Tiempo  6 horas 30 minutos

Coordenadas 2076

Fecha de subida 28 de noviembre de 2017

Fecha de realización noviembre 2017

-
-
1.820 m
1.152 m
0
5,4
11
21,62 km

Vista 104 veces, descargada 6 veces

cerca de Cortijada Dehesa del Calvario, Andalucía (España)

Fecha de realización: 25/11/17

Antes de nada, comentar que en el último tramo de la ruta, el gps perdió por momentos la señal por lo que me hizo unos “extraños” que he corregido a mano, motivo por el que supongo que el desnivel que aparece no sea el correcto, el real estará en torno a los 900 metros. Para realizar la misma descargué el track subido por "Juanjo_Alfacar", al que le doy las gracias desde aquí, si bien esta ruta tiene una mínima diferencia por no estar roto el puente sobre el río Real y poder pasarlo sin mayor complicación.

Una vez dicho esto, paso a describir la ruta. Es esta una de las excursiones más bonitas y espectaculares de Granada y sin duda la más popular. Y no es de extrañar, por la belleza de su recorrido, por las espectaculares vistas de los tresmiles más emblemáticos de Sierra Nevada y por discurrir junto al cauce del Río Genil y sus afluentes. La variedad botánica en la zona es también digna de mención, estando todo el camino plagado de encinas, pinos, robles, arces, fresnos, quejigos, castaños etc, por lo que si realizamos esta ruta en otoño, como fue el caso, el colorido es impresionante.

Aparcamos el coche junto al restaurante Barranco de San Juan, estando ya bastante concurrido a primera hora de la mañana. Nos ponemos en marcha y tras cruzar por puente el Río Genil nos incorporamos a la vereda de la Estrella que realmente comienza algo antes de este lugar. Nada más comenzar afrontamos una subida por un camino construido con ayuda de piedras-como sucede en buena parte del tramo-, no muy pronunciada pero que nos hará entrar rápidamente en calor. Superado el primer medio kilómetro el camino ya irá en llano prácticamente, con pequeñas subidas y bajadas de vez en cuando. A nuestra izquierda podremos contemplar el Río Genil y bastante vegetación de ribera, con los colores amarillos propios de esta época. Además, durante todo el tramo serán frecuentes las cascadas y caídas de agua que suman atractivo al recorrido. Este año hay que decir que la falta de precipitaciones se está notando y el paisaje está bastante seco en comparación con lo que debería ser normal por estas fechas.

Transcurridos 2 kms llegamos al castaño “el abuelo”, un magnífico ejemplar centenario que encaramado a un muro de piedra, en estas fecha luce su traje otoñal. Continuamos la marcha cruzando varios barrancos sin mayor complicación, hasta que llegamos a la altura de la confluencia del río Genil con el río Vadillo. En este punto abandonamos la vereda de la estrella y comenzamos a descender hacia el mismo lecho del río Genil.

Cruzamos el mismo por el "puente del burro" y comenzamos la ascensión por la famosa "cuesta de los presidiarios". Dicen que este era el penoso camino por el que se conducía a los presidiarios que iban a galeras desde Granada a Almería. Se trata de una pronunciada cuesta que abarca unos 3 kilómetros en los que habremos de superar un desnivel positivo de algo menos de 450 metros. En nuestro caso, tomándonoslo con calma nos llevo algo menos de una hora completarla. La mayor parte de la subida se hace entre un pinar y desde la misma podremos contemplar en su primer tramo la vereda de la Estrella, que se va quedando abajo en la ladera de enfrente, rodeada entre una amalgama de colores otoñales. Posteriormente iremos dando vistas por una vertiente al barranco del Vadillo y la Loma de Papeles y sobre todo por la vertiente contraria cada vez tendremos vistas más espectaculares del Veleta y su corral, los Machos, el Mulhacén y la Alcazaba.

Finalizamos el tramo de la cuesta de los presidiarios y llegamos al "refugio de la Cucaracha". Las vistas desde el paraje en el que se encuentra son espectaculares y las instalaciones se encuentran en un relativo buen estado, pudiendo dar cabida a un grupo medianamente grande de personas en literas, contando además con una chimenea. Por un momento el camino será más suave e incluso en descenso, pero nuevamente volveremos a ascender poco antes de llegar al refugio del Aceral. Este es más pequeño que el anterior e igualmente cuenta con chimenea y literas, pero eso sí, para un grupo mucho más pequeño de personas.

Pasado el refugio, continuamos en ascenso (a lo que uno empieza a preguntarse si es que nunca acaba la cuesta aquí) en dirección al barranco del Aceral. Este tramo desde el refugio hasta poco antes de que que comencemos a descender en dirección a la junta de ríos, será el más peligroso de la ruta. Caminamos por la ladera y la senda se estrecha, siendo la altura considerable si sufrimos una caída. No obstante no es difícil en si, se trata tan sólo de ir con cuidado, con pies de plomo y fijándonos en donde ponemos los pies. Es sólo un pequeño tramo así que cualquier persona con un poco de experiencia no debería tener dificultad alguna.

Por fin empezamos a descender hasta que llegamos a la junta de ríos, lugar en el que nace el río Real, surtido por las aguas de los ríos Valdcasillas y Valdeinfierno además de por las aguas que provienen de los barrancos del Rincón y de Lucía. El río Real más abajo al unir sus aguas a las del río Guarnón darán lugar al río Genil. Cruzamos por puente el río Real y aprovechamos este paraje tan idílico, frecuentado por vacas (como buena parte del camino) y con el rumor del agua para comer.

Un vez en marcha nos quedarán unos 10 kilómetros para terminar la ruta, algo menos de la mitad de la misma. No obstante, el tramo de vuelta ya es muy cómodo, en descenso casi todo el rato y siguiendo la vereda de la Estrella, que en ocasiones será de un ancho considerable, pudiendo hacer este tramo mucho más rápido.

Las vistas al río con frecuentes cascadas, junto con las provenientes de distintos barranquillos son una delicia. Y si miramos hacia atrás daremos vistas a las altas cumbres de Sierra Nevada, Mulhacén y Alcazaba principalmente que se imponen como un muro infranqueable.

Pasaremos por un nuevo puente que sobrevuela el río Guarnón, por las minas de la Estrella y sus ruinas, por la mina de la Probadora y algo más adelante llegamos al cruce en el que nos desviamos para dirigirnos a la cuesta de los presidiarios. Desde aquí el camino ya será común al que realizamos al principio del recorrido.

En definitiva, una ruta espectacular que recomiendo hacer con tiempo suficiente para disfrutar de la gran cantidad de rincones y parajes de gran belleza. Al igual que en otoño, recomiendo hacerla en primavera. En invierno si bien puede ganar en belleza por la nieve, esta también que pueda ser más peligrosa en algún tramo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta