el desprendimiento mayor que hay que "escalarlo". Atravesarlo en su estado actual entraña un gran peligro.
Junto al túnel hay restos de unas edificaciones del ferrocarril.
Este túnel está situado entre los municipios de Vega de Pas, en Cantabria (cara norte), y Pedrosa de Valdeporres, en Burgos (cara sur). Evitando así el puerto de Estacas de Trueba que está encima. Se construyó como parte del proyecto de ferrocarril Santander-Mediterráneo, que pretendía unir el mar Cantábrico (puerto de Santander) y el mar Mediterráneo (puerto de Sagunto). Por la cara sur nace y discurre el río Engaña, el cuál le da nombre.
En lugar de los 52 meses previstos para su construcción se prolongó durante 17 años y no llegó a utilizarse nunca. A pesar de esto, muchos camiones lo atravesaron cuando las grandes nevadas obligaban a cerrar el puerto del Escudo, pero en octubre de 1999 quedó bloqueado tras un desprendimiento en su interior. Parece ser que el derrumbe se ha propiciado por falta de sostenimiento en la roca, la mala calidad del hormigón utilizado, con síntomas de aluminosis, y sobre todo la falta de mantenimiento en décadas.
Para las obras, realizadas originalmente por los reclusos republicanos se construyeron en 1942 dos poblados (ahora abandonados). Uno en Pedrosa de Valdeporres (Burgos) y otro en Vega de Pas (entonces provincia de Santander) con una población de 370 y 190 presos respectivamente.
Se dice que en la construcción de estos túneles hubo muchas muertes. No hay rastro de ellas. La escasa seguridad laboral y las malas condiciones de trabajo causaron accidentes continuos, sobre todo entre 1942 y 1950, antes del cambio de empresa adjudicataria, cuando la carga de la obra recaía sobre presos políticos. Los nombres de los presos fallecidos por accidente o por enfermedades posteriores derivadas de su trabajo forzado han sido borrados de la Historia.
En 1945 el gobierno promulgó un indulto del que se beneficiaron la mayoría de los reclusos, por lo que se clausuraron los dos Destacamentos.
A pesar de ello, ya libres, bastantes de estos trabajadores continuaron en la construcción del túnel junto a los presos que aún quedaban. A partir de aquí, y en teoría, los presos recibían el mismo salario que los obreros libres; pero la realidad fue que si el jornal de la época estaba en torno a las 14 pesetas diarias, el preso sólo recibía en mano 50 céntimos, su mujer, otras dos pesetas, y por cada hijo menor de 15 años, una peseta más.
Desde la boca del túnel regresamos hasta el túnel ‘Mayoral’ y continuamos nuestra ruta en dirección Norte siguiendo el firme del ferrocarril. Pasamos otros 3 túneles ‘Empeñadiro’, ‘Morro’ y ‘Morrito’.
Así llegamos a la abandonada estación de Yera que es una de las estaciones fantasma de este ferrocarril Santander-Mediterráneo. Aunque nunca llegó a entrar en funcionamiento y se encuentra en estado de abandono destaca lo complejo de su construcción ya que la estación se alza sobre un complejo de arcos que la sustentan.
En unos 250 mts desde la Estación llegamos a un indicador de la ruta que nos indica que el camino a seguir es a nuestra izquierda. De continuar de frente saldríamos a la carretera que sube al puerto de Estaca de Trueba. Por lo tanto, nosotros seguimos el indicador y comenzamos a descender hacía el valle del río Yera.
A medida que vamos descendiendo empezamos a tener unas estupendas vistas de la Estación de Yera y de los arcos que la sustentan.
En 1 km llegamos a un puente que no cruzamos. Seguimos por una senda por la margen izquierda del río hasta que llegamos a un bonito puente que ahora sí que cruzamos.
Continuamos trochando por una senda, ahora por la margen derecha del río, hasta alcanzar una pista compactada con piedras.
Caminamos por la pista a lo largo de 1 km hasta que enlazamos con el camino que antes abandonamos, cuando tomamos el valle del arroyo Aján.
Ya solo es seguir el curso del río Yera por el mismo camino por el que vinimos. Son 3 kms y así, tras atravesar la localidad de Vega del Pas, llegamos al aparcamiento público donde iniciamos y ahora finalizamos la ruta.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta