Tiempo  5 horas 43 minutos

Coordenadas 2229

Fecha de subida 20 de marzo de 2018

Fecha de realización marzo 2018

-
-
1.420 m
1.101 m
0
3,1
6,3
12,56 km

Vista 219 veces, descargada 10 veces

cerca de Parauta, Andalucía (España)


 Aprovechamos las insistentes lluvias de estos días para recorrer una de las zonas menos transitadas de la Sierra de las Nieves. Moviéndonos en sus límites al norte, visitaremos parte del legado rural que nos dejó la sierra de otros tiempos, cuando su explotación era un modo de vida. Para la vuelta nos ayudamos del sendero del Canalizo a Quejigales.
 En principio, partía con la idea de una travesía desde Quejigales al Peñón de Ronda, pero las inclemencias meteorológicas, el anegado terreno y las resbaladizas veredas, me hacer recortar drásticamente el recorrido, menguado en distancia, pero no en disfrute.

 Comenzamos la jornada desde el solitario aparcamiento de Quejigales, como siempre, rodando por la pista forestal del Camino de Ronda. En el excepcional día de hoy, y tras las abundantes lluvias de la madrugada, nos encontramos toda la sierra a rebosar de agua, a la que se nos une una incesante lluvia que nos acompañará durante toda la jornada.



(Camino de Ronda. Área Recreativa de Quejigales)


 A pocos metros, dejamos de lado el pequeño puente que marca el inicio de la senda de la Cañada del Cuerno hacia la Meseta de Quejigales, y continuamos la marcha hasta una bifurcación de la pista.
 Por la derecha volveremos a la tarde desde el Canalizo, nosotros, seguimos el avance a la izquierda por el Camino de Ronda. En los límites del parque, y enfrentados a la despobladas lomas hacia Sierra Hidalga, llegados a un giro a la derecha, abandonamos el carril para adentrarnos en los barrancos de las cañadas.



(Camino de Ronda)


 A partir de aquí, caminaremos por estrechas veredas que se reparten por las laderas, a fin de enlazar con las ruinas de los cortijos de la zona. Decir, que aunque el sentido de la marcha puede parecer evidente, la multitud de sendas nos podrán alejar o acercar de nuestros objetivos, más si cabe con días cubiertos como el de hoy.
Por ello, aconsejable el uso de GPS, al menos con los puntos de referencia a los que queremos llegar.
 Sobre el terreno, y dejando atrás una primera majada en el primero de los continuos descensos, nos encontramos las ruinas del Cortijo de la Majada Vieja Alta, dominado por una era a escasos metros.



(Cortijo Majada Vieja Alta)


 Seguimos descendiendo, tocamos un pequeño arroyo, hoy todos cargados de agua, y remontamos una pequeña loma que nos asoma a la amplia vaguada donde se planta el complejo de muretes del Cortijo de la Majada Vieja Baja, junto el que discurre el ruidoso arroyo que baja desde la Cañada de las Ánimas.



(Cortijo Majada Vieja Baja)


 Nosotros, antes de cruzar el arroyo, nos decantamos por remontar unos metros el agitado cauce y disfrutar del excepcional espectáculo del agua. Pasamos una majada junto al arroyo, una pequeña fuente prácticamente saturada por el torrente, y tras vadear con dificultad el arroyo, nos acercamos a un pequeño salto, el más bajo de los que se forman en los escalones que fracturan la cañada.



(Arroyo de la Cañada de Enmedio)


 De nuevo nos toca remontar otra loma, volver a cruzar otro agitado arroyo, y la loma que nos asoma al paraje del Cortijo de Taramal.
Pintoresco enclave rural a las puestas de la amplia cañada que se abre barranco abajo, igualmente acompañado con una era, como sus vecinos.



(Cortijo del Taramal)


 El terreno se vuelve algo más escarpado conforme nos acercamos al barranco principal de la Cañada de las Ánimas. Tras cruzar un arroyo intermedio tributario a la cañada, nuestra estrecha senda se dibuja en la acusada pendiente que cierra la vaguada, alcanzando la cañada tras sobrepasar la loma.



(Cañada de las Ánimas)


 Tocamos fondo en la cañada, punto desde el que remontaremos hacia las lagunillas de Corralones, aunque un nuevo salto de agua nos sorprende en las paredes del camino de subida, por lo que no tenemos más remedio que acercarnos a contemplarlo más de cerca.



(Ascenso hacia los Corralones)


 De nuevo, sobre una de las múltiples sendas que se dibujan sobre la loma, nos encaminamos hacia las paredes de los Corralones, ahora, a la busca de las lagunillas, que deben estar saturadas con tanta agua, ya que bajan animados los torrentes que parten de sus inmediaciones.
 Alcanzamos la valla, y cancela, que limitan los cortijos de Taramal y del Peñón de Ronda.
Tras ella, la lagunilla grande, a la que damos la espalda y emprendemos el ascenso bajo los tajos del Canalizo.



(Lagunillas de los Corralones)


Pasamos junto a la lagunilla pequeña y dejamos atrás los Corralones. Aquí se complica el avance por lo resbaladizo y la inclinación del terreno.
 De nuevo, aunque el sentido de la marcha es evidente, la multitud de sendas nos irán moviendo arriba y abajo de la ladera. Quedará a nuestra elección el camino más cómodo, siempre con rumbo al tajo del peñón del Canalizo y el arroyo que baja por su cañada.



(Bajo los tajos del Canalizo)


 Finalizamos el ascenso y enlazamos con el sendero que nos llevará desde el Canalizo a Quejigales. Avisar que el corto tramo final queda muy difuso, por lo que lo más práctico es seguir el curso del arroyo hasta pisar la marcada senda.
 Ya nos movemos por el magnífico pinsapar de la Cañada de las Ánimas, en nuestro camino, la Covacha del Manijero, nos servirá como resguardo para la parada técnica del lluvioso día.



(Sendero del Canalizo a Quejigales)


 Retomamos la marcha, desde aquí por el claro sendero hacia la parte alta de los Coloraillos, punto donde enlazaremos con el sendero que desciende la Cañada de las Ánimas desde el Pozo de Tolox.
 Tendremos que tener en cuenta que durante unos metros, y debido a los temporales sufridos, algunos grandes pinsapos han caído desde las paredes y ocultan por algunos metros el camino a seguir.



(Sendero del Canalizo a Quejigales)


 Bajo las paredes de la Cañada de Enmedio, ya en terreno descubierto y embarrado, volvemos a pisar carril.



(Sendero del Canalizo a Quejigales)


 Pasamos junto al memorial en recuerdo del guarda Frasquito Molina y nos unimos al Camino de Ronda. Desandando nuestros pasos de la mañana, volvemos al aparcamiento de Quejigales.

Nos vemos en las montañas.

Ver más external

parquing

Área de Quejigales

Waypoint

Inicio sendero Torrecilla por la Cañada del Cuerno

Intersección

Desvío Camino de Ronda

Intersección

Desvío vereda de los cortijos

Ruinas

Majada

Waypoint

Arroyo

Ruinas

Era y Cortijo Majada Vieja Alta

Ruinas

Cortijo Majada Vieja Baja. Arroyo de la Cañada de Enmedio

fuente

Fuente en la Cañada de Enmedio

Cascada

Salto de agua

Waypoint

Arroyo hacia el Cortijo Taramal

foto

Vistas a la Cañada

Waypoint

Cañada de las Ánimas

Cascada

Salto de agua

foto

Cancela. Laguna estacional de Corralones

Waypoint

Lagunilla de Corralones

Waypoint

Arroyo del Canalizo. Tajos

Intersección

Sendero Canalizo a Quejigales

Cueva

Covacha del Manijero

Intersección

Coloraillos. Enlace senda de Cañada de las Ánimas

Waypoint

Enlace pista forestal

Waypoint

Placa homenaje a Frasquito Molina

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta